Bajo el lema: “Con violencia no se aprende. Ponte en su lugar” el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lanzó una campaña para prevenir y erradicar la violencia hacia niños y niñas.

Soledad Larraín, especialista en maltrato y violencia de Unicef y el representante para Chile de la misma institución de la ONU, Gary Stahl dieron una conferencia de prensa para señalar los alcances de la campaña que pretende sensibilizar a la población chilena con un problema que cada día es más alarmante.

El problema del maltrato infantil en Chile

Según los datos que maneja Unicef, tres de cada cuatro niños o niñas han sido víctimas de violencia, tanto física como sicológica. Lo más grave es que dichos abusos se perpetraron en sus propios hogares y por familiares directos tales como padres, hermanos o tíos. Eso implica que solo un 25 por ciento de los niños y niñas de Chile no ha recibido algún tipo de maltrato.

La especialista Soledad Larraín, señaló que es necesario entender que la gravedad del maltrato infantil y su manifestación generalizada en Chile. Larraín señaló que este flagelo se da en todas las clases sociales, sin distingo, afirmó que: “un 75% de los niños y niñas dicen que han sido maltratado en sus propios hogares y eso es demasiado. La violencia aún es considerada por los padres como una herramienta para educar a sus hijos y eso es lo que tenemos que cambiar. Como dice la campaña, con violencia no se aprende”.

Objetivos de la campaña infantil de Unicef

Gary Stahl, representante de Unicef explicó que es preciso "tomar conciencia sobre el impacto que tiene la violencia en la vida de los niños y niñas, de manera de erradicar las diferentes formas de maltrato que afectan niños, niñas y adolescentes".

El propósito fundamental de la campaña es lograr que los adultos se pongan en el lugar de los niños y niñas, y según Stahl, "por un minuto entiendan lo que ellos sienten frente a la violencia. Muchos de ellos preferirían ser invisibles para que sus padres no los vean y así evitar agresiones físicas o sicológicas”.

Llamado a denunciar la violencia contra los niños

Unicef, con esta campaña, no sólo pretende evidenciar el problema, sino también convertir a los testigos en defensores de la infancia, y para eso hizo un llamado a denunciar las situaciones de maltrato contra niños y niñas.

Los representantes de Unicef fueron tajantes en afirmar que: “todos somos responsables de proteger a nuestros niños y niñas. No podemos permanecer indiferentes frente a situaciones que afectan tan gravemente la vida y desarrollo de un niño, como lo es el maltrato infantil. El maltrato infantil se puede evitar y es posible tomar medidas para prevenirla”.

Los representantes de Unicef proveyeron la información pertinente para realizar denuncias sobre maltrato infantil, ya sea como víctimas o testigos. Los teléfonos previstos para estos casos son:

La campaña, un anuncio contra el maltrato infantil

Para realizar la campaña Unicef ha preparado un anuncio televisivo, una frase radial y gráfica para prensa escrita y vía pública, la que comenzará a verse a partir de esta semana en todo el país. La idea central de la publicidad es señalar que los niños maltratados juegan a ser invisibles para esconderse de las agresiones físicas o psicológicas provocadas por sus padres. Los niños deberían estar jugando con sus amigos, no escondiéndose de sus propios progenitores.

Las frases radiales que comenzarán a ser emitidas en diversas radioemisoras del país invitan a hacer conciencia respecto al quiebre que se produce en la vida de un niño o niña que es objeto de maltrato o abuso sexual.

La campaña fue producida por la Agencia Ogilvy, quien estuvo a cargo de la elaboración del concepto y la propuesta gráfica, en este sentido, la Agencia fue una colaboradora activa en parte por su filosofía de responsabilidad social.

La violencia, y más contra los niños, no tiene excusa

Según el informe de la Unicef se han detectado agresiones que van desde golpizas, golpes con objetos hasta heridas con arma blanca. Del mismo modo, algunos padres tienden a justificar algunos tipos de violencia como si no fueran importantes, tales cachetadas, tirones de pelo o de orejas, zamarreos, patadas o mordiscos, lo cual constituye un error.

El mismo informe señala que la violencia sicológica es otro factor grave puesto que es necesario entender que los gritos, insultos, burlas, amenazas, o incluso el silencio manipulador, son formas de violencia emocional que deja huellas graves en el infante.