China es el mayor productor de té rojo del mundo. Cientos de años atrás, el té rojo era consumido únicamente por la nobleza china. No sin razón, el té rojo está considerado por la medicina tradicional china como un excelente remedio para mantener un estilo de vida saludable. También son muy apreciadas sus propiedades adelgazantes.

Al contrario que otros tipos de té, el pu-erh no se toma tras su recolección, sino que previamente pasa por un proceso de fermentación en barricas de roble que puede durar entre 2 y 60 años, aunque hoy en día, debido a su consumo masivo, es muy raro encontrar té rojo auténtico de más de 50 años.

El té rojo procede de la región de Yunnan; una provincia que se incorporó a China durante el siglo XIII. Yunnan se conoce como la “región de la eterna primavera”, y quienes han estado allí aseguran que se trata de una de las regiones más bellas de la Tierra. El cultivo del té rojo se lleva a cabo, fundamentalmente, en las zonas más montañosas. Esta región, situada junto a Birmania, Vietnam y Laos, posee una climatología privilegiada, con lluvias regulares y una temperatura templada que hace que el árbol del té –qingmao– crezca con una especial exuberancia.

El té rojo proviene de un té negro (a veces también verde) al que se le añaden ciertos microorganismos en el proceso de fermentación que se lleva a cabo en cuevas. Procede de variedades específicas de árboles de té que se dan en zonas muy concretas.

Propiedades del té rojo

El té rojo se adquiere originalmente en una forma que se conoce como ladrillo de té, una especie de bolas compactas que se desintegran previamente a su preparación. El té rojo, al igual que sucede con el vino, suele clasificarse por añadas. Así pues, existen diferentes calidades según hayan sido las cosechas de cada año. En general, el té rojo posee unas propiedades entre las que las se puede destacar:

  • Disminuye los niveles de grasa en la sangre.
  • Produce beneficios en el metabolismo hepático.
  • Es un buen diurético.
  • Es un buen remedio para prevenir y mantener a raya el colesterol.
  • Estimula la digestión; muy apropiado en comidas especialmente ricas en grasas.
  • Previene las infecciones.
  • Aplicado externamente se utiliza para las quemaduras.
  • Desintoxica y es un buen depurativo.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Mejora el estado de ánimo general.
Para una mayor efectividad, tal y como señalan algunos especialistas, se recomienda el consumo de unas tres tazas de té rojo diario.

Zhao Xuemin, reconocido médico y farmacéutico de la Dinastía Qing, no duda en afirmar que el té rojo: "Es, como ningún otro, un eficaz enemigo de las grasas corporales innecesarias y dañinas. Fomenta el Yin y el Yang y si se toma regularmente, contribuye a vivir una vida larga y sana".

El té rojo; un reconocido quemagrasas para adelgazar

El té rojo incide directamente sobre el metabolismo del hígado, convirtiéndose en un gran aliado en la depuración del organismo y, por ende, ayudando a perder peso. En este sentido, diversos estudios vienen a demostrar que el consumo habitual de té rojo ayuda a sintetizar las grasas de una manera más rápida, pudiendo ser eliminadas del cuerpo con mayor efectividad.

El té rojo, además de sus propiedades desintoxicantes y depurativas, refuerza el sistema inmunitario y es un eficaz coadyuvante en la digestión de los alimentos grasos.

Contraindicaciones del té rojo

Como todas las bebidas que contienen cafeína, el té rojo también tiene algunos efectos adversos, aunque es indudable que sus beneficios están muy por encima de los riesgos que pueda entrañar. Aún así conviene saber en qué casos es preferible abstenerse de tomar esta infusión.

El té rojo, al igual que el café, contiene cafeína y teobromina; excitantes que afectan al sistema nervioso central y, en consecuencia, aumentan la presión sanguínea. No obstante, también hay que tener en cuenta que los niveles de cafeína que contiene el té rojo son muy inferiores a los que contiene, por ejemplo, el café.

El té rojo, en principio, no está especialmente contraindicado durante el embarazo, aunque por su contenido en cafeína no se recomienda tomar grandes cantidades. El té rojo no está recomendado para aquellas personas que padecen alteraciones cardíacas, úlceras, insomnio o anemia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.