La tetraciclina se utiliza en el tratamiento de infecciones ocasionadas por bacterias, como la neumonía y otras afecciones de las vías respiratorias. También es eficaz para la infección del Helicobacter pylori, bacteria causante de úlceras estomacales, así como las infecciones de la piel, los genitales y el sistema urinario. La tetraciclina también es muy efectiva para la brucelosis, diversos tipos de tifus, el chancroide o la clamidia. Como alternativa a otros medicamentos se utiliza para tratar la enfermedad de Lyme o el ántrax.

La tetraciclina constituye un eficaz tratamiento contra el acné, combinado con otros remedios de uso tópico. Por lo general se utiliza con el peróxido de benzoilo para obtener unos mejores resultados. El tratamiento siempre debe llevarse a cabo según el tiempo prescrito, ya que de lo contrario el acné puede reaparecer.

Aunque la vía de administración de este fármaco es oral, en los casos más graves puede ser administrada por vía intravenosa, mientras que se utiliza en forma tópica cuando se trata de infecciones oftálmicas.

Efectos secundarios de la tetraciclina

La tetraciclina puede causar algunos efectos secundarios. Entre los más comunes están los que siguen. Hay que tener en consideración que estos síntomas, en caso de agravarse o ser persistentes, han de ponerse en conocimiento del médico:

  • Malestar estomacal.
  • Diarrea.
  • Picazón en el recto o vagina.
  • Dolor en la boca.
  • Rojeces o cambios de color en la piel.
Aunque de un modo más excepcional, algunos efectos secundarios pueden revestir una mayor gravedad. En caso de padecer algunos de estos síntomas hay que comunicarlo de inmediato al médico:

  • Cefalea intensa.
  • Visión borrosa.
  • Sarpullido, urticaria o picazón.
  • Coloración amarillenta en la piel o en los ojos.
  • Orina de color oscura o heces pálidas.
  • Dificultades a la hora de respirar o tragar.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómitos.
  • Disminución de la necesidad de orinar.
  • Llagas en la garganta.
  • Fiebre o escalofríos.
  • Dolor estomacal.
  • Cansancio extremo o debilidad.
  • Rigidez o hinchazón en las articulaciones.
  • Confusión.
  • Hemorragias o moretones inusuales.

Posología de la tetraciclina

Las dosis habituales de tetraciclina, con administración vía oral y para infecciones leves, será de 250 mg. cada 6 horas o bien de 500 mg. cada 12 horas. Para infecciones más severas se tomarán 500 mg. cada 6 horas. Por lo que respecta a los niños, la dosis serán de 25 mg. a 50 mg. por kg. de peso corporal al día. De todos modos hay que considerar cada tipo de infección en particular para administrar las dosis adecuadas, por ejemplo:

  • Gonorrea: una primera dosis de 1.5 g. seguida de 500 mg. cada 5 horas por espacio de 4 días.
  • Brucelosis: de 1 a 2 g. divididos en 2 o 4 dosis por un periodo de 3 a 6 semanas.
  • Sífilis: de 30 a 40 gr. administrados durante un periodo de 10 a 15 días.
  • Cólera: dosis de 500 mg. cada 6 horas durante 3 días.
  • Linfogranuloma venéreo: dosis de 2 g. diarios por un periodo de 3 o 4 semanas.

La tetraciclina en el embarazo y la lactancia

Su uso está contraindicado durante el embarazo, sobre todo durante la segunda mitad de la gestación. También debe evitarse durante la lactancia. Tanto en un caso como en el otro la administración de la tetraciclina es susceptible de causar una coloración permanente en los dientes (entre gris parduzco y amarillento). Esta reacción puede darse más habitualmente en tratamientos prolongados, aunque en algunos casos, también se ha observado este problema en tratamientos más cortos.

Contraindicaciones de la tetraciclina

La absorción de la tetraciclina se ve dificultada cuando va acompañada de alimentos, por lo que es aconsejable tomarla entre una o dos horas antes o después de las comidas. También se ve retardada la absorción cuando se toman antiácidos con aluminio, hierro, calcio o magnesio. Tampoco debe ingerirse acompañada de leche, ya que se inactiva.

La tetraciclina está contraindicada en todas aquellas personas que tengan alergia al fármaco. Debe evitarse su uso en pacientes con lupus eritematoso sistémico o con porfiria. Tampoco debe administrarse este fármaco en combinación con retinoides orales, ya que existe el riesgo de formación de tumores benignos intracraneales.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.