Años antes, no se oían esas tonadillas de los teléfonos celulares, que hoy, inesperadamente, suenan en todos lados; su sonido es como el llanto de un bebé, se abre paso entre el rumor cotidiano y reclama la atención de todos. Estos nuevos sonidos, son una de tantas innovaciones, de esta maravilla tecnológica, que han modificado la vida, por siempre jamás.

Antecedente de su creación

¿Se hubiera podido pensar en un teléfono inalámbrico, antes de que existiera el teléfono fijo inventado y patentado por Alexander Graham Bell en 1876? Parece que no, porque para su invención fue necesario sumar sus avances a lo ya aportado por otros científicos.

El otro aporte básico fue el estudio de las ondas electromagnéticas y su capacidad de transmitir información radiada, (por Guillermo Marconi entre 1894 a 1907) donde se vio que era posible transmitir información inalámbrica y lo eficiente de ella.

Este conjunto de ideas es la semilla, de la que nacerá la invención del teléfono celular y tiene sentido el uso de las ondas electromagnéticas portadoras de las ondas de radio pues aunque hay otras formas de comunicación inalámbrica, ninguna ofrece las ventajas que las ondas de radio tienen, como una cobertura ilimitada, pues llega a cualquier parte del mundo, y suficiente velocidad de transmisión, 300. 000 kilómetros por segundo.

Por último, en la primera mitad del siglo XX se perfecciona la técnica de radiotransmisión y se comercializa, sólo faltaba entonces resolver el problema de la construcción de un aparato portátil, con el cual establecer una comunicación, a cualquier hora y desde cualquier parte, de manera confiable, aún cuando se desplazaran emisor y receptor.

Primeros intentos y conformación de la infraestructura

De lo que escribe Jorge Isi en su artículo Teléfonos celulares publicado en el sitio de Internet Monografías, se puede decir que, el primer intento por lograr esa comunicación inalámbrica fue el Handie Talkie H12-16 de Motorola, usado en la Segunda Guerra Mundial, que no contaba con una red celular de transmisión, sino que la construían los mismos usuarios, retransmitiendo los mensajes hasta llegar al interesado.

En Europa, se visualiza a la radiotelefonía para automóvil, como el camino al teléfono móvil personalizado, con esa red de antenas que usaban varios países en Europa, desde 1950 y que se le evoluciona para formar redes celulares de transmisión, de esta forma se proporciona una solución práctica para la transmisión confiable desde cualquier lugar, es así que, estas antenas, serían las bases iníciales del teléfono celular.

También en Estados Unidos había redes de antenas para telefonía en auto, en algunas ciudades, pero con un uso confinado a una élite o algún servicio de emergencia.

La primera red celular de transmisión pública se desarrolla en Finlandia en 1971, la llamada generación 0G, con equipos que todavía parecían más radios que teléfonos y con sus complicaciones en el manejo.

El primer teléfono celular

En 1973, el Dr. Martin Cooper en los Estados Unidos, inventa el primer teléfono celular, el Motorola dynaTAC, que era analógico pero con electrónica digital para su control, condensa las características operacionales básicas, que todos los teléfonos celulares usarán.

Al ver este avance tecnológico y su potencial, en Estados Unidos apoyan el desarrollo de la red celular de transmisión de radio, debido a esto, años más tarde comienza la telefonía celular en Chicago en 1977.

En la primera mitad de la década de 1970, la creación de redes celulares es mundial y la invención de aparatos telefónicos celulares fue acelerada, Japón crea su red celular y fabrica teléfonos celulares antes que Estados Unidos. Esta generación totalmente analógica se le llama 1G.

Su evolución

Introducir la transmisión de radio digital a la red celular fue el siguiente avance, se mejoró la recepción y el equipo se volvió más pequeño.

Al principio, la telefonía celular se implementa por países, cada uno con diferentes normas, pero en 1983 se propone el normalizar el desarrollo de la telefonía celular con un estándar mundial, el AMPS (sistema avanzado de telefonía móvil) que rápidamente se adopta, para que la mayoría de los países se integren, en una gran red mundial, favoreciendo el crecimiento del número de los usuarios. A esta época de aparatos se le llama 2G.

Después del estándar AMPS se siguen otras iniciativas y desarrollos tecnológicos, como el GSM en 1991, que es la digitalización en banda ancha de las transmisiones y que finalmente posibilita en las redes, la eficiencia que se conoce, llamándole a esta época 3G.

Es decir, el desarrollo en la radiotelefonía, unido a la digitalización para su control y eficiencia, da como resultado un aparato de radio digital, manejado por una computadora para todo su funcionamiento y que hoy lo conocemos como el teléfono celular.