De esta región era Chimalpahin, el principal historiador de la región Chalca quien nació en 1579 y murió a mediados del siglo XVII. Domingo Francisco de San Antón Muñon Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, nació en Tzacualtitlan Tenanco Chiconcuac segunda cabecera de Amaquemecan Chalco, descendiente de los tlailotlaques grupo étnico procedente de la Mixteca que eran maestro en el arte de hacer códices.

Breve historia de Tenango

Originalmente se llamó Tenanco Tepopola, actualmente se le llama Tenango corrupción de Tenanco, en el cerro o muralla. Porfirio Díaz fue el que le puso del aire, por los remolinos que se hacían en los tiempos de seca. El municipio de Tenango limita al norte con Temamatla y Tlalmanalco; al sur con Juchitepec; al oriente con Ayapango; al poniente con Temamatla, Juchitepec. Tiene una extensión de 38.09 kilómetros cuadrados.

En Tenanco o Atenco llegaron en 1162 los teotenancas que eran de filiación chichimecas, quienes construyeron el templo para Nauhyoteuctli Xipa. Chimalpahin dice que en el año 9 calli, es decir, en 1241 los teochichimecas totolimpanecas iztlacozauhcas amaquemecas llegaron a establecerse en Tepotoniloyan en la ribera de Chalco. En 1531 se terminó de construir la iglesia de San Luis Obispo en Tlamanalco, la edificaron los amaquemecas, xochimilcas chimalhuacas y los tenancas texocpalcas. En 1532 Zumárraga ordenó la construcción de la iglesia de san Juan Bautista. Los religiosos dominicos siguieron establecidos en San Mateo Caltenco y después se trasladaron a San Juan Bautista Tenanco en 1575.

Sitios de interés en Tenango

El centro ceremonial chucoatl, petroglifos y cabeza de serpiente, el cerro Cuajama cuenta con vestigios arqueológicos. La iglesia de san Juan Bautista tiene su portada del siglo XVIII y su pila bautismal. Existen algunos museos particulares.

Ayapango

Ayapango significa: “lugar donde se juntan las tres acequias”. El municipio de Ayapango limita al norte con Tlalmanalco, al sur con Tepetlixpa, Ozumba y Amecameca; al oriente con Amecameca y al poniente con Tenango del Aire y Juchitepec.

Una inundación que hubo en Amecameca propició que la gente se fuera a vivir a Ayapango. Al principio de la colonia Ayapango estuvo sujeto en lo civil a Tenango y a lo religioso a Tlalmanalco que era dirigido por los franciscanos. En 1740 fue transferido a los religiosos dominicos de Amecameca. Pertenecía a la alcaldía mayor que algún tiempo estuvo en Tlalmanalco y luego en Chalco. En 1673 se realizó la congregación para facilitar la evangelización y el orden político de la región. El 13 de mayo de 1868 fue elevado a municipio. Para 1875 perdió Zentlalpan y Santa Isabel Chalma. Zapatistas lucharon contra las haciendas establecidas en la localidad. El 26 de septiembre de 1950 se le dio el nombre de Gabriel Ramos Millán, diputado, senador y fundador de la Comisión Nacional del Maíz.

Su principal atractivo turístico es la Iglesia dedicada a Santiago Apóstol, que tiene tres retablos dorados dos churrigueresco y uno salomónico. La fiesta patronal se celebra el 25 de julio.

Tepetlixpa, la tierra de sor Juana Inés de la Cruz

Tepetlixpa es un topónimo náhuatl que significa: “En la superficie del cerro”, la población es de origen xochimilca. Cortés lo quiso incluir en el marquesado, pero en 1532 se declaró que era parte de la corona. La evangelización la iniciaron los agustinos de Atlaltlahuacan. En 1869 alcanzó el rango de municipio. En el siglo XIX mejoró su economía gracias a que en Porfiriato se inauguró el ferrocarril Interocéanico, que pasaba por esta localidad.

El templo de Tepetlixpa es del siglo XVI y su patrono es san Esteban, conserva una pila bautismal, un retablo salomónico y pinturas al óleo. Nepantla era una hacienda de los padres dominicos de México, la rentaban para obtener fondos para sus labores de evangelización y catequesis. En el siglo XVII la rentó el abuelo de sor Juana Inés de la Cuz y aquí nació ella. En la actualidad existe el Centro Cultura sor Juana Inés de la Cruz, del Instituto Mexiquense de Cultura que alberga un museo, donde se relata la vida de la poetisa novohispana, existen vestigios de la casa donde vivió, además de un auditorio aire libre y esculturas de la monja jerónima. En la región se come muy bien, entre la comida típica destaca: la cecina, el conejo, el pulque, etc.