Desde el metro Politécnico sale el camión que pasa por los tres municipios, siguiendo la autopista México – Querétaro hasta la desviación que va hacia a Santa Bárbara, municipio de Cuautitlán, antes de llegar a esta localidad se da vuelta hacia el Norte y se estará cerca de Teoloyucan, luego se continua por Coyotepec hasta terminar en Huehuetoca.

Teoloyucan

Teoloyucan es una corrupción del topónimo náhuatl, Tehuilloyocan que significa “lugar lleno de vidrio o cristal”. En el interior del glifo tepetl que indica lugar, hay una bolsa que simboliza a la piedra. El vidrio negro era en la iconografía, el símbolo diagnóstico de Tezcatlipoca, una de las deidades principales en Mesoamérica.

Los límites de Teoloyucan son: al Norte con Coyotepec, Zumpango; al Sur Tepotzotlán, Cuautitlán Izcalli, Cuautitlán y Melchor Ocampo; al Oriente con Jaltenco, Nextlapan y Melchor Ocampo; al Poniente con Coyotepec y Tepotzotlán.

Atractivos turísticos de Teoloyucan

Región evangelizada inicialmente desde Cuautitlán, posteriormente en 1566 los franciscanos se instalaron en la región. En el siglo XVII construyeron la iglesia de san Antonio de Padua, encima de un cerro, lo que la hace ver desde lejos más grande de lo que es. Su fachada es de dos cuerpos, con columnas toscanas de fuste estriado, arco falso, ventana coral rectangular, nicho principal con la imagen de san Antonio. Destacan sus dos torres campanarios de tres cuerpos cada una. La fiesta del pueblo es el 13 de junio. En frente se localiza la presidencia municipal.

A la entrada del centro se ubica un monumento de Álvaro Obregón pare recordar la firma de los tratados de Teoloyucan, del 13 de agosto de 1914, con los cuales se logró el triunfo de la revolución constitucionalista, al acordar la toma de la ciudad de México. Carranza había logrado contener las fuerzas de Francisco Villa en el norte de la república y ante el avance de Obregón renunció primero Victoriano Huerta y luego Francisco S. Carbajal. Ante esta situación Eduardo Iturbe y Obregón negociaron la entrada a la capital del país.

Coyotepec

Su topónimo es náhuatl y significa: “en el cerro del coyote”. El municipio de Coyotepec linda al Norte con Huehuetoca; al Sur con Teoloyucan; al Oriente con Zumpango y Teoloyucan y al Poniente con Tepotzotlán y Teoloyucan. Su extensión es 46. 75 kilómetros cuadrados.

Su iglesia presenta dos fases arquitectónicas la primera realizada por los franciscanos y la segunda por los jesuitas dedicada a san Cristóbal, patrón de los caminantes. Su culto fue promovido por las órdenes religiosas, ya que facilitaba la sustitución de la deidad conocida como Tlahuizcalpantecuhtli. Tiene un hermoso y amplio atrio, con sus arcadas reales por tres puntos cardinales. La fachada de la iglesia se compone de tres cuerpos, su torres es esbelta de tres cuerpos con cupulín. En el interior hay pinturas de san Cristóbal, Almas del Purgatorio, Virgen de Loreto, patrona de los jesuitas.

Tierra de músicos, que tocan principalmente en bandas de vientos, por lo que festejan a santa Cecilia el 22 de noviembre.

Huehuetoca

El municipio de Huehuetoca limita al Norte con el estado de Hidalgo y con Acambay; al Sur con Coyotepec y Tepotzotlán; al Oriente con Tequixquiac, Acambay y Zumpango y al Poniente con el estado de Hidalgo.

Famoso porque en su territorio se construyó el canal de desagüe en Nochsitongo, lo que por un lado, ayudó para que se terminaran las inundaciones de la ciudad de México, pero por otra parte, terminó con la cultura lacustre de la cuenca de México, dañando el ecosistema y provocando un genocidio. Sin contar, la cantidad de indígenas que murieron en la realización de la obra por los siglos que duró su manufactura.

Si iglesia dedicada a san Pedro es de estilo neoclásico, correspondiente al siglo XIX, presenta dos torres, su fachada es muy sencilla, sin hornacinas, con su arco rebajado, óculo y sus pilastras. Debido a que se ha instalado un parque industrial en el municipio, se tiene el proyecto de conectarlo con el tren suburbano Cuautitlán - Buenavista. Estos municipios pintorescos, poco conocidos, pueden ser una excelente opción para el turista cultural, que busca vestigios arquitectónicos y de arte sacro o simplemente para alejarse por unos momentos de la vida agitada de la ciudad.