A lo largo de la historia de Renfe, el material Talgo siempre fue remolcado con locomotoras adaptadas para ello, pero en los últimos 10 años la empresa pública decide eliminar paulatinamente el material convencional formado por locomotora y coches de viajeros. Todo el material tenía que ser autopropulsado, incluido el material Talgo más moderno y desechando el material más antiguo.

La solución más inteligente para convertir a los Talgo 7 en trenes autopropulsados fue añadir dos cabezas tractoras en ambos extremos, adoptando una estética clara de tren de alta velocidad.

El tren serie 130 de Renfe, una creación de Talgo

Algunos Talgo 7 realizaron servicios comerciales remolcados por locomotoras y paulatinamente fueron retirados a talleres para su transformación en trenes de la serie 130.

En la construcción de las cabezas tractoras Talgo fabricó la parte mecánica y la empresa canadiense Bombardier la parte eléctrica.

Estos trenes fueron pensados para poder circular a 250 Km/h en líneas de alta velocidad y también para líneas convencionales de ancho ibérico al ser de ancho de vía variable.

Los remolques de once coches (algunas de estas composiciones estaban en servicio) tuvieron que sufrir unas reformas para acoplarles las cabezas tractoras. Estas consistieron (entre otras) en mejorar un cable conductor en el techo para comunicar los extremos del tren, adaptar los enganches para que la unión fuera perfecta y también carenar los coches extremos, dando una forma más aerodinámica al tren.

El interior del tren es más espacioso para el viajero de lo habitual en el material de Talgo, además de la comodidad de los asientos, existe luz de lectura en cada uno de ellos, también existen indicadores de información electrónicos modernos que marcan el clima exterior y la velocidad del tren.

Características técnicas de los trenes serie 130 de Renfe

  • Fabricantes: Talgo y Bombardier
  • Número de unidades: 45
  • Años de recepción: 2006 - 2010
  • Composición: Motor + 11 remolques + Motor
  • Distancia entre topes: 184,158 m
  • Anchura máxima: 2,96 m
  • Tara: 312 t
  • Velocidad máxima: 250 Km/h en líneas de alta velocidad y 220 Km/h en líneas convencionales.
  • Potencia máxima: 4.800 kW
  • Ancho de vía: variable, 1.435 mm y 1.668 mm
  • Tensión: 25.000 V CA y 3.000 V CC
  • Número de motores: 8 asíncronos, dos por bogie.
  • Frenado: neumático, eléctrico y reostático.
  • Sistemas de seguridad: ASFA digital, LZB, ERTMS y EBICAB.
  • Mando múltiple: normalmente hasta 2 trenes.
  • Número de asientos: 300
  • Precio de cada unidad: 16,72 millones de €

Servicios ferroviarios realizados con Renfe

El primer servicio regular fue en noviembre de 2007 entre Gijón - Madrid y Alicante, denominado "Alvia", realizando todo el trayecto en vía convencional con catenaria a 3000 V CC. En diciembre de ese mismo año, con la inauguración de la línea de alta velocidad Madrid - Valladolid, hay que sumar los servicios desde la capital de España a Santander, Bilbao y Hendaya. Todos estos servicios circularon por línea de alta velocidad hasta Valladolid, luego cambiaban a ancho ibérico en una instalación de cambio de ancho en esta ciudad, para llegar a estos destinos en el norte. Los trenes 130 sustituyeron a trenes Talgo pendular remolcados generalmente por locomotoras 269 y 252 en dichos trayectos.

Luego estos trenes empezaron a realizar los servicios "Altaria" entre Madrid y Alicante, en 2008 hicieron algún servicio "Alaris" entre Madrid y Valencia, sustituyendo algunos trenes de la serie 490.

Desde junio de 2009, empiezan a circular a 250 Km/h en líneas de alta velocidad, después de no poder hacerlo debido a problemas electrónicos, por ello tuvieron que recibir unos equipos nuevos de Siemens para ser fiables. No fueron los únicos problemas, en invierno estos trenes fallaban bastante en el intercambiador de Valladolid, el frío y la nieve provocaban fallos en la maniobra de cambio de ancho de vía.

Los servicios se fueron extendiendo con los años, también desde Madrid a Pamplona y a Cádiz. La gran mayoría de los servicios radiales se realizaban con estos trenes. Recientemente han empezado algún servicio transversal como el trayecto entre La Coruña y Barcelona.

Polémica con los trenes 130 de Renfe

Estos trenes tienen una historia larga en su construcción, lo que en un principio serían trenes Talgo de ancho variable arrastrados por locomotoras, se transformó luego en un proyecto de tren de alta velocidad para que Renfe pudiera eliminar locomotoras y así evitar maniobras de acople, desacople y similares.

En un principio esta política parecía inteligente, pero realmente los trenes Talgo con locomotora convencional tenían menos problemas técnicos que los trenes 130 en su inicio, un ejemplo son los trenes "Talgo 200" que circulaban entre Madrid y el sur de España arrastrados por locomotoras de la serie 252, cuyo rendimiento fue bastante bueno y con un coste muy inferior.

El debate entre los entendidos del mundo ferroviario sigue ahí.