El maíz forma parte principal dentro de la gastronomía mexicana y, en general, de su cultura, hasta el punto en que, según el libro sabrado de los mayas, el Popol Vuh, el hombre se conforma del maíz en la medida en que este es base de su alimentación. Como todos sabemos, las tortillas de maíz son el centro de casi todos los platillos mexicanos y tienen dos funciones:

  • Neutralizar los ácidos del resto de ingredientes que contenga el plato, como la carne o las verduras, semejándose así, a la función del pan, el arroz o la pasta, que evitan daños en el estómago.
  • Ayudar a la manipulación de los alimentos, exactamente igual que los cubiertos, los palillos o el pan ácimo que se usa en algunos países árabes.
Dentro de México las tortillerías están a la orden del día y pueden encontrarse incluso tortillas de maíz mezcladas con otros ingredientes como el nopal, que le da a la tortilla un atractivo color verde. Si te pasas por una tortillería mexicana encontrarás tortillas de varios colores, según el ingrediente que se haya añadido a la masa, incluso, tortillas azules, que provienen del maíz azul.

Cuando vives fuera de México, encontrar tortillas de maíz es más difícil. Si son industriales será duras y sobre todo, tendrán un precio, seguramente, desorbitado. Sin embargo, hay una manera de conseguir tortillas mexicanas hechas en casa, gracias a la harina de maíz nixtamalizada. La marca que más se comercializa dentro y fuera de México es Maseca.

Te propongo que pruebes a hacer estas dos recetas de tortillas, suaves y tostadas.

Para preparar las tortillas suaves

Ingredientes

(Para 8 tortillas aproximadamente)

  • 1 taza de harina nixtamalizada (Maseca)
  • 1 cucharadita de sal
  • 3/4 de taza de agua tibia

Preparación

  1. Mezcla la harina con la cucharadita de sal y añade el agua tibia poco a poco. (Encontrarás las proporciones exactas de harina y agua especificadas en el paquete de Maseca, según la cantidad de tortillas que quieras hacer.)
  2. Amasa la mezcla hasta que quede en su punto, es decir, ni demasiado seca ni demasiado pegajosa. Ten en cuenta que esta masa no es flexible como la de harina de trigo. Si necesitas podrás añadir un poco más de agua. Una vez preparada la masa, déjala reposar unos 15 minutos.
  3. Precalienta el comal, puede ser una sartén y es muy cómodo hacerlas en planchas eléctricas.
  4. De la masa, ve tomando bolitas de unos 6 cm de diámetro, como albóndigas grandes. Puedes aplanarlas con las manos, pasándola de una a otra con pequeños golpes o utilizar la prensa de tortillas. Las tortillas finalmente deben tener aproximadamente 12 cm. de diámetro.
  5. Pon las tortillas crudas en el comal o la plancha eléctrica, no las amontones demasiado, deja espacio para poder voltearlas. Tardan aproximadamente 30 ó 40 segundos en cocinarse por un lado, te darás cuenta porque la tortilla se despega del comal. Cuando esto ocurra, dale la vuelta y cocina por el otro lado hasta que la tortilla esté cocida del todo.
  6. Reserva las tortillas cocidas en un tortillero o tapadas con un paño y sírvelas calientes en la mesa.

Para preparar las tostadas

Ingredientes

  • Utiliza 8 tortillas suaves, que pueden ser del día anterior
  • 1/2 litro de aceite, preferiblemente de maíz o girasol (el aceite de oliva cambiaría mucho el sabor de la tortilla)
  • Servilletas de papel

Preparación

  1. En una sartén calienta el medio litro de aceite de girasol o maíz.
  2. Cuando está bien caliente ve echando una por una, para que no se peguen, las tortillas suaves del día anterior y fríelas hasta que estén doradas.
  3. Sácalas de la sartén y déjalas escurrir en una servilleta de papel para que se les vaya el exceso de aceite.
  4. Una vez escurridas, están listas para comer.
Si cortas las tortillas suaves en triángulos antes de freirlas, obtendrás totopos o nachos para acompañar los frijoles refritos o el guacamole.