Los prefijos pueden agruparse según distintos criterios: la clase de palabras a la que se asimilan, por ejemplo cuando aportan un significado similar a los adjetivos como en neogótico; la independencia de los prefijos, si se pueden escribir o no separados (anti-OTAN, antebrazo); y según su significado.

Clasificación de los prefijos según su significado

Prefijos espaciales

Indican movimiento o posición: por su producción en el español actual, se destacan extra- (fuera de, externo a) y tele- (a distancia): extraterrestre, extraconyugal, extracomunitario, extraordinario; televisión, telefonía, teleférico, telecomunicaciones, telepatía. El prefijo tele- con su significado “a distancia” como “a domicilio” forma parte de vocablos más modernos: telepizza, telecompra, teletrabajo, teleprocesar.

ante- = delante de (antebrazo).

in-/im-/i- = hacia adentro (insacular, importar, irrumpir).

dia- = a través de (diacrónico).

hipo-/infra-/sub- = debajo de (hipogastrio, infrahumano, subsuelo).

peri- = a distancia (periferia).

extra- = fuera de (extraoficial, extrajudicial).

tras- = al otro lado de (trasponer).

Prefijos temporales

El número de los prefijos temporales es muy reducido: tres indican anterioridad (ante-, pre-,

ex -) y uno posterioridad (pos-, post-). El prefijo ex - va delante de sustantivos y tiene un significado temporal-aspectual: indica una condición que ha cesado, que ha dejado de existir. Es un prefijo separable, puede escribirse separado de la base con un guión o sin separación, aunque la Real Academia Española aconseja la escritura sin espacio (expresidente).

Prefijos cuantificativos

Se distinguen las siguientes clases de prefijos cuantificativos:

Prefijos negativos

Dentro de los prefijos negativos se encuentran los que expresan negación: a- (anormal), des- (desconfiar), in- (inmoral), dis- (disconforme); los que significan privación: des- (desempleo), a- (acéfalo), sin- (sinvergüenza); y los que expresan oposición: anti- (antivirus), contra- (contraataque), i- (ilegal).

Prefijos aspectuales

El número de prefijos aspectuales es muy reducido: ex-, prefijo que indica cese de una condición (exmarido); sobre-, que denota una acción repentina (sobresaltar); y re-, que en su uso aspectual significa “volver a”. El prefijo re- se une a bases verbales: releer, reajustar, reconstruir; puede indicar la vuelta a un estado anterior. Así revivir no es “vivir por segunda vez” sino “volver a la vida”. Re- tiene también valor intensivo (muy/mucho): requemar, relejos.