El trigo es un cereal con muchas propiedades, la mayoría de las veces desconocidas, ya que esta planta tiene partes que se utilizan con fines terapéuticos como sus flores, su salvado, y, por supuesto, su germen que debe consumirse en el pan integral o en curas especializadas a base de esta parte importante de la planta del trigo.

Esta planta se localiza en grandes plantaciones conocidas como trigales por toda la geografía española incluidas las islas, y en los climas templados de multitud de países, siendo Argentina, Estados Unidos, Francia o Italia algunas de las naciones de mayor producción mundial. Florece en la primavera o en el verano según sea su especie y el clima en que se siembre. Se recolecta cuando sus espigas están doradas por el sol.

Triticum vulgare, nombre científico del trigo: descripción de esta planta

El trigo al igual que la cebada o la avena pertenece a la familia de las Gramíneas, siendo una planta anual de tallo erguido con hojas alternas, alargadas y envainadas. Las flores se encuentran agrupadas en espigas de espiguillas. El fruto es seco y oval.

Existen infinidad de especies con distintas variedades, teniendo aplicaciones tanto terapéuticas como alimenticias. Esta planta se utiliza en la fabricación del almidón, de la leche en polvo y de harinas de proteína, también en pastelería, repostería, gomas, cocina o alimento para animales (salvado).

Cultivo y origen del trigo

La historia de este cereal se pierde en la noche de los tiempos, su origen se remonta a la más remota antigüedad. Al parecer tiene su comienzo en la Mesopotamia en donde crecía de forma espontánea, otros autores lo sitúan en la ciudad de Eleusis en donde celebraban las fiestas trigales en honor a la diosa Ceres.

Lo que sí está claro es que de todos los cereales es el más cultivado y está considerado como el alimento universal por excelencia. Y siempre que se pueda debe consumirse integral.

El trigo se siembra con preferencia durante el otoño, y en una tierra previamente arada. Nada más nacer se le practica la labor llamada de arrastre, consistente en deshacerse de los terrones, y con la tierra que queda en la parte superior de la planta se la tapa para abrigarla hasta las labores de la primavera.

Propiedades curativas del trigo: trigo germinado

El trigo es rico en minerales como el calcio, el sodio, el potasio, el fluor o el silicio entre otros más. Y entre sus principales componentes también existen varias vitaminas del grupo B, la A, la C, la D y otras, pero sobre todo destaca la E de su germen. Y en el salvado de trigo hay ácido fitínico que combinado con calcio y magnesio forma la fitina.

Entre las propiedades del trigo, además de las alimenticias, están las estimulantes, fortificantes, refrescantes, tiroideotónicas, emolientes, antiinflamatorias, febrífugas, calmantes o hasta afrodisíacas.

Se puede germinar el trigo de una manera sencilla, basta con poner el grano, una vez lavado, en un recipiente de agua tibia por espacio de unas 24 horas, después se enjuaga y se coloca en una fuente honda procurando que siempre esté húmedo.

Beneficios del trigo: salvado de trigo

El trigo tiene beneficios en casos de irritaciones de las vías digestivas, anemias, astenias, cansancio tanto físico como intelectual, estreñimiento, raquitismo o tuberculosis.

Las aplicaciones se hacen de modo interno y también externo:

  • Una infusión de flores frescas de trigo se recomienda para la embriaguez..
  • Moliendo unos granos de este cereal y tomando una cucharada de su polvo mezclado con leche después de las comidas principales, repone fuerzas en personas de edad avanzada y en niños.
  • Se pueden hacer cataplasmas con su harina para aplicar en casos de granos por acné, para ello se diluye la harina de trigo en agua hasta adquirir una pasta homogénea.
El salvado de trigo cocido durante unos 5 minutos reduce las fiebres. Y cocido con vinagre, es útil en las inflamaciones, si se aplica caliente.

Además al salvado de trigo por su aporte en fibra se le recomienda en dietas para combatir el estreñimiento. Y a través de la revista científica Fitoterapia.net, el laboratorio "Soria Natural" señala que como dosis adecuada se pueden tomar de 2 a 3 cucharadas soperas al día de salvado de trigo.

El germen de trigo y aceite de germen de trigo

El germen de trigo es bueno para la dermatitis y otras afecciones de la piel, teniendo además un gran poder vigorizante y afrodisíaco. Y al igual que el germen de cebada es esencial para la pituitaria, tiroides y suprarrenales, controlando el crecimiento y los órganos de la reproducción.

Investigaciones más recientes confirman virtudes regeneradoras del germen de trigo para luchar contra el cáncer, al contener grandes cantidades de vitamina E y las del complejo B.

Asimismo el aceite de germen de trigo que se puede encontrar a la venta en perlas, es energético y da vigor en casos de astenia física e intelectual, también en la esterilidad y deficiencia prostática. Por su riqueza en vitamina E es muy recomendable para luchar contra la anemia o el agotamiento en general.

Contraindicaciones y precauciones en el consumo de trigo

El trigo al ser un cereal que contiene gluten no puede ser consumido por los celíacos. También es muy energético por lo que no es conveniente sea ingerido por las personas hipertensas.

Y como precaución se recomienda que no se coma crudo porque puede llegar a engendrar lombrices redondas.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.