Una riqueza cultural que podría rayar en la forma del cliché socio-cultural sobre lo que una nación es ha ido consolidándose desde la forma local en el occidente de México hasta alcanzar el prestigio y fama mundial de la que ahora goza la bebida mexicana por excelencia: el tequila.

Pero lejos de simples consideraciones culturales o turísticas, la conceptualización de "tequila" va más allá de la bebida, su origen, forma, color e inconfundible sabor logrado mediante su proceso artesanal de producción, por lo que echar un trago a la historia y tradición tanto de la bebida como de la localidad resulta una experiencia igualmente disfrutable.

Orígenes naturales vs. fuerzas mitológicas, claves para la comercialización tequilera

Los orígenes del tequila que aluden tanto a la naturaleza como a las formas mitológicas, han ido moldeando una leyenda fascinante (aunque corta en edad) que ha nutrido la forma de mercadeo de la bebida y su representatividad como un elemento mexicano reconocido alrededor del mundo; no obstante los alcances que en la actualidad tiene el tequila gracias a sus propiedades culturales son una fuerza popular que engloba a toda una nación desde el origen local.

La tradición oral narra el descubrimiento de la bebida gracias a la intervención de las fuerzas naturales ostentadas en las deidades del México prehispánico, siendo la diosa Mayahuel la señalada como responsable de tan mágico descubrimiento; en cuanto a la versión que se apega a la certeza de hechos científicos, fue la fuerza de la naturaleza quien dio con el surgimiento del tequila y su producción.

Fueron los indígenas occidentales de México que, durante una tormenta presenciaron el surgimiento del tequila luego de que los corazones del agave ardieran consecuencia de una lluvia eléctrica que atestaba con toda su fuerza sobre los campos azules de los valles de Jalisco; los rayos de la tormenta provocaron que el corazón del agave ardiera en llamas y un exquisito olor emanó durante la noche que al alba fue despertando la curiosidad de aquellos testigos a ir por más y atreverse a probar aquel elixir emanante del maguey, entonces, en aquel momento la riqueza de su sabor fue descubierta.

Este suceso tiene además su explicación mítica aunque sus orígenes narrativos no sean precisamente tan ancestrales como la bebida, ya que su popularidad se atribuye apenas desde el siglo pasado como una estrategia de mercadeo y comercialización que afianzara la tradición de consumir tequila como una bebida ancestral y su consumo tuviera esa dosis de fantasía y tradición capaz de maximizar el consumo en el aspecto comercial.

No obstante de la tradición oral y la explicación natural, el concepto ha forjado ideales nacionalistas sobre México y su cultura globalmente reconocida, aunque la génesis geográfica goza también de una riqueza cultural envidiable.

Un viaje a través de México en el tiempo: Bienvenido a Tequila

Disfrutar de un viaje a través de México en el tiempo es la experiencia perfecta propuesta por este destino tradicional que se acompaña con música de mariachi, tequila e historia a bordo de los vagones de Tequila Express que atraviesan los valles azules del estado.

El municipio de Tequila se localiza en los valles del estado de Jalisco, justo a las faldas de una zona volcánica sin actividad que da nombre al municipio, y su protagonismo es indudablemente asombroso no sólo por ser cuna de la tradicional bebida, sino por su riqueza cultural y los paisajes que ofrecen en su maravillosa tonalidad azul los campos de agave en la región, su gente y su historia, quienes lo han llevado a su consolidación como uno de los pueblos mágicos de México.

La calidad inconfundible de su sabor y autenticidad, es producto de tan agradable clima (templado la mayor parte del año), la calidez de su gente y su tradición, pues a pesar de que la industria tequilera florece en la zona, sus calles y fachadas evocan la resistencia al tiempo y modernidad, prueba irrefutable de esa batalla en contra del tiempo es el bar más antiguo de Tequila: La Capilla, cuya especialidad es La Batanga (exquisita bebida preparada con soda, limón, sal y tequila).

Las opciones también son múltiples para la práctica ecoturística, pues la naturaleza ha brindado excelencia en su infraestructura silvestre, sirviendo de escenario para la realización de actividades al aire libre para el disfrute de la aventura en Tequila, Jalisco, donde sin duda convergen todos los elementos que dan identidad a una nación ante el mundo.