Los grandes cambios producidos en el clima son evidentes en todo el mundo, grandes lluvias que producen inundaciones. Sequías prolongadas, huracanes y tornados cada día más violentos y tormentas eléctricas que caen con mayor frecuencia.

La última tormenta eléctrica demostró que La Argentina no está preparada para soportar la caída de un rayo. Tanto la provincia de Buenos Aires como la Ciudad Autónoma no cuentan con la suficiente cantidad de pararrayos para proteger a sus habitantes.

Prueba de esto es la reciente muerte de César Nardi, masajista de Racing, la de dos niños de 8 y 11 años que estaban en una colonia de vacaciones en la ciudad de Florencio Varela y la de un ciudadano boliviano de 25 años.

Muy pocos pararrayos

En una recorrida normal por la ciudad podemos descubrir que no en todos los edificios hay pararrayos. Si bien la comuna no obliga a que todas las construcciones cuenten con un dispositivo de prevención. Aumentar el número de estos elementos de seguridad evitaría males mayores.

En la ciudad de Buenos Aires tan solo cinco de cada cien edificios cuenta con pararrayos, y en sus mayoría son aquellos que tienen en sus terrazas antenas de telecomunicaciones ya sea de radio, telefonía u otras.

Si se toma en cuenta que sobre el territorio argentino hay una tormenta eléctrica cada cinco días, esto nos permite deducir que al menos hay 65 días al año en los que se puede precipitar una desgracia como la mencionada más arriba o desastres producidos en viviendas o edificios públicos

Sumado a la muy poca cantidad de pararrayos, el país no cuenta con un centro dedicado al estudio y prevención de estos fenómenos. Brasil que tiene cinco días más de tormentas eléctricas y Alemania, con tan solo 15 jornadas al año, cuentan con institutos de estudio dedicados al tema.

Mitos y verdades de la caída de un rayo

Hay muchos mitos y verdades sobre el lugar, la forma o la caída de un rayo, la siguiente es una lista de todo lo que se debe y no se debe hacer durante una tormenta.

  • Un rayo nunca cae dos veces en el mismo lugar. Es falso. Varios estudios han demostrado que no hay lugar seguro durante una tormenta.
  • Estar en el agua puede ser mortal. Verdadero, si nos encontramos en agua salada durante una tormenta el riesgo es mucho mayor ya que la sal del agua atrae los rayos. No ocurre lo mismo dentro de una pileta, aunque el riesgo existe ya el rayo tiende a buscar el punto más alto y al estar en el agua el punto más alto sería la cabeza del nadador.
  • Un pararrayos es suficiente para estar a resguardo. Falso. Dependiendo de la altura del pararrayos este brindará una cobertura de entre 30 y 80 metros de diámetro.
  • Es peligroso usar electrodomésticos o sacar ropa del tender cuando hay tormenta. Verdadero. El Servicio Meteorológico Nacional recomienda desconectar todos los aparatos electrónicos durante una tormenta. Como también es prudente dejar la ropa colgada ya que los cables pueden ser conductores durante la descarga.

¿Qué es un pararrayos?

El pararrayos fue creado en 1753 por Benjamín Franklin, y su función es atraer a los rayos. Las tormentas eléctricas crean zonas de potentes descargas eléctricas negativas en las nubes. Estas al encontrase con las cargas eléctricas positivas en tierra producen iones y electrones libres en el aire, por lo que el aire se convierte en un conductor de electricidad. Esto permite que el rayo se desplace de un lado a otro.

El pararrayos está formado por una antena metálica, que termina en punta, con una bola de cobre o platino. En la punta del pararrayos aparecen intensas cargas que crean iones positivos que al ascender reducen la carga negativa de la tormenta eléctrica. Cuando se produce la descarga la corriente se desplaza por el cable de bronce y llega a tierra sin producir ningún daño.

Aquí cabe destacar una diferencia importante entre lo que es rayos, truenos y centellas, según el diccionario.

  • Centella: carga eléctrica con forma de bola de luz, a diferencia del rayo, se desplaza horizontalmente a varios centímetros del suelo hasta topar con un objeto que le permita la descarga a tierra.
  • Rayo: chispa eléctrica de gran intensidad producida entre dos nubes o entre la nube y la tierra, se produce cuando entre dos puntos existe la diferencia de potencia necesaria para vencer la resistencia del aire.
  • Trueno: estruendo producido entre las nubes producidos por la descarga eléctrica.
El clima en la Tierra está cambiando, el hombre hace muy poco para evitar ese cambio y después se lamenta por su desgracia. Quizá el día de mañana podamos utilizar el poder del rayo para producir energía pura, limpia y renovable. Mientras tanto, como los primitivos habitantes del planeta seguiremos temiendo al trueno y al rayo.