Franz Reisinger realizó el primer trasplante de córnea en 1824. La investigación se llevó a cabo en conejos, a los cuales separaba la córnea para reimplantarla posteriormente con éxito. A esta nueva técnica la denominó queratoplastia. Desde entonces el trasplante de córnea ha evolucionado mucho, tanto por las mejoras en el instrumental quirúrgico, la introducción del microscopio, los avances en la conservación de los tejidos como por el tratamiento previo a la operación y el postoperatorio, incluyendo la utilización de medicamentos como los corticosteroides y otras drogas inmunosupresoras.

Queratocono

La córnea es la capa transparente en la parte frontal del ojo y que enfoca la luz cuando esta penetra en el ojo. La córnea puede verse alterada por distintas afecciones, siendo necesario un trasplante de la misma. La causa más común es el queratocono. Se trata de una enfermedad de la córnea de evolución progresiva. Su característica más evidente es la forma cónica irregular que adopta la córnea debido a la alteración de la estructura interna del tejido. No se sabe con certeza cuál es la causa de esta enfermedad. Suele presentarse entre los 10 y los 20 años de edad.

Cuándo es necesario trasplantar la córnea

El trasplante de córnea será necesario cuando esta carece de la transparencia idónea y presenta irregularidades que no permiten que la retina reciba la información correcta. Además de la más común –queratocono–, otras alteraciones que aconsejan el trasplante de córnea son las infecciones por virus o bacterias, distrofias –sobre todo distrofia de Fuchs– o accidentes diversos, como pueden ser las úlceras, traumatismos o ciertas quemaduras. El restablecimiento de la visión mediante el trasplante de córnea consiste en reemplazar la córnea afectada por una córnea procedente de un donante. El trasplante estará indicado por las causas anteriormente mencionadas y siempre y cuando el resto de las estructuras del ojo sean normales.

Cirugía del trasplante de córnea

Una vez establecida la necesidad de proceder al trasplante de córnea deben observarse los siguientes pasos: antes de la cirugía, y por requerimiento del oftalmólogo, se efectuarán los pertinentes análisis y estudios para certificar la idoneidad de la operación. En caso de tomar medicamentos por otras causas será necesario informar al médico para ver si se debe continuar o es mejor dejar el tratamiento.

Las córneas proceden de donantes recientemente fallecidos, que estén libres de enfermedades transmisibles, como la hepatitis o el SIDA, y que estén en las mejores condiciones. La edad y sexo del donante no repercuten en el éxito de la operación. En el mismo día de la cirugía se deberá estar en ayunas. La operación no es dolorosa y se utiliza anestesia local.

A grandes rasgos, la operación consiste en remover el disco central de la córnea enferma con un instrumento denominado trépano, y reemplazarla por la córnea del donante. Este tipo de cirugía no requiere que el paciente permanezca internado. Tras la operación se deberán usar las gotas que indicará el oftalmólogo y tener mucho cuidado en no golpear ni comprimir el ojo. Por lo demás se podrá llevar una actividad normal.

Pronóstico y complicaciones del trasplante de córneas

La recuperación total de la visión puede prolongarse hasta un año. Un buena parte de los pacientes que se someten al trasplante de córnea recuperan la vista y disfrutan de ella durante muchos años. En un porcentaje de pacientes no muy elevado pueden surgir complicaciones, como el rechazo al tejido implantado, lo que se puede controlar mediante gotas oftálmicas con esteroides. Aunque las posibilidades de rechazo disminuyen con el tiempo, estas no llegan a desaparecer por completo.

Otras complicaciones menos habituales consisten en la infección del ojo, sangrado, glaucoma o la inflamación de la parte frontal del ojo. La degeneración macular o la diabetes pueden limitar el éxito de la operación en el futuro. También puede aparecer otro tipo de complicaciones, en este caso, relacionadas con la anestesia aplicada en la operación, y que comprende las reacciones alérgicas a los medicamentos o problemas respiratorios.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".