Desde sus inicios las fuerzas aéreas integradas en la OTAN bebieron de las tácticas aéreas desarrolladas por los EEUU y llevadas a la practica en las guerras de Corea y Vietnam.

Pero habida cuenta que en ocasiones la actuación de la aviación americana no siempre fue victoriosa en el conflicto vietnamita, a menudo los ágiles MIG norvietnamitas triunfaban sobre los jactanciosa Fuerza Aérea de EEUU y la infligían fuertes perdidas, como ejemplo el mayor as de la guerra de Vietnam fue el capitán norvietnamita Nguyen Van Coc que confirmó 9 derribos frente a los 6 logrados por el mayor as americano de ese conflicto el mayor Charles Bellevue, forzó a los estadounidenses a "volver a la escuela" a reaprender las tácticas clásicas de combate aéreo y no depender en exceso de la tecnología.

Esta recapitulación llevo a la creación de las escuelas de Caza y Tácticas Especiales en Miramar, Florida, para la US NAVY y en Nellis, Nevada, para la USAF. Las mundialmente conocidas Top-Gun llevadas al estrellato por el cine.

TOP GUN A LA EUROPEA

Y si el hecho era que los mismos estadounidenses habían necesitado una revisión total de sus tácticas de combate aéreo en una alianza como la OTAN con naciones con idiomas e idiosincrasias diferentes que deben operar conjuntamente como aliados la creación de una escuela de excelencia para pilotos de caza de la alianza era una necesidad imperiosa. Para satisfacerla se creo en 1978 en la base de Füstendelfelbrock en Alemania el Tactical Leadership Program, Programa de Liderazgo Táctico, o TLP al objeto de lograr un grado de excelencia y cooperación superior entre los pilotos de caza de la Alianza Atlántica.

DESARROLLO DEL PROGRAMA

los inicios del programa fueron algo balbuceantes pues se basaban en seminarios de dos semanas en que tripulantes de aviones de combate debatían, exponían, formulaban y valoraban diferentes tácticas aéreas y las ponián en común para lograr unos procedimientos estandard que pudieran ser aplicados en común, además solo se apuntaron al proyecto inicial EEUU, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Holanda y Canadá el resto de naciones OTAN permanecieron al princípìo reticentes.

Justo en 1979 al trasladarse el programa a la base tambien germana de Jever se logró un impulso pues se paso de cursos solamente teóricos a cursos de vuelo en que se aplicaban las tácticas de combate que se ponían en común. Juntándose una rama académica donde se impartían cursos teóricos y se ponian en común las experiencias de cada fuerza aérea y una rama practica en que mediante el vuelo real y ejercicios de combate en el aire se ponian en practica la teoria aprendida.

Con el traslado del TLP a la base de Florennes en Bélgica en 1989 el programa logró la integración de todas las naciones de la OTAN alcanzandose un grado de excelencia rayano en el elitismo tanto por la calidad de la instrucción teórica como en la exigencia de los ejercicios aéreos tanto en temas aire-aire, aire-tierra o aíre-superficie.

TRASLADO A ESPAÑA

Con todo el TLP sufrìa unos terribles inconvenientes en sus bases centroeuropeas: la escasez de espacio aéreo para entrenarse lo que forzaba a desplazarse a largas distancias sobre el mar, la saturación de tráfico aéreo civil que impedía los vuelos militares, la escasez de campos de maniobras en que practicar tácticas aire-tierra y el mal tiempo propio del centro del continente que reducía los días de vuelo a poco mas de 100 al año. Con ello su traslado se hacia imperativo y España era una elección obvia pues anulaba todos esos inconvenientes: el espacio aéreo es amplio permitiendo el entrenamiento en cualquier sector ya sobre el mar o tierra, el tráfico civil es fluido y no afecta a los vuelos militares, los campos de maniobras terrestres son los más extensos del continente y en ellos se emplean toda clase de elementos de simulación y el clima español es de los más benignos de Europa permitiendo mas de 300 días de vuelo anuales.

Con estos factores el traslado del TLP en julio de 2010 a la albaceteña base de Los Llanos fue una decisión obvia.

CAZAS OTAN SOBRE LA MANCHA

Desde que se estableció en Los Llanos el TLP ha realizado hasta 12 cursos, son 6 anuales a razón de 1 cada dos meses, en que pilotos de todas las naciones de la OTAN se han entrenado sobre cielo español simulando toda clase de operaciones aéreas logrando un grado de eficacia en el combate aéreo y trabajo en equipo único en el mundo traducido en la eficacia de las campañas aéreas de la Alianza sobre Bosnia, Kósovo y más recientemente Libia. El Ejército del Aíre Español ha conseguido un altisimo grado de experiencia a tener que compararse a diario con las fuerzas aéreas más dotadas del mundo y tanto la Armada como el Ejercito de Tierra han ganado en experiencia y adiestramiento en adiestramientos conjuntos con el programa. El TLP permanecerá en Las Llanos un mínimo de 10 años pero a la vista de los logros obtenidos todo hace pensar que su permanencia se prolongue mucho más tiempo.