Originariamente las plataformas vibratorias se desarrollaron para paliar los problemas físicos que desarrollaban los astronautas en una atmósfera de gravedad cero. Se dieron cuenta, de que las vibraciones ayudaban a recuperar la masa muscular y la densidad ósea de los tripulantes que permanecían en el espacio exterior, pudiendo aumentar su estancia.

Aplicaciones de las plataformas vibratorias

Una vez descubierto esto, se dedicaron a encontrar aplicaciones prácticas a nivel cotidiano; se suele aplicar con éxito como complemento en los entrenamientos físicos de los deportistas para la mejora en el rendimiento deportivo, la fisioterapia es otro de los campos donde se utiliza, siendo útil en la recuperación de diferentes lesiones, sobre todo articulares y en la prevención de la osteoporosis.

Cómo funcionan las plataformas

Las vibraciones, se generan en la base de la plataforma y se extienden por el cuerpo desde las plantas de los pies hasta la cabeza, los músculos reaccionan contrayéndose intentando compensar el movimiento provocado por la plataforma vibratoria

Hay diferentes tipos de vibraciones, básicamente se dividen en tres: verticales, oscilantes-basculantes y sónicas (sonido).

Se diferencian en el tipo de vibración que provocan y la direccionalidad del movimiento.

Plataformas vibratorias verticales

El entrenamiento en las plataformas vibratorias verticales es utilizada especialmente en personas con una forma física óptima como deportistas. El movimiento que provocan de abajo hacia arriba incide más directamente en el desarrollo muscular y por eso tiene más contraindicaciones. El riesgo de padecer problemas físicos a posteriori es mayor.

Plataformas vibratorias oscilantes

Los ejercicios en plataformas vibratorias oscilantes intentan reproducir el movimiento que se produce al andar. En este caso la direccionalidad del movimiento es lateral. El impacto general se reduce y también los riesgos de sufrir problemas físicos. Por eso es más utilizado para uso doméstico.

Plataformas vibratorias sónicas

Utilizan un sistema completamente diferente para reproducir las vibraciones, en lugar de los motores de las plataformas verticales y oscilantes, utilizan altavoces de circuito magnético que producen vibraciones en sentido vertical. Debido a su reciente aparición, todavía no hay referencias claras sobre sus beneficios y contraindicaciones.

Los fabricantes de las plataformas sónicas, destacan de esta nueva tecnología que no hay restricciones en cuanto a la edad del usuario, limitaciones de tiempo o posiciones determinadas sobre la plataforma. En el apartado de consumo eléctrico, destacan el menor gasto que se produce al utilizar altavoces para reproducir las vibraciones.

Utilización de las plataformas vibratorias

En un artículo el Dr. González director médico del centro médico Deyre, desglosa los beneficios que producen las vibraciones en los diferentes tejidos del cuerpo humano. Las más beneficiosas serían las vibraciones de pequeña y frecuencia moderada, las que oscilan entre los rangos (25-40 Hz) y de pequeña amplitud entre (2-10 mm) y de períodos de tiempo inferiores a 30 minutos. Entre las sesiones se deben respetar intervalos de descanso.

El estudio de las vibraciones aplicadas al cuerpo humano no son nuevas y se suelen tener en cuenta los estudios que realizó a este respecto el Dr. Bosco, en los cuales llegó a la conclusión de que, no se pueden esperar resultados similares en la aplicación de determinados niveles de vibración en diferentes individuos. El cuerpo de cada persona reacciona de manera diferente ante los mismos parámetros de vibración.

Beneficios de las plataformas vibratorias

En el mismo artículo el Dr. González expresa que los diferentes tipos de vibración (en este caso vibraciones verticales y oscilantes) ofrecen beneficios diferentes así, las vibraciones de tipo vertical, favorecen el desarrollo muscular pero a cambio los efectos secundarios pueden ser mayores.

En cambio las vibraciones oscilantes favorecerían la propiocepción (la percepción de nuestro cuerpo en condiciones de reposo y en movimiento y de su ubicación en el espacio) y la coordinación de movimientos.

A nivel músculo-esquelético señala varios beneficios entre ellos:

Contraindicaciones de las plataformas vibratorias

Antes de realizar un entrenamiento en una plataforma vibratoria es aconsejable tener en cuenta algunas contraindicaciones y si se tiene alguna duda consultar con el médico. Algunos casos donde se desaconseja su utilización:

  • Una operación reciente
  • Enfermedades cardiovasculares (consultar con el médico)
  • Implante de marcapasos, placas o clavos
  • Durante el embarazo
  • Migrañas
  • Tumores
  • Estados febriles
  • Enfermedades reumáticas inflamatorias (artritis reumatoide...)
  • Cálculos renales o biliares
  • Problemas en la retina
Para una utilización a nivel doméstico suelen recomendar su uso en días alternos 3 veces por semana con sesiones de 10-15 minutos.

Certificados de calidad de las plataformas vibratorias

En el mercado hay muchas marcas y modelos de plataformas vibratorias, algunas indicaciones de que el producto que se adquiera cumple con las normativas de seguridad establecidas es fijarse en los sellos de calidad, algunos de ellos son:

Certificado de calidad CE

Certifican la validez de un producto destinado a consumidores y usuarios en base a parámetros como el diseño, características técnicas, funcionalidad etc...

Certificado de calidad Rhos

Se centra sobre todo en los materiales y componentes de los productos y que las sustancias que contengan estén dentro de la norma establecida, para que no resulten dañinos para las personas y que no emitan sustancias que puedan dañar el medio ambiente (plomo, mercurio...).

Norma ISO 2631

Se aplica a los efectos que producen las vibraciones en todo el cuerpo. Estipula diferentes rangos de frecuencias y diferencia entre aquellas vibraciones, que recibe el cuerpo de manera alterna o contínua teniendo en cuenta la direccionalidad de las mismas.

Debido al auge que está teniendo este tipo de plataformas para uso doméstico, es conveniente informarse a conciencia y asegurarse de que cumple las condiciones específicas para cumplir los objetivos que se marquen, así como las especificaciones de calidad y seguridad.