Bienvenido de vuelta Tiger. El retorno de Woods a las canchas de golf ya tiene fecha y lugar: será el 8 de abril, nada más y nada menos que en el Masters de Augusta.

El estadounidense, quien nunca se ha perdido el primer Major de cada temporada desde que es profesional, expresó: "el Masters es donde gané mi primer Grande y siento un gran respeto por este torneo. Después de un largo y necesario tiempo alejado del deporte, siento que estoy preparado para empezar mi temporada en Augusta". La exclusividad del torneo, limitado a la prensa y al público, seguramente influyeron en la decisión del golfista de anunciar su vuelta. "Los torneos Major han sido siempre especiales en mi carrera y, como profesional, creo que debo estar en Augusta, incluso aunque haya pasado un tiempo desde la última vez que jugué (al golf)", señaló el golfista, ganador justamente de cuatro Masters. La última vez que el número uno del golf mundial había participado en un torneo fue el 15 de noviembre cuando ganó el Masters de Australia.

El escándalo de Tiger

El anuncio de su regreso llega luego de que a finales de 2009, Woods protagonizara un escándalo extra-matrimonial, cuando se hizo público sus casos de infidelidad con distintas mujeres. La polémica surgió luego de un accidente que sufriera el golfista con su automóvil en circunstancias extrañas en la puerta de su casa. Muchos medios consideran que el episodio se debió a un ataque de celos por parte de su esposa, Elin Nordegren. Los problemas para Tiger se agigantaron cuando varias mujeres comenzaron a reconocer públicamente haber mantenido relaciones sexuales con el deportista cuando éste ya estaba casado, algo que finalmente reconoció el propio Woods. El estadounidense, quien comenzaba a ver cómo se destrozaba no sólo su matrimonio sino también su gran imagen por el caso, tuvo que anunciar en diciembre su retirada temporal del golf.

Estos sucesos le costaron a Woods perder a numerosos patrocinadores. En un intento por recuperar su figura personal, el golfista decidió realizar su primera aparición pública el mes pasado, en la cual lamentó haber engañado a su esposa y confesó que estaba realizando terapia. Incluso indicó que pensaba volver a jugar, pero no especificó cuándo.

"Me he sometido a dos meses de impaciente terapia y estoy continuando con mi tratamiento. Aunque vuelva a la competición, todavía tengo mucho trabajo por hacer con mi vida privada", admitió en el comunicado.

La opinión de los golfistas

Luego del anuncio de Tiger de regresar a la competición en Augusta, sus colegas no tardaron en reaccionar ante la noticia. Los golfistas expresaron públicamente su apoyo hacia Woods de volver a jugar, incluso que haya decidido hacerlo en el Masters, uno de los clubes de golf más prestigiosos y conservadores.

Una de las palabras más autorizadas en el golf es la Arnold Palmer, ganador de cuatro Masters de Augusta. El legendario golfista expresó: "Es probable que Woods, acosador por revelaciones sobre su infidelidad marital, enfrente un intenso escrutinio de los medios y la respuesta de los espectadores en uno de los escenarios más conservadores del golf estadounidense es incierta".

"Para Tiger va a ser difícil, va a ser algo a lo que le va a tomar un poco de tiempo acostumbrarse. Estoy seguro de que él anticipará todas esas cosas antes de llegar y creo que, en la medida que pueda, entenderá las cosas que podrían ocurrir", sostuvo Palmer en declaraciones al canal Golf Channel.

Además, distintos colegas de Tiger dieron por bueno su regreso: "Augusta es el mejor lugar para volver, es la sede más controlada. Lo único que sé es que cuando pise la cancha, estará 100 por ciento listo para jugar. Si alguien que puede superar esta situación es él", opinó Rocco Mediate.

Jim Furyk expresó: "Queremos al mejor jugador del mundo en las canchas otra vez. Él tiene que hacer lo que mejor sabe hacer. Y lo que es bueno para él, probablemente también sea bueno para el PGA Tour". Por su parte, John Daly afirmó que "personalmente me siento contento por escuchar que volverá al golf. Tiger no tiene que probarle nada a nadie".

Después del anuncio de su regreso, algo parece estar claro: Woods necesita al golf, y al golf le hace falta tener a Tiger.