El planeta es sacudido por las peligrosas consecuencias de un terremoto ocurrido al norte de Japón este viernes 11 de marzo de 2011.

Las devastadoras consecuencias despertaron alertas de tsunamis en al menos 20 naciones que se vieron afectadas de distintas maneras, según previeron autoridades meteorológicas y expertos en sismos en la prensa internacional.

Olas de hasta diez metros de altura azotaron las costas japonesas causando daños invaluables y pérdida de centenares de vidas. El tsunami lo arrasó todo a su paso, desde casas, coches, barcos, hasta edificios. Las pérdidas materiales son abrumadoras para Japón, que se ha destacado mundialmente por su cultura de prevención y reacción ante el desastre.

Una de las peores repercusiones las enfrentó la localidad costera de Sendai, donde pueden haber miles de vidas perdidas, según informes de la policía local, eso sin los incendios, inundaciones y localidades totalmente colapsadas.

Sismo histórico

El quinto sismo más fuerte que se ha registrado en la historia, de una magnitud de 8,9, ha sido el peor temblor en azotar a la nación nipona en los últimos 140 años, según reportan las autoridades mundiales en sismos.

Una devastación sin precedentes ha dejado este fenómeno natural que ha causado que miles de personas hayan sido evacuadas en medio de zonas completamente destruidas por la fuerza del agua y las inundaciones que ha causado.

Varios países asiáticos de las costas del Pacífico como Filipinas, Taiwán y Guam, ya fueron azotados por las primeras olas del tsunami. Mientras tanto en Indonesia, luego del terrible temblor, el volcán Karangetang entró en erupción en la Islas Célebes.

Sin embargo, horas después del epicentro y luego de centenares de réplicas importantes que han afectado la zona, en menos de 24 horas, nuevos sismos como uno de 6,6 grados de magnitud en la escala de Richter y otro de 7,1 han sacudido a Japón, mientras las réplicas continúan manteniendo un estado de alerta en medio de la tragedia ante las probabilidades de un nuevo tsunami que podría originarse.

Efectos reducidos en el resto del mundo

Presidentes de diferentes naciones como el estadounidense Barack Obama, su homólogo de Chile Sebastián Piñera, el ecuatoriano Rafael Correa y el mexicano Felipe Calderón se pronunciaron de inmediato respecto a las condolencias a los afectados y a las respectivas alarmas nacionales.

Mientras algunas naciones latinoamericanas que se mantuvieron en alerta como Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica fueron afectadas levemente por el tsunami. La onda expansiva llego a las costas de México, iniciando en la Baja California. Únicamente la Isla de Pascua en Chile y algunas ciudades de California enfrentaron anomalías en el mar, en mucha menor medida que en Asia, sin graves consecuencias.

A pesar de ello, aún no se han reportado graves consecuencias como las que ocurrieron en Japón, ya que el oleaje ha sido bajo según reportes de las autoridades oficiales en sismos.

Energía en peligro

Plantas nucleares y refinerías en Japón sufrieron el azote del tsunami, lo que originó incendios y fugas, por lo que se ha declarado una alerta nuclear a causa de accidentes en la planta Fukushima. Sin mencionar las posibles repercusiones ambientales que esta situación puede generar, una grave crisis nuclear puede desarrollarse en los proximos días si no cambia el preocupante panorama, ya que el alcance que esto tendría sería impredecible. Esto sucede en uno de los peores momentos que enfrentaba la economía japonesa.

En menor medida sucedió en el resto del mundo, plantas nucleares de la compañía americana PG&E se declaró en evento inusual para alertar a sus trabajadores. También distintas refinerías a lo largo y ancho del Pacífico, como las que posee la petrolera estadounidense Chevron, con diferentes puntos en Hawaii y California, EE.UU. se prepararon para el tsunami sin sufrir consecuencias negativas.

Solidaridad con Japón

Desde el terremoto, la comunidad internacional conmovida con el desastre a enviado movilizaciones para colaborar con las ciudades más afectadas.

Organismos internacionales y de cooperación como la ONU y la Cruz Roja Internacional enfrentan hoy un escenario caótico en la nación nipona que sobrevive ante la catástrofe y el riesgo nuclear que crece cada día.

Entre las prioridades se informa que las medidas de rescate, movilización, ayuda a los heridos y desplazados y la potabilización del agua representan las medidas más urgentes que están siendo aplicadas en las ciudades más afectadas.

Mandatarios, personalidades, celebridades y el mundo en general se han pronunciado para enviar desde todos los rincones del mundo palabras de esperanza, condolencias y ánimo a los sobrevivientes de una de las peores catástrofes en la historia.

Se espera que para los próximos días se realicen conciertos benéficos para la recaudación de fondos en ayuda a las víctimas, así como iniciativas como la de la cantante Lady Gaga, quien diseñó recientemente una pulsera en beneficio de la nación nipona.