Después de la inauguración de la línea de alta velocidad Madrid - Sevilla en 1992, le siguieron años más tarde la construcción de nuevas líneas de este tipo.

Las nuevas líneas, como la Madrid - Barcelona (en un principio Madrid -Lérida), y luego el trazado Madrid - Valladolid, hicieron necesaria la adquisición por parte de Renfe de nuevos trenes para estas infraestructuras ferroviarias.

Durante un corto periodo de tiempo, funcionaron los trenes de la serie 100 entre Madrid y Lérida, pero un tiempo después empezaron a realizar servicios los trenes de la serie 102 (tren de Talgo y Bombardier) y 103 (modelo de Siemens).

Estos modelos formaban parte de un aluvión de nuevo material, tanto de ancho de vía internacional, como de ancho variable para poder operar en líneas de diferentes tipos, como las series de trenes 120, 121 o 130.

El tren de alta velocidad serie 102 de Renfe

Este tren fue construido por el consorcio formado entre la empresa española Talgo, y la canadiense Bombardier (antes Adtranz) está última compañía fabricó los sistemas de tracción. Talgo denominó a este tren "modelo 350", aunque curiosamente el modelo prototipo se bautizó como modelo A330, este tren fue luego convertido en tren auscultador o laboratorio bautizado como "Séneca". Finalmente el A330 fue adquirido por Adif y no entró en el lote de los dieciséis trenes adquiridos por Renfe.

La parte de tracción del tren, está basada en la familia TRAXX de Bombardier, al igual que las locomotoras de Renfe serie 253, pero lógicamente adaptado a un tren de alta velocidad.

Los coches son genuinamente de Talgo, de estructura ligera, pendulación natural y un sistema de rodales excelente, donde la mecánica y las vías sufren un mínimo desgaste. Estos coches descienden del modelo "Talgo VII", de hecho tienen las mismas dimensiones exteriores.

El frontal del tren es aerodinámico y en general el conjunto del tren tiene una baja fricción con el aire a gran velocidad, de hecho el coeficiente aerodinámico es mejor que los trenes de la serie 103 de Renfe, que son sus "coetáneos", estas cualidades son importantes en situaciones críticas como la entrada y salida de túneles y cruces con otros trenes a gran velocidad.

El éxito de estos trenes llevó Renfe a pedir al mismo consorcio otras treinta unidades, pero estos trenes ya serían una evolución de los 102, denominada 112. Unos trenes muy similares, pero con un diseño interior que permite una capacidad de viajeros mayor.

Características técnicas de los trenes serie 102 de Renfe

  • Constructor: Talgo y Bombardier
  • Años de recepción: Entre 2003 y 2006
  • Unidades construidas: 16
  • Tipo de composición: Coche Motor + 12 Remolques + Coche Motor
  • Longitud total: 200 m
  • Anchura máxima: 2,94 m
  • Peso en servicio: 322 t
  • Ancho de vía: 1.435
  • Tensión: 25.000 V CA
  • Velocidad máxima: 330 Km/h
  • Potencia máxima: 2 X 4000 Kw
  • Motores: 8 trifásicos asíncronos de 1000 Kw
  • Número de plazas: 318
  • Sistemas de seguridad: ASFA, ERMTS
  • Mando múltiple: Hasta dos unidades acopladas.
  • Precio por unidad: 25 millones de €

Servicios ferroviarios realizados con Renfe

Después de un periodo de prueba en general satisfactorio, los primeros servicios oficiales fueron entre Madrid y Lérida en febrero de 2005, por esas fechas también empezaron el servicio Madrid - Huesca (por el famoso tramo de tres carriles entre Tardienta y Huesca). Según se ampliaba la línea de alta velocidad a Barcelona, estos trenes aumentaban sus frecuencias. En un principio la velocidad del servicio era de 200 Km/h, progresivamente fue aumentándose hasta 330.

En el año 2007, estos trenes realizaron algún servicio entre Madrid y Sevilla, además de empezar servicios en nuevas líneas como Madrid - Valladolid o Madrid - Málaga.

Otros servicios realizados han sido los trenes directos entre Barcelona y Sevilla, también algunos circularon entre Madrid y Valencia, junto con sus trenes "hermanos" de la serie 112.

Un gran éxito de Talgo y Bombardier

Este tren ha dado de momento muy buenos resultados, además su diseño ha ganado algunos premios nacionales e internacionales. Talgo ha demostrado ser un ejemplo y estar a la vanguardia de la industria ferroviaria española, de hecho ha superado claramente a los trenes serie 103, sus "rivales" alemanes de Siemens, cuyos trenes si tuvieron algunos problemas, tanto en sus pruebas en Alemania, como en España. También la parte mecánica de Bombardier con tecnología TRAXX ha demostrado su valía.

Este éxito llevó a Renfe a adquirir a Talgo - Bombardier treinta trenes más de la serie 112, muy similares a los de la serie 102.