El tadalafil se utiliza sobre todo para tratar la disfunción eréctil. Se trata de un medicamento que pertenece al grupo de los llamados inhibidores de la fosfodiesterasa. Respecto a su principal cometido, hay que señalar que el tadalafil solo incrementa el flujo sanguíneo en el pene por un espacio de tiempo determinado; es decir, en ningún caso cura los problemas de erección ni tampoco aumenta el deseo sexual. Igualmente carece de incidencia alguna con relación al embarazo (ni lo evita ni lo favorece) así como tampoco protege de ninguna enfermedad de transmisión sexual.

El tadalafil también se emplea para la hiperplasia benigna de la próstata o para mejorar la capacidad de ejercicio en aquellos pacientes afectados por hipertensión pulmonar arterial, en este último caso bajo la marca comercial adcirca.

Dosis a administrar de tadalafil

La dosis inicial recomendada de tadalafil es de 10 mg. en la mayoría de los casos. Esta dosis se administrará de una sola vez antes de la actividad sexual y en ninguna circunstancia debe tomarse más de una vez al día. Sin embargo, esta dosis sí puede incrementarse a 20 mg. o bien disminuirse a 5 mg. según sea la eficacia del medicamento o, en su caso, la tolerancia de la persona a la droga.

Hace unos años se desarrolló un estudio donde se evaluaron los posibles riesgos y beneficios del uso continuado de la droga. Finalmente, en 2007, la Comisión Europea aprobó la utilización del Cialis como tratamiento diario para la disfunción eréctil. Las dosis que se administran en este caso son de 2.5 mg. a 5 mg.

Dos años más tarde, en 2009, se aprobó en Estados Unidos la utilización del tadalafil para el tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar. La dosis recomendada para tratar esta enfermedad es de 40 mg. administrados en una sola toma.

Efectos secundarios del tadalafil

El tadalafil puede ocasionar algunos efectos secundarios. Si estos no desaparecieran en un tiempo prudencial o bien se tornaran muy severos, se deberá informar de inmediato al médico. Entre los más comunes están:

  • Cefaleas.
  • Indigestión o acidez estomacal.
  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Rubor.
  • Tos.
  • Dolor en el estómago, espalda, brazos o piernas.
  • Dolores musculares.
También pueden producirse otros efectos adversos, aunque más raramente. Si aparecieran hay que informar igualmente al médico:

  • Problemas de visión, como pérdida repentina, visión borrosa o cambios de color.
  • Disminución en la capacidad auditiva o zumbido en los oídos.
  • Erecciones que se prolongan por más de 4 horas.
  • Mareos.
  • Dolor en el pecho.
  • Sarpullido o urticaria.
  • Dificultades para respirar o tragar.
  • Hinchazón en la cara, lengua, labios, garganta, ojos, manos, pies o tobillos.
  • Ampollas o descamación de la piel.

Precio Cialis

Cialis es un medicamento de los Laboratorios Lilly. Los precios que se presentan a continuación están actualizados al mes de abril de 2012 y son aplicables al territorio español:

  • Caja de 4 comprimidos de 10 mg..............51.73 euros.
  • Caja de 4 comprimidos de 20 mg..............51.73 euros.
  • Caja de 8 comprimidos de 20 mg.......... 103.45 euros.

Contraindicaciones del tadalafil

No es recomendable ingerir alcohol cuando se esté tomando tadalafil, ya que podría aumentar los efectos adversos de este fármaco. Tampoco se debe tomar tadalafil en combinación de otros medicamentos indicados para la disfunción eréctil, tales como el sildenafil (viagra) o el vardenafil (levitra). La administración de tadalafil está igualmente contraindicado para aquellos pacientes que estén tomando nitrato orgánico.

La toronja puede interferir con el tadalafil y ser el causante potencial de efectos de gravedad. Conviene consultar con el médico.

Hay una serie de fármacos sobre los que conviene consultar con el médico en caso de que se estén tomando en combinación con el tadalafil. Entre ellos la eritromicina, la claritromicina, el ketaconazol o el itraconazol. Otros medicamentos, como la rifampicina, la carbamazepina, la fenitoína o el fenobarbital, reducen la eficacia del tadalafil. En todo caso, si se está recibiendo cualquier tipo de medicación, es conveniente consultarlo con el doctor a fin de evaluar los posibles riesgos.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.