Según la definición de la Real Academia Española, seducir es atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual”. Puede que seducir no lleve siempre consigo la idea de mantener relaciones sexuales, pero siempre que se seduce a alguien, se espera algo de él o ella.

El proceso de seducción puede estructurarse en varias fases elementales:

  • Captar la atención del otro.
  • Descifrar las “señales” que está emitiendo.
  • Contacto verbal.
  • Contacto físico.
  • Relaciones sexuales.

Llamar la atención de quien se quiere seducir

Este será el primer paso para seducir a alguien. Como si se tratara de cualquier otra cosa, a la hora de seducir hay que saber “anunciarse”.

Anunciarse implicará exponer a la vista muchas de las virtudes que uno posea. Cada cual debe saber qué partes de sí mismo deberá mostrar, teniendo en cuenta que el atractivo de la persona lo forman numerosos aspectos: atractivo físico, personalidad y estatus social.

En esta fase no debe mostrarse cada virtud en exceso. La mejor estrategia será llamar la atención sin parecer demasiado interesado.

Descifrar las señales del “objetivo”

Una vez establecida la persona que nos interesa, se tratará de descifrar aquellas señales verbales y no verbales que puedan indicar interés hacia nosotros.

Algunas señales no verbales que indican interés son:

  • Cruce de miradas: el cruce constante de miradas con otra persona indican el deseo de establecer contacto.
  • Tocarse el pelo: cuando la otra persona se peina o se coloca el cabello indica que está interesado.
  • Inclinación y postura: las posturas corporales donde algún miembro (brazo o pierna) señala hacia otra persona, denota interés en dicha persona. La inclinación corporal también está relacionada con esto, puesto que naturalmente nos inclinamos hacia aquello que nos gusta.
  • Quedarse “helado”: muchas personas, sobre todo aquellas más introvertidas, se quedan paralizados cuando se les acercan personas que les gustan. Esto es debido al deseo de controlar las emociones y los gestos, con el fin de emitir el menor número de señales posibles al otro, debido a la timidez.
  • Imitación de movimientos: cuando una persona imita gestos o movimientos es porque ha captado interés en dicha persona.
  • Pupilas dilatadas: la dilatación pupilar se relaciona con el agrado y la contracción con el desagrado.

Contacto verbal para seducir

Una vez establecida la persona de interés y captado que sus señales son positivas puede establecerse el acercamiento y contacto verbal.

La conversación es una parte muy importante de la seducción, puesto que en esta fase se pondrán a validar todas las teorías mentales que cada uno se ha imaginado sobre el otro.

Asimismo, durante esta fase existirán grandes elementos de comunicación no verbal como la exploración visual del otro de forma más íntima.

En general, el contacto verbal debe hacerse mirándose a los ojos y prestando atención a la otra persona. El tono de voz debe ser medio, y amable.

La conversación debe ser fluida, y mostrar señales de que se está escuchando y entendiendo a la otra persona.

Licencia para tocar en el proceso de seducción

Una superada la fase anterior, si la persona ha validado las opiniones positivas y la conversación ha sido fluida es posible que desee iniciar contacto físico.

Los primeros contactos físicos deben ser suaves y sutiles. En muchas ocasiones se buscarán “excusas” para iniciar estos primeros contactos. Por ejemplo, se le pedirá la mano a la otra persona con el fin de mirar su reloj o sus joyas. Muchos de estos primeros contactos parecerán accidentales.

Si durante esta fase se sigue manteniendo el interés mutuo es posible que los miembros estén preparados para el primer abrazo. Este también suele ser con motivo de alguna excusa, restándole así el valor emocional. Al abrazo le seguirá el beso, y de ahí, es posible que se inicien las relaciones sexuales.

Relaciones sexuales

La lógica de la atracción y seducción humana dice que una vez llegados a este punto, el deseo de tener relaciones sexuales con el otro debe ser alto. No obstante, no todas las personas que tienen interés mutuo desean tener relaciones sexuales.

Además, el tiempo de cada una de las fases anteriores puede ser muy variable de unas personas a otras. Habrá personas que en un solo día puedan desarrollar todas las fases, desde el primer contacto visual hasta las relaciones sexuales. En cambio, otras personas necesitan mucho más tiempo, días o meses para permanecer en cada una de las fases.

Las relaciones sexuales no tienen porqué ser la última fase de la seducción, puesto que si ambos miembros continúan interesados en su relación, continuarán seduciéndose por mucho más tiempo.