Los Misfits son hoy una leyenda por varios motivos: su inagotable trabajo de autopromoción y merchandising desde sus inicios en 1977, sus infecciosas canciones que mezclan sencillez, energía y melodía, esas excelentes letras que homenajean al cine serie B, su imponente actitud sobre el escenario, la particularidad de su estética pionera o las continuas batallas internas entre sus miembros.

Marilyn, Elvis y Ramones

A mediados de los 70, un adolescente Glenn Danzig deambula por las calles de Lodi (New Jersey). Bajito, pendenciero y recién graduado en el instituto donde siempre fue un inadaptado, sus pasiones son los cómics, el cine de terror, coleccionar cráneos de animales y por supuesto, la música. Entre sus artistas preferidos están Elvis, Black Sabbath y The Doors. A veces, toca la batería en bandas de garage locales e incluso se atreve a cantar con una particular voz de barítono en algunos bolos, pero su futuro es incierto. Trabaja a tiempo parcial en una tienda de cómics mientras estudia en la escuela de artes, lugar donde siempre suelen acabar los adolescentes occidentales que no encajan en ningún otro sitio.

Pero su vida cambia al ver en directo a los Ramones. Ver a los de Queens supone un estímulo para Glenn, como para otros miles de jóvenes que acuden a sus shows a lo largo y ancho de la geografía norteamericana, decidiéndose a formar una banda de rock and roll sin importar el hecho de saber tocar un instrumento. Danzig crea su grupo, con el que puede hablar de lo que le importa: el cine de terror y ciencia ficción. Para bautizarlo, recurre a la película de John Huston, “The Misfits” (1961) en honor a su actriz preferida, Marilyn Monroe.

Static Age

Así, en 1977, comienzan los ensayos de la banda. Tras el paso de varios miembros, la formación se estabiliza con Danzig a la voz y al piano, Manny Martinez a la batería y Jerry Caiafa al bajo, rebautizado después como Jerry Only debido a una errata. Juntos publican un primer single autoeditado, “Cough/Cool” y comienzan a actuar en la catedral del Punk, el neoyorkino CBGB.

Pronto se percatan de la necesidad de adquirir un guitarrista y el elegido es Franché Coma, que permite a Danzig centrarse exclusivamente en las tareas vocales. La música de los Misfits será primitiva y directa, como el primer rock and roll de los años 50 y destaca por un sólido sentido de la melodía y una agresividad adolescente en su ejecución, lejos de todo virtuosismo innecesario. Sobresale especialmente la gran voz de Glenn Danzig.

El éxito de su original propuesta desemboca en la grabación de su primer álbum. Desgraciadamente, este disco con 17 temas que formarían el grueso de su repertorio clásico no vería la luz hasta 1997 por falta de un sello que confiara en ellos. Sin embargo, esos magníficos singles fueron saliendo esporádicamente entre 1978 y 1981 y la banda empezaría a tener una considerable popularidad dentro del circuito underground.

La formación clásica

La banda tiene un club de fans cada vez más nutrido, el “Fiend Club”, estimulado por un ambicioso merchandising y la publicación de fancines por parte de Danzig, que responde personalmente por correo a cada fan interesado. Los seguidores de la banda se sienten mimados y admiran a un grupo trabajando tan duro en sus actuaciones. Es en esa época cuando deciden adoptar su imagen característica, con un devilock cubriendo su cara y maquillados con motivos de terror. También promocionan su legendaria mascota, The Crimson Ghost, una genial maniobra publicitaria por parte de Danzig.

Los miembros entran y salen del grupo y finalmente en 1978, con Bobby Steele a la guitarra y Joey Image a la batería, llega la etapa considerada como la mejor formación de la banda. Los himnos que componen en esa época son incontables. “We are 138”, “Horror Business”, “Bullet”, “Night of the Living Dead” o “London Dugeon” son una ínfima muestra de la efervescencia creativa de esos años. Pero las tensiones internas nunca desaparecen. Bobby Steele acaba siendo expulsado en favor del hermano de Jerry Only, el quinceañero Doyle Wolfgang von Frankenstein y el guitarrista decide empezar otro grupo, los geniales The Undead.

La disolución

Pese a los continuos cambios de batería, siguen surgiendo singles y EPs sorprendentemente buenos, hasta que en 1982 se publica el primer álbum oficial de la banda, “Walk Among Us”, al que le sigue “Earth A.D.” en 1983. En estos discos se aprecia un endurecimiento del sonido, no muy alejado del incipiente hardcore de la época e incluso cercano al metal. La grupo estaba consolidado a nivel nacional y era respetado por crítica y público, pero el inquieto Danzig estaba descontento con lo que consideraba unos malos músicos, y para sorpresa de todos, anuncia a su audiencia la disolución de los Misfits en el concierto de Halloween de 1983.

El cantante decide formar Samhain, adentrándose más en el heavy metal y finalmente en 1988, la formación deriva en un grupo a su medida: Danzig, con el que mezcla de forma maravillosa el blues y el heavy, triunfando masivamente en las listas de éxitos. Paralelamente, compone canciones para gente como Roy Orbison o Johnny Cash e incluso realiza discos de música clásica.

La resurreción

Tras su disolución, Misfits se convierten en un grupo de culto. Las continuas recopilaciones con nuevas rarezas que salen a la luz y las reivindicaciones por parte de bandas de primera línea como Metallica o Guns and Roses, permiten al grupo ganarse la vida durante toda una década con royalties y la adulación de sus discípulos.

En todos esos años, Only y Doyle lucharon por continuar con la banda, y después de numerosas batallas legales con Danzig, consiguen ese privilegio en 1995. Con un nuevo vocalista, Michael Graves y Dr. Chud a la batería, sacan al mercado el espectacular disco de regreso “American Psycho”, uno de los mejores álbumes de los 90, con el que enamoran a una nueva generación de miembros del renacido “Fiend Club” y horrorizan a algún que otro detractor nostálgico.

Otros seis años durará esta etapa, hasta que Doyle es expulsado por su hermano. Jerry Only decide seguir con los Misfits creando su propio Frankenstein, un supergrupo con miembros de la primera ola del punk, con Marky Ramone a las baquetas y y Dez Cadena (Ex- Black Flag) a la guitarra. Marky abandona la banda en 2005 y actualmente los Misfits siguen girando por todo el mundo como una especie de Jerry Only Band arropada por miles de adolescentes inadaptados que muestran sus camisetas del Crimson Ghost con orgullo.