Los trastornos alimentarios son problemas causados por un exceso (obesidad) o defecto de macronutrientes y micronutrientes (anorexia, bulimia).

Criterios diagnósticos de la anorexia nerviosa

  • Rechazo a mantener el peso corporal mínimo, adecuado a la edad y la talla.
  • Miedo a ganar peso o a tener obesidad, incluso estando por debajo del peso normal.
  • Distorsión de la percepción de la imagen corporal y del peso.
  • Amenorrea primaria o secundaria (pérdida de 3 ciclos menstruales consecutivos).
La anorexia puede ser de 2 tipos: restrictivo puro o compulsivo/purgativo (recurre regularmente a atracones o purgas).

Criterios diagnósticos de la bulimia

  • Episodios recurrentes de atracones, sentimiento de pérdida de control.
  • Conductas compensatorias: vómitos autoinducidos, laxantes, diuréticos, ayunar, dietas estrictas, realizar actividad física para evitar ganar peso.
  • Promedio mínimo de 2 atracones/purga a la semana durante mínimo 3 meses.
  • Preocupación excesiva y persistente por la silueta y el peso.

Trastornos de la conducta alimentaria no especificados

  • Se cumplen todos los criterios de anorexia nerviosa, excepto que las menstruaciones son regulares en este caso y que la pérdida de peso está dentro de los límites de la normalidad.
  • Se cumplen todos los criterios de la bulimia, pero los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas se dan menos de 2 veces a la semana o durante 3 meses.
  • Se emplean conductas compensatorias inapropiadas después de ingerir pequeñas cantidades de comida, como por ejemplo, masticar pero no tragar cantidades importantes de comida.
  • Trastornos compulsivos: atracones recurrentes sin conducta compensatoria típica de la bulimia.

Síntomas y signos de alarma para la detención precoz de trastornos de la conducta alimentaria

  • Pérdida de peso de origen desconocido principalmente en jóvenes y mujeres.
  • Retraso en el crecimiento normal para su edad y sexo durante la pubertad.
  • Amenorrea primaria o secundaria.
  • Hiperactividad física.
  • Hirsutismo o lanugo.
  • Caída del pelo, osteopenia, astenia, disminución de la calidad intelectual, cansancio.
  • Interés creciente por el peso, el aspecto físico, la ropa, las modas, las dietas y temas relacionados con la alimentación.
  • Evitar frecuentemente alguna comida o desaparecer después de las comidas.
  • Aislamiento social y conflictos.

Causas de la anorexia nerviosa

  1. Factores biológicos: disfunción hipotalámica, cambios a nivel cerebral con implicación de opiáceos endógenos o catecolaminas, existencia de una zona gatillo alterada a nivel hipotalámico.
  2. Factores personales: baja autoestima, ansiedad, trastornos afectivos, depresión, personas con rendimiento escolar bueno pero que se sienten fracasados, personas obsesivas, introvertidas, perfeccionistas, con tendencias dominantes, muy autoexigentes.
  3. Factores familiares: sobreprotección, rigidez y falta de resolución de conflictos, madre predominante y padre distante, adicciones familiares, rupturas conyugales, fallecimientos, traumatismos desfiguradores.
  4. Factores socioculturales: delgadez, atractivo social, sexualización de adolescentes, problemas médicos crónicos que afectan a la imagen, determinadas profesiones como bailarinas, gimnastas, luchadores.
  5. Factores de mantenimiento: aislamiento social, actividad física excesiva, interacción familiar, efectos psicológicos y físicos de la inanición.

Complicaciones de la anorexia nerviosa derivadas de la desnutrición

  • Endocrinas: amenorrea, alteración de la función tiroidea, alteración de la hormona gastrina, hipoglucemia.
  • Metabólicas y electrolíticas: deshidratación, disminución de los electrolitos, incapacidad de metabolizar los carotenos.
  • Cardiovasculares: arritmias, hipotensión arterial, insuficiencia cardíaca, muerte.
  • Sistema nervioso central: pseudoatrofia cortical, crisis convulsiva.
  • Hematológica: anemia, liponemia, alteración de la médula ósea.
  • Músculo-esquelética: osteoporosis, hipertrofia muscular, tetania.
  • Renales: insuficiencia renal.
  • Orofaciales y gastrointestinales: hipertrofia de las glándulas salivares y de las carótidas, erosiones del esmalte dental, estreñimiento, hematemesis, afectación hepática, colon irritable, diarrea.
  • Cutánea: ojos hundidos, síndrome de Rusell, piel seca y anaranjada, pelo frágil.