Hacer lo que nunca nadie ha hecho antes, aplicar las leyes de Pareto y Parkinson de una forma tan efectiva en las labores diarias que asombra por su utilidad, e inspirar a la gente son algunas de las bases de la filosofía del autor best-seller Tim Ferriss.

El nuevo rey Midas, sus 4 horas se convierten en oro

Y es que conseguir best-sellers en épocas tan complicadas como es el periodo navideño no está al alcance de cualquiera. Son muchas las semanas que lleva el libro “The four hour workweek” en la lista de libros más vendidos, según el New York Times.

Y un camino similar sigue su segundo libro, “The four hour body”, donde el autor se convierte, literalmente, en una cobaya humana y demuestra, con 10 años de experimentos y consultas a los mejores médicos y entrenadores de diferentes especialidades de todo el mundo, sus teorías de cómo conseguir adelgazar de forma efectiva, ser más fuerte, descansar mejor o tener mejores relaciones sexuales.

De camino, su último libro, el cual va a ser publicado de la mano del gigante Amazon, “The four hour cheff”, muy relacionado con su segundo libro, va a explicar cómo conseguir ser un sibarita en la cocina aplicando su misma filosofía de “acciones mínimas que derivan en el máximo resultado”.

Toda una maquinaria de marketing y filosofía

Uno de los aspectos fundamentales de su éxito se basa en su energía personal, la cual sabe transmitir a la perfección, y con ello consigue contagiar a las personas a las que llega. Además, tiene muy claro sus objetivos (lo cual es una de las bases de su filosofía), por lo que puede alcanzarlos de una manera más nítida.

Algunos de los aspectos fundamentales de su éxito:

  • Basándose en el libro “Cartas de un estoico” o "Cartas a Lucilio", de Séneca, indica que siempre hay que valorar el peor caso que se puede derivar de una decisión o de intentar conseguir una meta. Acto seguido, hay que salir de la zona de confort, situación a la que no está dispuesta la mayoría de la gente. No hay que tener miedo a las decisiones, ni a los errores que de ellas puedan derivar, de todo se aprende.
  • También destaca la necesidad de definir las metas. El objetivo de mucha gente es liberarse de su trabajo cuando consiga más dinero. Por supuesto, “más dinero” no está definido, por lo que es una meta que se desplaza en el tiempo, y nunca se llega a ella. Por lo tanto, hay que definir qué se quiere conseguir, establecer hitos en el tiempo, y medir la progresión. Además, las metas deben ser específicas. La meta “hablar alemán” no está definida, sin embargo, la meta “poder viajar sin problemas por Alemania y tener conversaciones de 5 minutos con nativos” sí.
  • Y, por supuesto, medir todo. Sin medidas, no hay conocimiento del progreso. Esto ha quedado de absoluto manifiesto en su segundo libro.
  • Trabajar sin interrupciones. Tanto seguidores como detractores coinciden en que sus técnicas de mejorar la efectividad en el trabajo son realmente útiles. El correo electrónico y las llamadas marcan el ritmo de trabajo, interrumpen. Generalmente, una de las primeras acciones al llegar al puesto de trabajo es abrir el correo, y esto es un fallo. Acomete tu primera, más importante y menos agradable tarea en primera posición del día y sin interrupciones, para evitar su dilatación en el tiempo… y en la mente.
  • Concentrarse en aquello en lo que se consiguen más resultados. Aplicando la ley de Pareto, 20/80, hay que centrar el esfuerzo en aquellos clientes, tareas, etc, que ofrecen más beneficio. De igual manera, hay que eliminar aquellas situaciones que son las que provocan más problemas (un cliente en concreto, una tarea específica, una solución establecida y no mejorada…).

Implicación social y credibilidad

Tim Ferriss también contagia su ilusión por reinvertir en la sociedad. Primero, usa su cuenta de Twitter (tiene más de 250000 seguidores) para difundir buenas noticias, y en segundo lugar, reinvierte parte de los beneficios de forma local.

En otras ocasiones ha conseguido reunir donaciones para crear escuelas en sitios desfavorecidos, puesto que defiende que la educación es la única herramienta que puede eliminar la pobreza.

Sin lugar a dudas, hay que prestar atención a este treintañero, que ostenta un campeonato de kick boxing utilizando directamente sus técnicas derivadas de su filosofía, un récord Guinness de tango o varios best-sellers como prueba de sus teorías, y que va a dar mucho que hablar en los próximos años.