En el idioma español existen sustantivos comunes que habitualmente se utilizan solo en plural: comestibles, expensas, exequias, ojeras, etc. Las causas por las que se prefiere el uso del plural con estos sustantivos son internas al sistema lingüístico, es decir, no se deducen de la naturaleza misma de los objetos.

Ámbitos en los que se utilizan los “pluralia tantum”

  • Alimentos: callos, comestibles, natillas, espaguetis.
  • Lugares imprecisos: alrededores, afueras, proximidades.
  • Manifestaciones de afecto: cariños, recuerdos, arrumacos.
  • En algunas formas de cortesía y saludos, se alternan el singular y el plural: buen día, buenos días; aunque predominan aquellas que se utilizan casi exclusivamente en plural: felicidades, felices Pascuas, buenas tardes, gracias.

Plurales no contables

Hay casos en los que la lengua categoriza ciertas entidades como nociones múltiples, aunque sus componentes no sean enumerables. Por ejemplo:

Tengo muchas ganas de ir al cine.

Siente celos.

Ganas y celos pueden cuantificarse indefinidamente: muchas, demasiadas; pero no mediante un cuantificador numeral: Tengo tres ganas de ir al cine. Siente dos celos. Así como tampoco se dice tengo mucha gana o siento celo.

Duales léxicos y plurales léxicos

Hay ciertos sustantivos que se aplican a objetos que tienen una constitución claramente dual, es decir, que reconocemos en un objeto dos o más partes que lo constituyen; para referirse a la unidad que conforman ambas (o sus varias) partes se utiliza un pluralia tantum: las esposas, las tijeras, los pantalones, las escaleras.

En algunos casos el pluralia tantum no es tantum (la única opción) realmente, porque coexiste con la forma singular del sustantivo para referirse a un solo ente: pantalón / pantalones, escalera / escaleras, etc.

El plural no necesariamente conlleva interpretación semántica de pluralidad, bien puede tratarse de una prenda (me compré un pantalón) o de varias (me compré muchos pantalones).

Plurales estilísticos

En el caso de Las nieves del tiempo platearon mi sien, ese plural no es recategorización del sustantivo incontable nieve; es un plural poético. Del mismo modo podemos decir: las aguas del río, las arenas del mar.

Los “pluralia tantum” en distintas locuciones

  • Nominales: frutos secos, cuidados intensivos, artes marciales.
  • Adverbiales y adjetivas: a carcajadas, a duras penas, en cuclillas, en ayunas, a medias.
  • Preposicionales: lomos de, con miras a.
  • Verbales: atar cabos, hacer las paces, ir de compras, lavarse las manos, perder los papeles, ponerse las botas, ver las estrellas, hacer buenas migas.
Según la Nueva Gramática de la RAE, existen plurales cuyo significado está alejado del que manifiesta el singular respectivo: celos (temor de que la persona amada sea infiel), frente al singular celo (cuidado, esmero); sesos (masa de tejido cerebral), frente a seso (madurez, juicio).