Es indudable que los desastres naturales muestran el poder destructivo de la naturaleza y la insignificancia del hombre para hacerles frente. Los terremotos componen una de las máximas expresiones del daño y la desolación que dejan a su paso este tipo de fenómenos. El hombre se afana en tratar de prevenir estos desastres e investigar las causas que los originan.

La escala Richter aplicada a los sismos

Indisociable de cualquier noticia referente a un terremoto está la escala Richter. Pero ¿qué es exactamente? La escala Richter es una forma de clasificar los terremotos según sea su intensidad.

Hay que tener en cuenta que el crecimiento de la escala no es equivalente según los grados atribuidos, razón por la que es más correcto hablar de una magnitud 6 en la escala Richter, que no de 6 grados en la escala Richter. Para hacerse una idea, magnitud 4 no es el doble que magnitud 2, sino 100 veces más.

La escala Richter no tiene un límite máximo teórico, de ahí que se la denomine escala abierta de Richter.

Efectos de un terremoto

Los efectos provocados por un terremoto no solo tienen que ver con su magnitud, sino también el lugar en que se producen. Por debajo de la magnitud 4 apenas son perceptibles. Hasta la magnitud 5,4 ya se perciben pero apenas causas pequeños daños. Entre 5,5 y 6 puede causar daños ligeros o más importantes en zonas especialmente mal preparadas. De 6,1 a 6,9 puede ocasionar daños severos o muy graves si se trata de zonas afligidas. De 7,0 a 7,9 ya se habla de un gran terremoto, pudiendo provocar graves daños o ser catastrófico en lugares muy poblados y con escasa preparación para hacer frente a este desastre natural. A partir de la magnitud 8,0 estamos ante un gran terremoto, pudiendo destruir comunidades enteras.

Últimos terremotos en el mundo y estadísticas

Existen zonas especialmente vulnerables a los terremotos. Un ejemplo de ello es Chile, cuyo terremoto de este año 2010, con una magnitud de 8,8, ha supuesto una de las noticias del año. Afortunadamente, el número de víctimas ha sido muy inferior a lo que cabría esperar de un sismo tan potente. Sin ir más lejos, en Indonesia se produjo otro gran terremoto en 2004 de magnitud 9,0, con un siniestro balance de 230.000 fallecidos. Chile, no obstante posee el record del mayor terremoto registrado nunca. Ocurrió en Valdivia en el año 1960, con un devastador terremoto de magnitud 9,5. Chile también registra el mayor número de grandes terremotos, con uno de 8,7 en el año 1730 y dos más de 8,5 en 1575 y 1922.

Estados Unidos, sobre todo en Alaska y cerca de Canadá, también ha registrado grandes terremotos, como los de Alaska y Canadá de magnitud 9,2 y 9,0 en 1964 y 1700, respectivamente. También en Alaska se registraron otros dos de 8,7 y 8,6 en 1965 y 1957, respectivamente.

Indonesia es otra de las candidatas a sufrir grandes terremotos, como el referido anteriormente. En 1823 se registró uno de magnitud 8,9 y otro de 8,7 en 2005.

Otro de los terremotos que más han quedado en el inconsciente colectivo es el que se produjo en Portugal, concretamente en Lisboa en el año 1755. Aunque su magnitud “solo” fue de 8,7, los casi 100.000 fallecidos dan fe de lo devastador de aquel terremoto.

También la Unión Soviética tiene el dudoso honor de estar en esta lista, con terremotos en la península de Kamchatka de 9,0 en 1952 y de 8,5 en 1923. Otro de 8,5 afectó a las islas Kuriles en 1963.

Perú, Ecuador y el Tíbet cerrarían la lista de los grandes terremotos. Perú con un gran terremoto de 9,0 que costó la vida a 25.000 personas en 1868. En 1687 se produjo otro de 8,5. Ecuador padeció un gran sismo de 8,8 en 1906, y el Tíbet, junto a la India, uno de 8,5 que costó la vida a más de 1.500 personas en el año 1950.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.