El descansar implica muchas otras cosas que van más allá de dormir, pues el sueño no es la garantía de un adecuado descanso para la persona y es ahí cuando el cansancio empieza a molestar y a pesar de que la persona ha tenido sus horas completas de sueño, no se siente con la energía que debería tener para hacer sus actividades cotidianas.

Muchas veces el malestar del trabajo, el estrés y los problemas en el hogar son la causa de que las personas no puedan descansar adecuadamente y así duerman, su mente seguirá trabajando y enfocándose en las cosas que preocupan a la persona, lo que traerá como resultado un bajo rendimiento y malestares.

Causas

Cuando la persona se acuesta a dormir pensando en los problemas, estos se mantendrán en la mente, hasta el día siguiente que despierte y aquello significa haber descansado a medias, ya que el cuerpo está en reposo, pero la mente en actividad.

Las pesadillas y el mismo hecho de soñar muy a menudo quieren decir que la mente está activa, pues cuando se sueña el cerebro crea una serie de ilusiones que recrean los distintos escenarios y situaciones del sueño.

La dependencia de tranquilizantes para dormir también crea un efecto poco saludable y en realidad la persona cae en un profundo sueño inducido de forma antinatural.

¿Qué significa tener un verdadero descanso?

Un verdadero descanso se manifiesta cuando la persona se levanta. Aquella persona que ha descansado se levantará con mucha energía, no dará vueltas en la cama con ganas de seguir durmiendo y desde el momento que abre los ojos querrá ponerse en actividad.

Durante la noche no se habrá despertado en ningún momento, pues habrá tenido un sueño de largo y reconfortante.

Durante el día aquella persona no sentirá sueño, ni siquiera después de comer, que es cuando suele ocurrir esto.

Su rendimiento será el adecuado, no tendrá problemas mayores para concentrarse y cualquier problema que tenga, será más fácil de resolver, debido a la lucidez mental que causa el dormir bien.

Tener un verdadero descanso

Cuando una persona siente que durante la noche duerme, pero no descansa, debe hacer una especie de ritual diario para poder lograr buenos resultados.

Antes de ir a dormir es mejor tratar de desprenderse de cualquier problema, por grave que sea. Dejar de pensar por completo en ellos y tratar de relajarse.

Una música suave y a bajo volumen no estaría mal, siempre y cuando la misma ayude a que la persona relaje su mente.

Un incienso del aroma que se desee también se puede colocar cerca de donde la persona descansa, pues esto expulsará las malas energías producto de esos pensamientos y le dará a la habitación un ambiente de relax.

Si se tiene una gran carga debido a un problema serio, unas gotas de valeriana en un vaso justo antes de acostarse, para relajar el cuerpo.

Cabello suelto, sin brasier, ropa muy ligera para que el cuerpo tenga la libertad y no haya nada que lo pueda apretar.

Hacer el intento de poner la mente en blanco, esto ayudará a que el sueño caiga pesado y la persona se duerma más rápida y profundamente.

Si se ha estudiado o leído, hay que esperar por lo menos una hora para irse a dormir, hasta que la información se haya procesado, porque de no ser así, la mente estará procesando aquella información cuando la persona duerme.

No se puede controlar el hecho de soñar, pero se puede ayudar a la mente a no hacerlo poniéndola en blanco.

La respiración es una de las mejores terapias, por eso se debe practicar una respiración profunda, inhalando por la nariz y exhalando por la boca en el tiempo mientras se está acostado a la espera de dormir.

Un descanso verdadero puede recuperar años de juventud, grandes cantidades de energía y ayudar a mantener una buena salud.