La tortilla de patata, tan popular en España, no es más que patata frita a fuego lento, a la cual se le añade posteriormente huevos batidos. Se cuaja al fuego esta mezcla y la tortilla está lista. Aunque esta es la base de la receta, existen muchas variaciones.

Orígenes de la tortilla de patata

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuándo, dónde ni cómo nació este plato, existen varias teorías.

Existen textos en los que se menciona que la tortilla de huevos, sin la patata, ya era conocida tanto en Europa como en las Américas. En realidad, la patata, base de la tortilla española, es originaria de América. Aún con esto, hay versiones que afirman que esta receta procede el Navarra, pero otras dicen que sus orígenes están en Extremadura.

Ingredientes básicos para preparar una tortilla de patatas (para 3 ó 4 personas)

  • 4 huevos
  • 3 ó 4 patatas de tamaño medio
  • Aceite (preferiblemente aceite de oliva)
  • ½ cebolla (opcional)
  • Sal

Preparación

  1. Pelar las patatas, lavarlas y partirlas en rodajas finas, no muy grandes. En caso de querer añadir cebolla a la tortilla, partir también la media cebolla en trozos finos.
  2. Poner a calentar, a fuego medio, el aceite en una sartén de tamaño mediano. La cantidad de aceite dependerá del diámetro de la sartén, pero como indicativo, será suficiente entre 1 y 2 centímetros desde el fondo de la sartén, teniendo cuidado de que el aceite nunca llegue al borde de esta, pues al añadir la patata se desbordaría. Se puede dejar calentando el aceite mientras se pelan y cortan los ingredientes.
  3. Cuando el aceite esté caliente (evitar que humee), añadir las patatas (y cebolla, si también se ha troceado) a la sartén. Dejar que se fría a fuego medio. Si el fuego es muy fuerte, la patata se tostará. Es preferible que la patata se haga lentamente, para que quede “cocida”, nunca dorada.
  4. Para saber si la patata ya está hecha, pinchar un trozo y si éste se deshace porque está blando, la patata estará lista.
  5. Retirar la sartén del fuego y verter la patata en un recipiente, escurriendo el aceite.
  6. En un bol o recipiente ancho, batir las huevos y añadir un pellizco de sal por huevo. (En este caso serían 4 pellizcos de sal.) A continuación añadir la patata frita (con o sin cebolla) y mezclar todo bien.
  7. Poner al fuego de nuevo la sartén, con un poquito de aceite. Cuando esté caliente, verter la mezcla de patata y huevo y dejar que cuaje a fuego lento o medio.
  8. Pasado un rato, dar la vuelta a la tortilla. Para saber si el lado inferior ya está cuajado, un buen indicativo es ver si los bordes de huevo que rodean la masa ya están hechos. También es conveniente mover la sartén de vez en cuando, para que la tortilla no se pegue.
  9. Esperar a que se cuaje la tortilla. Cuando ya esté hecha, retirarla de la sartén.

Variantes

  • La primera variante de la receta de tortilla tradicional es incluir cebolla (depende de gustos).
  • Una opción para todas aquellas personas que no puedan tomar sal, es sustituir esta por sal de ajo, de venta en cualquier superficie comercial.
  • También, para los menos puristas, se puede cubrir la tortilla, a la hora de servir, con mayonesa o salsa de tomate.
  • Existen otras variantes de esta receta, como la tortilla campesina, que además de la patata tiene pimiento y otras verduras o, como plato más elaborado, la torre de tortillas.
La tortilla de patata es muy popular en España, y puede servirse como pincho, acompañada de un poco de pan, muy común en bares y zonas de tapeo, y también en bocadillo.

Pocas son las personas a quienes no les gusta la tortilla de patata. Su elaboración puede parecer un poco complicada, pero con tiempo y práctica, se puede llegar a cocinar una deliciosa tortilla de patata, un plato muy socorrido para recibir visitas en casa o para llevar en días de excursión al campo.