Una nueva investigación ha revelado por primera vez en la historia que el humo de tercera mano que provocan los cigarrillos, genera mutagénesis, es decir mutaciones en el ADN de las células humanas, en este caso muy dañosas.

El humo de tercera mano es como un residuo nocivo producido por el humo del cigarrillo que se adhiere a casi todas las superficies después de que el humo de segunda mano ha desaparecido.

El estudio, difundido ayer por el Mutogenesis Journal, fue llevado a cabo por el Laboratorio Nacional Laurence Berkeley de la Universidad de California y ha encontrado que este residuo, además de ser tóxico, se convierte en cada vez más perjudicial con el tiempo.

¿Qué es el humo de tercera mano o tabaquismo de tercera mano?

El humo de tercera mano es creado por el humo del tabaco que persiste cuando el cigarrillo ya se ha consumido y apagado. Se llama de “tercera mano”, ya que se crea una vez que el humo de segunda mano - el exhalado por el fumador y el propio cigarrillo consumiéndose- ha desaparecido.

El humo de tercera mano es el que puede pegarse a casi todas las superficies, pero sobre todo se aferra a las telas y es el que las personas perciben, impregnado en la ropa de alguien que estuvo expuesto a ese humo cuando llega a un ambiente “limpio”.

Las personas pueden estar expuestas a partículas de humo de tercera mano por inhalación, ingestión o contacto con la piel.

El humo de tercera mano se cree que es especialmente peligroso para los niños pequeños, ya que son más propensos a arrastrarse por el suelo y comer de sus manos sin lavarlas, por lo que ingieren las toxinas difundidas en el suelo, sobre todo en las alfombras.

Características del estudio de humo de tercera mano

Se destaca que esta investigación es la primera sobre el tema, en la que se ha destacado por primera vez lo dañoso del humo de tercera mano. Una de las autoras del estudio, Lara Gundel, dijo: "Este es el primer estudio por el que se conoce que el humo de tercera mano es mutagénico.”

Por otra parte agregó que algunos de los compuestos químicos presentes en el humo de tercera mano se encuentran entre los más potentes carcinógenos que existen.

Los investigadores utilizaron una variedad de pruebas para establecer si el humo de tercera mano rompe las cadenas de ADN y provoca daños de larga duración en el ADN o mutación genética.

Es sabido que el humo de tercera mano tiene una menor cantidad de productos químicos que el humo de segunda mano, así que resultaba fundamental tener evidencia experimental que confirme como sería su genotoxicidad.

Exposición al humo de tercera mano

Las personas pueden estar expuestas al tabaquismo de tercera mano por inhalación, ingestión o contacto con la piel.

Los investigadores dijeron que el humo de tercera mano es particularmente insidioso, ya que es muy difícil deshacerse de él.

Estudios previos han encontrado que todavía se puede detectar en el polvo y las superficies de las viviendas después de más de dos meses desde que los fumadores se mudaron.

Métodos de limpieza comunes, tales como pasar la aspiradora, limpiando y la ventilación no han demostrado ser eficaces para reducir o eliminar la presencia de estas partículas.

En este sentido la investigación afirma: "Se pueden adoptar algunas medidas para reducir los olores, pero es muy difícil de eliminarlo realmente por completo. La mejor solución es sustituir los materiales, tales como cambiar la alfombra y volver a pintar.”

Pruebas y resultados del estudio del humo de tercera mano

Para generar muestras, los investigadores colocaron tiras de papel en ambientes de fumadores. Las pruebas se dividieron según la exposición, en agudas con cinco cigarrillos fumados en unos 20 minutos y crónicas, por la exposición al humo de cigarrillo durante 258 horas más de 196 días. Durante ese tiempo, el ambiente usado también se ventiló durante aproximadamente 35 horas.

Los investigadores encontraron que las concentraciones de más de la mitad de los compuestos estudiados fueron mayores en las muestras crónicas que en la aguda. También encontraron niveles más altos de daños al ADN causados por las muestras crónicas.

El estudio destacó que detectó una conversión de 0,4 por ciento en las células humanas dentro de la primera hora de exposición y este valor aumentó diez veces, en un período de tres horas.

El autor principal, Mohamad Sleiman dijo: “La rápida absorción y la persistencia de altos niveles de nicotina en las superficies - incluyendo la ropa y la piel humana- que la investigación ha detectado, indican que el humo de tercera mano representa un peligro para la salud poco conocido y que se da por la vía dérmica, inhalación de polvo y la ingestión.”

Los investigadores concluyen en su trabajo: "En última instancia, el conocimiento de los mecanismos por los que la exposición al humo de tercera mano aumenta el riesgo de desarrollo de enfermedades en los individuos expuestos debería conducir a nuevas estrategias para la prevención.” Fuente: Dailymail