El Tantra plantea que, en lugar de suprimir el placer y el éxtasis, lo que hay que hacer es cultivarlos y utilizarlos como una plataforma desde la cual se puede construir el altar de la Sadhana (la práctica esforzada).

Origen

La palabra Tantra se refiere a una serie de libros sagrados hindúes que describen ciertos ritos, disciplinas y meditaciones sexuales que se escribieron como diálogo entre Shiva, dios hindú (el poder penetrante de energía enfocada) y su compañera Shakti, que representa la fuerza creadora femenina, llamada “el poder del Tantra”.

La mujer y su poder en el Tantra

En el sexo tántrico la integridad moral de la mujer no tiene mácula, concepción muy distante de la que considera a esta como el origen del pecado, la tentación y la condena, según las tres religiones monoteístas más importantes, pero también algunas ramas del hinduismo y del budismo creen que la mujer es poderosa y vía de transmisión de las enseñanzas místicas más elevadas.

Los opuestos una concepción divina

La concepción del sexo tántrico no hace distinción entre lo puro y lo impuro, la belleza y la fealdad, el bien y el mal. Al igual que en la concepción taoísta del Yin-Yang, los opuestos se complementan para configurar el proceso de lo divino.

Afortunadamente, de la misma forma que en el sexo tántrico, se está comenzando a valorar la importancia de la mujer y la parte femenina que está dentro de cada uno, fuente de riqueza y evolución permanente, sin necesidad de competencia o guerra de los sexos. Una mirada en armonía con el tiempo que seguía la línea materna en el linaje igual que en la tradición hebrea inicial.

De la misma forma en los manuales chinos de la antigüedad, la mujer es representada como guardiana de los arcanos sexuales y de la suprema fuente de la esencia y la energía vitales.

La mujer desempeña un papel de iniciadora y maestra de la sexualidad, considerándosela poseedora de las reservas de poder.

Varias concepciones

Otro de los conceptos básicos de esta cultura es que el Cosmos en sí es vida, y esa vida forma parte de un todo, perjudicado por cualquier actitud que dañe a una de sus partes, por más pequeña que sea.

Cada estrella tiene vida, lo mismo que cada partícula infinitesimal nuclear, y cuando alguien perjudica cualquier forma de vida perjudica su propia vida, por lo tanto la ecología se vuelve cósmica.

Las lecciones tántricas renacen año tras año, y pueden ser herramientas importantes para las parejas actuales que buscan una forma diferente de relacionarse, parejas que desean mantener el amor y la pasión durante mucho tiempo, y que fundamentalmente viven con la idea de que es posible mejorar sus anécdotas, haciendo un culto de las metas propias.

En la cultura occidental orientada hacia los logros, el orgasmo está considerado como el objetivo del sexo, especialmente en el caso de los hombres. En el Tantra, la satisfacción femenina y el orgasmo son muy importantes, pero el orgasmo masculino debe demorarse para prolongar la dicha.

Algunas técnicas tántricas:

Existen diversas formas para conseguir que la erección remita y demorar la eyaculación.

  • Quédate totalmente quieto, relaja los músculos genitales y anales, y empuja la lengua contra el paladar, justo detrás de los dientes.
  • Permanece quieto y respira profundamente y con regularidad.
  • Retira un poco el pene hasta que pase la urgencia, y a continuación alterna nueve empujones débiles con uno más profundo.
  • Presiona el perineo con el índice y el pulgar, entre el ano y el escroto. Puedes hacerlo tú mismo o tu compañera.
  • Utiliza la técnica de la presión, creada por los sexólogos Masters y Johnson (1). Coloca el pulgar en el frenillo, en la parte inferior del pene, con los dedos índice y medio en las ondulaciones del glande en la parte superior del pene, y aprieta durante 10 ó 15 segundos. En este caso, también puedes hacerlo tú mismo o tu compañera.

Su plenitud

El Tantra es la filosofía de la plenitud y la unidad en la que se aconseja al hombre explorar su lado femenino y a la mujer sus cualidades masculinas, explica Linda Sonntag en su libro "Sexo sensacional", editado en Madrid en el año 2000. Allí se recomienda a los dos componentes de la pareja mantenerse físicamente en forma y sanos, y meditar juntos.

El viaje es todo y, una vez alcanzada la meta, el viaje ha finalizado, según lo explica Sonntag: “el hombre queda agotado tras la eyaculación, por lo que los practicantes del tantra aprenden a llegar al orgasmo sin eyacular”.

Los hombres que practican el sexo tántrico pueden tener múltiples orgasmos, al igual que orgasmos en todo el cuerpo, como las mujeres.

(1)Matrimonio formado por William Howell Masters y Virginia Eshelman Johnson, fueron pioneros formando un equipo de investigación en el campo de la sexualidad humana donde implementaron terapias sexuales muy exitosas para tratar diferentes disfunciones sexuales que padecían las parejas. Masters y Johnson utilizan una técnica «táctil» que permite al hombre adquirir un control y deja a la pareja en libertad de acariciarse mutuamente sin tener que obedecer el tema de «prohibido tocarse».