Cabello se llama a los pelos largos y flexibles que cubren el cuero cabelludo, y según sea la persona rubia, morena o pelirroja su número oscila entre 100.000 o 150.000.

El pelo del cuero cabelludo mide al nacer aproximadamente unos 15 milímetros, y crece más o menos 1,5 centímetros al mes. El término medio de su vida es de unos seis años. Al ser un ciclo continuo, diariamente se nos caen una treintena de estos pelos.

Lo más adecuado para mantener un cabello sano es llevar una dieta rica y variada donde no falten las proteínas ni las vitaminas, la falta de estas es una de las causas principales de la caída y deterioro del pelo.

Cuidados básicos para la belleza del cabello

Si se quiere conservar en buen estado el cabello, requiere de algunos cuidados:

  • Seguir una dieta sana y equilibrada, rica en vitamina A, vitamina B, calcio, sílice hierro, proteínas y ácidos grasos saludables.
  • Se debe cepillar el pelo con un cepillo de cerdas naturales, para eliminar el polvo y la suciedad.
  • Hay que mojar el pelo con agua templada antes de aplicar el champú. Incrementaremos la temperatura del agua para que se abran los poros y el agua penetre en ellos.
  • Nunca debemos cepillar el pelo mojado, ya que se pueden abrir las puntas, es mejor dejarlo que se seque de forma natural, peinándolo con los dedos para evitar enredos.
  • Los peines y cepillos deben mantenerse escrupulosamente limpios.
Mediante la utilización de un champú suave se libera al cabello de la suciedad, del exceso de grasa y de la caspa. Ante la creencia de que un lavado frecuente lo perjudica, se impone el hecho de que la suciedad es aún más perjudicial. Por lo tanto puede y debe lavarse siempre que sea necesario.

Algunos remedios caseros para la caspa y caída del cabello

Los siguientes cosméticos caseros nos pueden servir de ayuda para la caspa y para la caída del pelo, uno de los problemas más comunes de nuestro cabello.

Contra la caspa una loción capilar de cinco cucharadas de mata de tomillo, seiscientos ml de agua hirviendo y 500 ml de alcohol etílico de 90º. Se coloca el tomillo en un frasco de vidrio y se cubre con el agua hirviendo; se deja reposar la infusión durante ocho minutos. Después, se miden quinientos mililitros del extracto, y cuando esté frío se incorpora el alcohol. Se aplica mediante un suave masaje en el cuero cabelludo, cada noche.

Contra la caída del cabello se puede aplicar un masaje diario con aceite de ricino, para ello se calienta un poco este aceite. Y para los cabellos apagados y sin brillo, se puede preparar una infusión de romero, dejándola macerar durante unas horas, se cuela y se aplica en el aclarado final del lavado del pelo.

Acondicionador capilar casero

Con romero y salvia se puede elaborar una receta casera que nos va a servir como un acondicionador capilar. El romero tiene propiedades antisépticas, ayuda a eliminar la caspa y mejora la salud del cuero cabelludo. La salvia abrillanta el cabello. La combinación de estas hierbas da un buen resultado, sobre todo a los cabellos oscuros.

Para ello colocamos en un cuenco 50 gramos de ramitas de romero y otros 50 de hojas de salvia frescas o secas, todo bien picadito. Vertimos medio litro de agua hirviendo sobre las plantas, lo colamos y continuación se embotella y se tapa para guardarlo en el frigorífico hasta que se vaya a utilizar.

Este acondicionador se utiliza después del champú y de su primer aclarado. Se deja actuar de 25 a 30 minutos, se repite el aclarado y se deja secar como de costumbre.

Y para aclarar y acondicionar los cabellos claros (rubios), se recomienda aplicar una infusión de camomila al final del aclarado.

Mascarillas y tónicos capilares para fortalecer y embellecer el cabello

Si el pelo se pone graso demasiado pronto después de lavado o si es seco o se forma caspa, es recomendable tratarlo cada semana (o dos) con una mascarilla capilar. En casos de cabellos maltratados por tintes y permanentes, puede aumentarse esta frecuencia a dos mascarillas a la semana durante un periodo no superior a un mes y medio. La mascarilla elegida según las necesidades de cada uno se aplica una vez está limpio el cabello, cuando todavía está mojado, y al cabo de unos diez minutos se aclara a fondo con agua tibia.

Después de cada lavado, la utilización de un tónico capilar aporta nutrientes a los folículos pilosos, normaliza la producción de sebo y facilita el arreglo del cabello; para que sea eficaz, ha de usarse con regularidad y aplicarse en forma de masaje suave, tanto en el cuero cabelludo como en la cabellera.

Tintes y colorantes naturales para el cabello

Las múltiples posibilidades de los tintes vegetales son conocidas desde hace miles de años. Resultan inocuas y pueden proporcionar al cabello una gran variedad de 3 tonos, desde los rojos o castaños hasta el tan deseado rubio.

Los polvos de henna son tal vez el tinte natural más popular y apreciado para los reflejos rojizos, y para aclarar los cabellos claros la crema de manzanilla es la más usada.