Se acerca el verano y con él todas las opciones para vacacionar. Ya sea que se visite una playa o se recurra a las piscinas, los bañadores o trajes de baño son una necesidad. Descubre todo lo relacionado con ellos para elegir el atuendo perfecto y lucir espectacular sin sorpresas ni imprevistos.

Tipos de bañadores

Existen dos tipos de bañadores clásicos: bikinis y monokinis o trajes de una pieza. Los bikinis se componen de dos piezas y dejan descubierto el abdomen, con cobertura inferior de moderada a mínima. Generalmente son los elegidos por las más jóvenes.

Los bañadores de una pieza están cubiertos y forrados totalmente; incluso algunos son diseñados como vestido y utilizados para citas nocturnas en la playa; sin embargo, no todos los monokinis son conservadores, pues existen algunos muy reveladores que sólo cubren lo necesario.

Estos trajes de baño han sido sometidos a diferentes variaciones para actualizarlos a las necesidades de cada persona y cuerpo, y ahora se combinan entre sí tops y bottoms para crear el bañador ideal.

Tops o parte superior del traje

  • Push up: este tipo realza el escote, regularmente está diseñado con relleno o premoldeado en las copas, incluso algunos incluyen varilla.
  • Halter: ofrece un mayor soporte debido a las varillas y bandas anchas.
  • Bandeau: top diminuto que sobresale por su versatilidad, pues puede utilizarse sin tirantes, halter o clásico, generalmente es con copas premoldeadas y toques drapeados. Muy de moda para este verano.
  • Triangular: el más sexy de todos, tiene un corte atrevido que puede ser ajustable, no obstante es el que ofrece menor cobertura.
  • Tankini: top estilo blusa que ofrece el comfort del traje de una pieza pero que también es combinable con otros bottoms. Es ideal para áreas problemáticas como el abdomen o busto.

Bottoms o parte inferior del traje

  • Strings o con hilos: su cobertura es moderada, predomina en sus estilos el tiro bajo y los lazos laterales para un mejor ajuste.
  • Tanga: puede tener cobertura moderada o mínima según se desee, su estilo es de corte recto en las caderas y bajo en el tiro. La opción sugerida si se desea un atuendo sexy y provocativo.
  • Cheeky: cubre de forma mínima, muestra reveladoramente parte de los glúteos y es recomendado para darle un toque atrevido al traje.
  • Scoop: cubre mayormente la parte trasera. El scoop clásico es aquel con tiro mediano y cobertura moderada, y el mid scoop es el que cubre totalmente los glúteos y tiene alto el tiro. Muy recomendado para quienes tienen problemas con el abdomen.
  • Faldas: ideales para darle femineidad al traje. Puede variar tanto en la cobertura como en el tiro según se prefiera.

Cómo elegir el bañador perfecto para cada cuerpo

  • Busto pequeño: trajes que incluyan varilla, relleno o copa premoldeada. Se sugiere utilizar tops estampados o con estilo drapeado, con holanes o acanalados.
  • Busto grande: tops de colores oscuros y sin detalles o estampados, con soporte máximo como los tipo halter. Se recomienda que tengan tirantes ajustables para mayor control.
  • Pocas curvas: aconsejable utilizar trajes de dos piezas, incluso reveladores ya sea con mucha espalda o mucho escote. Les favorecen los estampados, cinturones y los vuelos en los pareos y vestidos de playa.
  • Cadera ancha: bottoms discretos en colores y sin adornos ni estampados. Los tops deben ser lo contrario, para balancear el cuerpo. Las sugerencias van desde usar copas premoldeadas hasta recurrir a los pareos y bottoms con hilos ajustables.
  • Complexión ancha o con sobrepeso: bañadores de una pieza de colores sólidos y en un solo tono, de preferencia colores discretos u oscuros.
  • Abdomen flácido: trajes de una sola pieza, con control abdominal como el de fajas, medias o bragas. Algunos diseños favorecen el abdomen con trucos de colores degradados en bloques, lo que da la ilusión de una silueta más estilizada.

Puntos importantes al comprar un traje de baño

  • Tallas más grandes: se debe considerar que los bañadores están diseñados para quedar ajustados al cuerpo y muchas veces las tallas no coinciden con las de la ropa regular. No se debe ser tímida al escoger tallas, no importa si es una o dos tallas más grandes, lo importante es que ajuste favorablemente.
  • Funcional: al medirte el traje, procura moverte ágilmente para probar su funcionalidad; subir los brazos, agacharse, sentarse de todas formas y relajar hombros son diferentes formas de descubrir detalles sorpresivos o incómodos del traje. Es primordial fijarse que no se suba el top, el control del busto, ajuste de tirantes, que el bottom sea cómodo y no se desamarre o se caiga y el favorecimiento de la silueta.

Tips para usar el bañador

No rechazar los bañadores blancos por no ser favorecedores o resultar incómodos en el tema de la transparencia. Si tienes el antojo de usarlo, prueba diferentes estilos. Algunos ya vienen forrados completamente o vienen con forro color natural para evitar transparencias.

Se debe tener un cuidado especial con los bañadores, sobre todo si se desea mantenerlos en buenas condiciones. Se aconseja utilizar productos especializados para su limpieza, lavarlos a mano y siempre que se usen, para quitar todo tipo de residuos.

Es importante dejar descansar el traje de baño, no usarlo diariamente, pues puede perder su forma y buen ajuste. De igual manera, no exprimirlo para quitar el exceso de agua. Lo recomendable es enrollarlo a la par con una toalla para que ésta absorba la húmedad. Es fundamental tratar de no posarse en lugares o superficies que puedan dañar la tela del traje, como rocas filosas o madera no tratada.

Si no te sientes cómoda con el bañador, es la primera vez que vistes uno o no es tu estilo enseñar mucho, puedes utilizar algunas prendas exclusivas para playa y que no son tan reveladoras. Pueden ser vestidos, pantalones, shorts, coordinados e incluso camisetas. A todos ellos se les llama cover up y son elaborados con texturas y telas especiales para pasear en ese tipo de ambiente.