El tratamiento del trastorno bipolar seguramente requerirá de medicamentos y en general se utilizarán para esta patología por el resto de su vida. Los medicamentos se complementan con una terapia adecuada según los casos.

El trastorno bipolar es una enfermedad real. No es algo que se puede curar con la fuerza de voluntad. Tomar la medicación trastorno bipolar es como tomar la medicación para la presión arterial alta o enfermedades del corazón.

Los mejores medicamentos para el trastorno bipolar

Los médicos utilizan un número de diversas clases y marcas de medicamentos para tratar el trastorno bipolar. El tratamiento puede incluir litio, anticonvulsivos, antipsicóticos y benzodiacepinas.

Muchos pacientes que tienen el trastorno siguen tomando medicamentos durante años o décadas después de su último episodio maníaco, para mantenerse saludable. Esto se conoce como terapia de mantenimiento para el trastorno bipolar.

Otro caso es el de la depresión bipolar, período durante el cual es posible que se le receten otros medicamentos. El litio y otros estabilizadores del ánimo, antipsicóticos, y a veces los antidepresivos se utilizan para tratar la depresión bipolar.

Qué es un medicamento estabilizador del estado de ánimo

Los estabilizadores del humor son medicamentos que tratan y previenen altos (maníacos o hipomaníacos) y bajos episodios depresivos. Ellos también ayudan a minimizar los efectos negativos de los estados de ánimo en el trabajo o en la escuela o en situaciones sociales. Técnicamente, la FDA de EE.UU. no clasifica los medicamentos como "estabilizadores del estado de ánimo." Más bien, los médicos y los pacientes utilizan informalmente este término para referirse a cualquier medicina que tiene propiedades anti-maníacos o antidepresivo y que no causan empeoramiento de los estados de ánimo a través del tiempo.

Por otra parte, no todos los medicamentos tienen efectos anti-maníacos y antidepresivos iguales. Algunos (tal como litio) son más eficaces en el tratamiento de depresiones maníacas. Otros (como la lamotrigina) pueden ser más útiles para la depresión que para los síntomas maníacos. Además, el término "estabilizador del ánimo" a veces puede ser engañoso, ya que los medicamentos que llamamos "estabilizadores del estado de ánimo", en realidad no se estudian para tratar el día a día o momento a momento de los cambios de humor. Más bien su uso principal es en el tratamiento de episodios completos de manía o hipomanía o en la depresión que duran varios días o semanas simultáneamente.

Medicamentos que se usan: el litio y otros fármacos

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en sus directrices del año 2002 para el tratamiento del trastorno bipolar, la terapia de primera línea para los pacientes bipolares con manía severa o episodios mixtos es un medicamento antipsicótico combinado con cualquiera de litio o anticonvulsivos como el valproato.

El litio es uno de los primeros que se usan en el trastorno y además es de los menos costosos estabilizadores del ánimo aplicados en el trastorno bipolar. El litio se administra como una sal disponible bajo los nombres genéricos de carbonato de litio y citrato de litio. Está disponible en cápsulas, tabletas o en forma líquida.

Los resultados muestran que el litio es eficaz en la reducción de síntomas y la frecuencia de episodios con una tasa de respuesta del 70% al 80% para la fase inicial en la manía del trastorno bipolar. Además, los estudios muestran que el litio reduce efectivamente el riesgo de suicidio por lo menos seis veces.

Si se toma litio, es necesario que sean los niveles sanguíneos normales para la droga y siempre supervisado. Los exámenes de los riñones y las pruebas de la tiroides son importantes a la hora de el suministro de medicamento, ya que puede ser tóxico para algunas personas.

Terapias del trastrono bipolar

Junto con la medicación, la psicoterapia es una parte importante del tratamiento para el trastorno bipolar. Durante el tratamiento, se puede hablar de los sentimientos, pensamientos y comportamientos que causan problemas. La psicoterapia puede ayudar a comprender y finalmente, dominar los problemas que perjudican su capacidad de actuar bien en la vida. También ayuda a mantenerse en la medicación y ayuda a controlar los efectos del trastorno bipolar en la vida social y laboral, sobre todo respecto de la imagen positiva que se pueda tener de uno mismo.

Los tipos de psicoterapia para tratar el trastorno bipolar incluyen:

  • La terapia conductual: se centra en los comportamientos que disminuyen el estrés.
  • La terapia cognitiva: Es un enfoque que implica aprender a identificar y modificar los patrones de pensamiento que acompañan a los cambios del estado de ánimo.
  • La terapia interpersonal: fomenta las relaciones porque su objetivo es reducir las tensiones que la enfermedad pueda generar.
  • Terapia ritmo Social: ayuda a desarrollar y mantener las rutinas diarias. Fuente: webmd