La belleza árabe representa a la mujer "con mayúsculas"en el imaginario colectivo, como representante de la feminidad, de la “mujer-mujer”.

Su belleza se basa en pequeños artificios cosméticos de origen natural.

Khol o kahal

Cuando pensamos en una belleza árabe, nos viene a la cabeza unos ojos negros profundos, que le aportan ese característico halo de misterio que atribuimos a estas mujeres.

Este efecto hiperfemenino se consigue con el sombreado con kohol, que es un polvo fino de mica y sulfuro de antimonio.

Su uso enraíza con tiempos prehistóricos, ya sea el Egipto como en la India. El sombreado en negro de la zona periocular absorbe el impacto y reflejo de los rayos solares, a modo de rutinarias gafas de sol.

El kohol se aplica con un palito de naranjo, o simplemente con el dedo meñique si queremos un efecto menos “dramático”.

  • Truco de belleza con kohol. Para crear un efecto ahumado o fumé en los ojos, eso sí, muy poco perdurable, mezclar el polvo con vaselina.

Henna

Sin duda la henna o al-hinna es otro elemento representativo de la estética árabe. Utilizada como cosmético capilar desde tiempos inmemoriales, se implantó el en mercado occidental como un muy apreciado tinte del cabello semipermanente.

La henna o la medieval alheña, es un arbusto austero originario de Egipto, Oriente Medio e India, pero que crece en cualquier microclima afín semidesértico como en el Magreb y en ciertas zonas españolas.

Tanto su tallo como sus hojas se recogen en primavera y se dejan secar al aire libre, para luego triturarlos en fino polvo. Mezclado con agua, se produce una pasta untuosa que se aplica en el cabello, proporcionándole según sea su estructura inicial, reflejos rojizos y marrones.

No cambia la composición química capilar, por lo que no le produce ningún daño. Es más, recubre cada pelo con una fina capa protectora que lo hace aumentar su grosor, por lo que el cabello se hace más resistente, produciendo una sensación óptica de brillo.

Además, sus propiedades astringentes y antibacterianas erradican la seborrea y mejoran la caspa.

  • Truco de belleza con henna. Al preparar la pasta de la henna, añadir unas gotas de aceite de oliva o de argán y de limón. El aceite te acondicionará el pelo, y el limón potenciará los reflejos. Lo mejor es dejar secar el pelo al aire libre cuantas más horas, mejor.

Aceite de argán

Es un aceite de origen magrebí, que por sus cualidades cosméticas está introduciéndose firmemente entre los componentes tradicionales de las marcas más comerciales de productos de belleza.

Y es que el argán posee vitamina E, y en menor proporción vitamina A. Cuya sinergia proporciona una combinación específica que lucha contra los radicales libres, los verdaderos causantes del envejecimiento cutáneo.

Además, su consistencia más fluida, lo que le hace un aceite más apropiado para la mezcla con otros elementos cosméticos.

Pero la historia del argán no siempre ha sido exitosa. Hasta hace bien poco, el argán era considerado como el “aceite de los pobres”, ya que su fabricación se limitaba al consumo familiar de los bereberes, como sustituto del aceite de oliva o del jabón.

Aún hoy es destilado exclusivamente por mujeres, que extraen el aceite del argania, el fruto de un árbol espinoso.

El argán lo emplean para luchar contra la sequedad inherente del polvo del desierto y del hostigamiento del sol, proporcionándoles un plus de elasticidad en el cabello, y un antiarrugas cutáneo excepcional.

  • Truco de belleza con argán. Añade unas gotas a tu crema hidratante habitual ya que humectará todavía más la piel. E impregnar en las puntas del cabello media hora antes del lavado, lo esponjará.

Arcilla de Rasshoul o Gasshoul

El rasshoul es una fina arcilla originaria del Atlas magrebí, aunque sus famosas propiedades saporíferas hizo que se extendiera a través de la “Ruta de la Seda” y la “Ruta del Incienso” hasta la India, que la incluyeron en sus prescripciones ayurvédicas.

En épocas pretéritas, el jabón, y muchas veces el agua también, era un privilegio de ricos. Por lo que se aprovechaban las propiedades desengrasantes del rasshoul para higienizar el pelo, pero también el cuerpo.

  • Truco de belleza con rasshoul. El rassoul es excelente para la limpieza del sebo e impurezas del cuero cabelludo. Mejor si se aplica con unas gotas de aceite esencial de menta.