Las cicatrices tienen varias formas, profundidades y motivos. Hay unas que son leves y otras que son muy profundas y grandes.

En sí todo tipo de cicatriz tarda un tiempo en reducirse, sin embargo aquellas que se desvanecen completamente son las producidas por raspones o daños leves, en cambio existen otras que tardan demasiado en reducirse y no llegan a desaparecer completamente, se brotan y adquieren una tonalidad más clara que la piel, luego de un largo período de haber estado rojas e hinchadas. Este tipo de cicatriz es producida por daños fuertes, apuñalamientos, cortes profundos, caídas fuertes, quemaduras, entre otras.

A lo largo del tiempo han aparecido muchos productos que han prometido acabar con las cicatrices más difíciles, con altos costos, pero sus resultados solo logran acabar con aquellas cicatrices menos profundas.

Antes de comprar un producto para algo, es necesario consultar si existe algo natural que pueda resolver el problema, así se evitarán altos costos y la frustración de no obtener los resultados esperados.

Para cicatrices leves y recientes

Cuando una herida ha cerrado y aún se encuentra roja, es necesario actuar de inmediato antes de que dicha cicatriz empiece adquiriendo el color de la piel.

La sábila es excelente en estos casos. Se debe cortar un pedazo pequeño de la sábila y tomar la savia amarilla que sale de dicho corte para aplicarlo sobre la cicatriz. Aquella savia debe mantenerse en el área todo el día si es posible y se debe colocarla todos los días hasta que haya desaparecido por completo la marca.

Para cicatrices leves de tiempo

Más conocidas como manchas de cicatriz o marcas sin brote. Para esto es necesario ir a la playa y conseguir conchas blancas. Una vez obtenidas se las debe pulverizar y mezclarlas con agua hasta formar una pasta espesa. Se debe aplicar a diario esta mezcla sobre la cicatriz y tratar de cubrirla con un esparadrapo.

Es necesario repetir este proceso a diario hasta que la cicatriz haya desaparecido por completo.

La vitamina E es excelente, por lo que se debe abrir una cápsula de la misma y colocarla sobre la cicatriz, dar masajes suaves hasta que se haya absorbido el producto. Repetir a diario.

Para cicatrices profundas y difíciles

Cuando las cicatrices están rojas aún, se puede partir un huevo, sacar un pedazo de la tela blanca fina y colocarlo sobre la cicatriz, dejarlo por varias horas y luego retirar. Todos los días se puede hacer esto, incluso si la herida está abierta.

Para cicatrices donde el color deja de ser rojo y adquiere la tonalidad de la piel, es necesario hacer una mezcla especial.

Se mezcla un huevo, con cáscara y se le agrega agua oxigenada, una vez que esté bien mezclado se agrega de manera diaria sobre el área afectada.

También existe otra mezcla, donde los ingredientes son el cristal de una rama de sábila, dos cucharadas de leche y el zumo de un limón. Esto debe ser aplicado sobre la cicatriz a diario.