El taekwondo tiene su origen en Corea, donde los antepasados de los coreanos se instalaron y tuvieron que desarrollar habilidades personales para defenderse de los animales salvajes y también de sus enemigos de otras tribus. Este arte marcial tiene sus inicios en los ritos religiosos, que con los siglos fueron transformándose en ejercicios para mejorar la salud y las habilidades marciales. La inmensa experiencia acumulada por los antepasados para defenderse de los ataques de animales salvajes les llevo a crear posiciones de defensa y de ataque imitando los movimientos de éstos, desarrollando así un mejor uso de las manos en la lucha, convirtiéndose en un arte marcial muy efectivo de defensa personal.

Características del taekwondo

Su principal característica es la de ser un deporte de combate, en el que todas las partes del cuerpo se convierten en instrumentos de defensa para repeler a un posible enemigo. Todas sus técnicas se basan en un espíritu defensivo y de mantenimiento de la salud a través de la disciplina mental.

Hay dos objetivos para aquel que practica el taekwondo. Uno de ellos es el físico, que intenta desarrollar al máximo las cualidades del cuerpo, tales como la elasticidad, la fuerza y la resistencia. El otro es el mental, que nos ayuda a afrontar los retos con valentía y sin miedo, haciéndonos más responsables y sinceros respecto a los demás y también ante nosotros mismos, enseñando a tener una actitud positiva y armoniosa ante la vida, a confiar y a tener fe en uno mismo, ya que es un arte defensivo ante todo y no se debe utilizar con fines ofensivos.

Los pumse

Los pumse son un conjunto de movimientos y posiciones entrelazadas unas detrás de las otras que practica el alumno individualmente para demostrar sus habilidades y conocimientos al maestro. Los pumse pueden variar de entre dieciocho y treinta movimientos y posiciones, dependiendo del nivel del alumno, que lo identificamos mirando el color de su cinturón.

El pumse incorpora todas las técnicas y movimientos tanto ofensivos como defensivos, tanto con las manos como con los pies. Por lo que dominar un pumse quiere decir dominar técnicas básicas, golpes básicos y cuantos más pumse domines, de más rango será tu cinturón y más complicadas serán las técnicas y los golpes que podrás y sabrás realizar con éxito.

El combate

Los combates constan de tres asaltos, de tres minutos de duración cada uno, con un minuto de descanso entre asalto y asalto. El encuentro se desarrolla en un tatami, en una área de combate de ocho metros de longitud por ocho metros de ancho. Los competidores accederán en la área de competición con el casco sujeto bajo el brazo izquierdo. Después del saludo procederán a colocarse el casco en la cabeza. Al finalizar el combate deberán quitarse el casco antes de realizar el saludo y esperar la decisión por parte del árbitro. El ganador será aquel que haya hecho más puntos durante los tres asaltos.

Zona de puntos válidos

Según el reglamento actual, vale un punto todo aquel golpe que entre en una zona permitida con fuerza para doblegar al adversario y éste lo acuse. Todo lo que no se ajuste a lo anterior se considera ventaja. Las deducciones de puntos y las faltas serán anotadas, restando en el asalto que corresponda y afectando a la puntuación final. Los combates con igualdad de puntos serán ganados por ventajas. Las zonas reglamentarias para ser atacadas con los puños y los pies son: el pecho, el costado y el vientre. Y la cara, la cabeza y el cuello sólo con los pies. Existen ocho categorías que distinguen entre el peso, la edad y el sexo de la persona, que son, de menos a más peso, el mini mosca, el mosca, el gallo, el pluma, el ligero, el super ligero, el medio y el pesado.

Por qué practicar el taekwondo

Porque es bueno para la salud tanto física como mental, porque ganas agilidad, resistencia y fuerza, porque aprendes defensa personal y eso te dará seguridad en ti mismo y la tranquilidad de enfrentarte a situaciones inesperadas respondiendo con las acciones apropiadas, que pueden ayudarte a salir de alguna situación en que te veas comprometido.