Existe una profunda tradición cultural que convierte al limón en excelente acompañante de ensaladas, arroces, pescados y deliciosos postres, que permite sacar partido a su acidez y muy notables propiedades para la salud. Además, el limón posee muy bajo aporte calórico (40 calorías por cada 100 gramos).

Los limones contienen:

  • Vitaminas: muy rico en C y en menor cantidad contiene A, E y las del grupo B.
  • Minerales: altas dosis de potasio, magnesio, calcio y fósforo, y también de cobre, zinc, hierro y manganeso.

Cómo preparar una infusión o de limón

Al hablar de las propiedades del té, es de sobra conocido el té verde, mientras que el té de limón es poco conocido o poco utilizado a pesar de sus múltiples beneficios. Se prepara en menos de un minuto y se recomienda tomarlo al levantarse, antes de ingerir cualquier otro alimento o bebida. Prepáralo así:

  • Calienta una taza con agua en el microondas, de 30 a 60 segundos.
  • Parte 2 limones por la mitad.
  • Exprime ambos limones en la taza de agua y remueve con una cuchara.
  • Puedes agregar una cucharadita de miel si no toleras el sabor.

Beneficios del té o infusión de limón

Además de eliminar toxinas de la sangre, permite energizar el cuerpo y la mente, incentivando la claridad mental, pero cuenta también con atractivos beneficios para la piel y más:

  • Combate la hinchazón intestinal, disminuyendo la cantidad de gases.
  • Favorece la digestión.
  • Descongestiona el hígado.
  • Es un desintoxicante natural.
  • Favorece la alcalinidad en la sangre.
  • Actúa como astringente.
  • Es antiséptico.
  • Elimina el exceso de grasitud de la piel.
  • Ayuda a blanquear manchas en la piel.
  • Ayuda a mejorar el mal aliento.
  • Blanquea los dientes.
  • Ayuda a aumentar las defensas por su alto contenido en vitamina C, previniendo resfriados.
  • Actúa sobre la presión arterial, ayudando a disminuirla.
  • Ayuda a adelgazar.

Corteza de limón en infusión

El limón usado y luego exprimido y añadido a un aceite de almendras es una untura muy eficaz para el hígado y contra otras irritaciones.

En casos de hemorragias, se absorberá por la nariz una mezcla de jugo de limón y cuatro partes de agua.

Dieta del limón

  • En ayunas: 2 cucharadas de aceite de oliva con el jugo de un limón grande y un poco de agua tibia. A los 30 minutos, consumir 2 tazas de agua tibia con el jugo de un limón por taza.
  • Desayuno: Una ensalada de frutas y una taza de té de limón.
  • Mediodía: Té de limón con sacarina.
  • Almuerzo y comida: 20 minutos antes de la ingesta de los alimentos, tomar una taza con medio jugo de limón tibia.
Tres primeros días:

  • Caldo de verduras frescas preparado con: zapallo, apio, zanahoria, zapallitos, cebolla y choclo.
  • Una porción de verduras crudas o cocidas.
  • Por su aporte proteico, es indispensable consumir una porción de brotes de alfalfa o soya, acompañando estos platos.
  • Una fruta a elección.
Días 4 y 5:

  • Seguir con los platos anteriores agregándoles cereales, arroz integral o legumbres, porotos o lentejas. Son imprescindibles por su aporte proteico, pero deben consumirse en forma moderada por que, al ser ricos en hidratos de carbono, pueden contribuir al aumento de peso. La porción debe ser de 2 o 3 cucharadas soperas de cereales o legumbres para el almuerzo y otro tanto para la comida.
  • Día 6: Continuar con la misma ingesta, incorporando 1 huevo grande o 2 chicos por día. Pueden consumirse en tortillas al horno, duros, a la copa, al vapor o revueltos.
Nota: esta dieta no debe realizarse si existe algún problema de salud, ni prolongarse durante más de una semana.

Mejora tu vida

Un hábito se adquiere después de tres semanas de practicarlo, así que comienza ya incorporando estos consejos para mejorar tu salud y belleza.