En unión con Brown y otro amigo, funda la Tesla Electric Company, ubicada en un almacén que pertenecía a Edison, su mayor detractor. Mientras tanto, lucha por conseguir la excelencia de su AC -corriente alterna- a pesar de las zancadillas que, en su camino interpone Edison; quien incluso en un espectáculo deplorable, mata por descargas eléctricas a un cerdo, para demostrar que la corriente alterna es peligrosa, Este argumento con el tiempo se demuestra que era un craso error.

Aunque de peor eficacia, la corriente continua se sigue aplicando en los circuitos electrónicos, pero a través de filtros y rectificadores.

Sociedad con Westinghouse

Westinghouse busca a Tesla, interesado en sus teorías y en comprarle sus patentes AC de corriente alterna; le ofrece un millón de dólares en una cena memorable en un distinguido restaurante. Una vez sentados, Nikola Tesla sorprende a su acompañante, solicitando doce servilletas antes de pedir la cena.

Ambos comparten ideas comunes, y sus personalidades -a pesar de las extravagancias de Tesla- encajan perfectamente, sin duda ayuda el carácter campechano de Westinghouse, que acepta sin reticencias las costumbres de su nuevo amigo.

Al principio Tesla no estaba muy convencido, pero la añadida propuesta de Westinghouse de darle 1 dólar extra por cada elemento fabricado con la tecnología AC, termina convenciéndole, no únicamente por la oferta económica tan suculenta...

Sin duda, la mutua simpatía que generan los dos en ese primer encuentro, tuvo su peso específico. Además. Tesla pensó en la posibilidad de dar a conocer a gran escala esta energía, a la que vio inmensas posibilidades de futuro.

Tesla, poco acostumbrado a la riqueza, reparte con sus socios la mitad de sus ingresos, medio millón de dólares. Más tarde, se traslada a Pittsburg, para trabajar con Westinghouse.

Pero a pesar de la creciente amistad que surgió entre ellos, Nikola tiene algunos desacuerdos técnicos con los ingenieros de su empresa, ya que él piensa que los motores funcionaban mejor con una frecuencia de 60 Hz (antes ciclos por segundo) y los ingenieros los fabrican a 133 Hz.

Descontento con el giro que toma la fábrica, y alejado de sus verdaderos intereses -las investigaciones- decide volver a trabajar por su cuenta, para desarrollar sus ideas sobre la electricidad.

Gran humanista con algunas extravagancias

No se sabe si por las diferentes enfermedades que asolaron parte de su adolescencia, y su primera juventud, el hecho es que Tesla no diera la mano jamás a nadie, (al ser presentado) era vox populi.

A esta costumbre, deberíamos sumar el hecho de que se lavaba las manos una veintena de veces al día, y siempre se las secaba con una toalla limpia cada vez.

También en la proverbial cena que tuvo con Westinghouse para esa futura asociación, sorprendió al anfitrión en un caro restaurante del hotel Worldoff, con la inusitada petición de las servilletas...

Pero también tenía otras cualidades insospechadas, su intuición no sólo le llevó a descubrir importantes avances para la ciencia...

Presagios

Corría el año 1890, Tesla daba una conferencia sobre sus últimos descubrimientos en una cena de gala. De repente se quedó mudo...y salió casi corriendo de la sala, sin dar ninguna explicación; entonces, se dirigió a la Estación de tren, y se fue -sin demora- a su tierra: Serbia, una vez allí fue a visitar a su madre, que agonizante estuvo con él, solo unos pocos minutos, los que le quedaban de vida.

En otra ocasión, debía tomar un tren. Algunos amigos habían decidido acompañarle a la estación. A último momento, decidió que no viajaría en ese tren porque -según explicó- no era seguro.

Sus amigos lo tomaron como una extravagancia más... Pero, horas después el tren descarriló y murieron todos los pasajeros, revisores, y también el maquinista.

Feminista convencido

En una curiosa entrevista realizada por John B. Kennedy el 30 de enero de 1926 Tesla afirmaba: ..

"No es una superficial imitación física de los hombres, en lo que las mujeres defenderán su igualdad, y más tarde su superioridad, sino en el despertar del intelecto de la mujer". "A través de innumerables generaciones, desde el principio, la subordinación social de las mujeres, naturalmente dio lugar en la atrofia parcial o, al menos, la suspensión hereditaria mental de las cualidades que ahora sabemos, el sexo femenino no están menos dotadas que los hombres".

En la misma entrevista hace una comparación con la vida de las abejas bastante interesante:

"La vida de la abeja será la vida de nuestra raza"

Más allá de la luz

Aparte de su inventos -unas 1.600 patentes- también aventuró arriesgadas teorías sobre la física cuántica, en particular sobre la energía de los taquiones. Los taquiones son partículas sub-atómicas en constante movimiento, cuya existencia todavía hoy es discutida.

Sin embargo, Nikola Tesla aseguró que esta energía que se movía no solo a una velocidad mayor que la velocidad de la luz -300.000 kilómetros por segundo- sino que estableció que era 27 veces más veloz.

Así también explicó esta energía, desconocida por sus coetáneos cuya genialidad definió como la energía del pensamiento.