Los trastornos disociativos son mecanismos psicológicos de defensa en los que se inhiben del conocimiento consciente recuerdos, sentimientos y percepciones asociados a algunas experiencias muy estresantes, como ciertos desastres o accidentes y, más frecuentemente, a traumas psicológicos vividos durante la infancia.

Los trastornos disociativos agrupan diversos trastornos, como la amnesia disociativa, la fuga disociativa, el trastorno de identidad disociativo y un conjunto más difuso que la psiquiatría engloba bajo la denominación de trastorno disociativo sin otros datos específicos.

Amnesia disociativa

La amnesia disociativa consiste en la imposibilidad de recuperar información personal importante, generalmente referida a episodios especialmente estresantes o traumáticos.

Se pueden diferenciar diversos tipos de amnesia:

  • Localizada: Incapacidad para recordar los hechos acaecidos durante un periodo concreto.
  • Generalizada: Incapacidad para recordar todo lo ocurrido en su vida.
  • Continua: Se olvidan los conocimientos posteriores a un periodo concreto hasta el presente.
  • Sistematizada: Pérdida de memoria de ciertas categorías de la información.

Causas de la amnesia disociativa

La amnesia disociativa tiene su origen en ciertas experiencias traumáticas, situaciones de estrés graves o graves conflictos internos.

Los episodios de amnesia pueden aparecer –generalmente originados en la niñez– por malos tratos o abusos sexuales, así como en situaciones abrumadoras donde la amenaza, lesión o muerte superan la capacidad del individuo a la hora de integrarlas a nivel consciente. Puede tratarse de una violación, una guerra o un desastre natural. Igualmente, situaciones de gran estrés como el abandono, la muerte de un ser querido o la ruina financiera, pueden desembocar en amnesia disociativa.

Diagnóstico y tratamiento de la amnesia disociativa

El primer paso consiste en un examen físico y psiquiátrico. Para descartar las sustancias tóxicas se realizan análisis de sangre y orina. Igualmente, para determinar si el origen se encuentra en un trastorno epiléptico, se efectúa un electroencefalograma. A partir de ahí, las pruebas psicológicas especializadas ayudarán al médico a determinar el origen.

El tratamiento se basa en la hipnosis o los efectos de determinados fármacos. Se trata de un proceso delicado, ya que el paciente puede evocar hechos perturbadores del pasado. No obstante es necesario recuperar esos recuerdos e integrarlos en la identidad de la persona. A partir de ahí, el tratamiento continuará enfocado hacia la comprensión del trauma y los medios para resolverlo.

Fuga disociativa

La fuga disociativa consiste en huidas del hogar o del sitio de trabajo, asociado a una pérdida de la memoria. Algunos individuos manifiestan confusión respecto de su identidad y otros adquieren una nueva. El paciente huye, pero no es consciente de la fuga. Muchos individuos no pueden recordar los sucesos ocurridos durante ese estado.

Diagnóstico y tratamiento de la fuga disociativa

El diagnóstico se efectúa de modo retroactivo, revisando su historia y recopilando información que documente los acontecimientos anteriores al abandono, la huida en sí y la nueva vida. Cuando la fuga disociativa es reiterada, se habla de un trastorno disociativo de la identidad.

El tratamiento es parecido al que se aplica a la amnesia disociativa. La mayoría de los pacientes son tratados en hospitales generales o instituciones psiquiátricas.

Trastorno de identidad disociativo

En el trastorno de identidad disociativo alternan dos o más identidades, a los que se añaden episodios de amnesia.

El trastorno de identidad disociativo puede ser crónico, potencialmente invalidante, o incluso mortal. La prevalencia del suicidio es más elevada en este tipo de trastorno que en ningún otro.

La incapacidad para recordar información importante se mezcla con el conocimiento simultáneo de la información por parte de otras personalidades coexistentes. Algunas interactúan como si se conocieran en un complejo mundo interior.

Causas del trastorno de identidad disociativo

El trastorno de identidad disociativo puede deberse a diversas causas, que en ocasiones interaccionan entre sí:

  • Estrés inasumible: abusos físicos, psicológicos o sexuales durante la niñez.
  • Habilidad para separar los propios recuerdos, percepciones o identidades del conocimiento consciente.
  • Desarrollo anormal antes de consolidarse una visión del yo y de los otros.
  • Insuficiente protección y atención en la infancia.

Diagnóstico y tratamiento del trastorno disociativo

El diagnóstico incluye una entrevista médica y psiquiátrica, incidiendo en las experiencias disociativas. Existen entrevistas especiales para identificar el trastorno. También se puede utilizar la hipnosis o entrevistas con medicación para acceder a sus personalidades.

Los médicos, haciendo que hable la parte de la mente implicada en un comportamiento concreto, consiguen sacar a la luz las diferentes personalidades. El paciente puede no recordar este comportamiento o haberlo experimentado más como un observador que como sujeto activo.

El tratamiento conlleva crisis emocionales debido a acciones de las personalidades y a la desesperación asociada a los recuerdos traumáticos durante la terapia. A menudo son necesarios períodos de hospitalización psiquiátrica. Frecuentemente se utiliza la hipnosis para que se manifiesten las personalidades, facilitar la comunicación entre ellas y estabilizarlas e integrarlas. También es útil para reducir el impacto de los recuerdos traumáticos.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.