Hablar de Supremme de Luxe es hablar de una artista multidisciplinar: tan pronto actúa, presenta, ameniza un sarao o canta. Y es en esta última faceta donde está centrada al 100% estos días. Más bien desde que una de esas brujas que pueblan la televisión a altas horas de la mañana predijo para su signo del zodiaco la recuperación de un proyecto parado. Ella se puso manos a la obra y el resultado ya está aquí. Un CD del que nos dio unas primeras pinceladas en febrero, cuando le entrevistamos con motivo de su obra teatral Encerradas en un Pryconsa. El 21 de junio presenta su primer trabajo discográfico, Ahora yo, en la discoteca Delirio Live de Madrid.

Las canciones de siempre, mejoradas

Como no podía ser menos, Supremme de Luxe ha incluido en su debut discográfico, las canciones que le han hecho un hueco en la noche madrileña. No olvidemos que Supremme de Luxe es una de las pocas travestis, junto a La Prohibida, que cantan, siempre que se lo permiten, sus propios temas en directo, independientemente de la ciudad o el local.

De esta manera, Ahora yo, cuenta con sus temas más conocidos como son No sabe a Nada, Poco hombre para mí, Corazones disecados, En el amor y en la guerra o Indignidad. Muchos de ellos regrabados para el disco, como éste último que tras pasar de nuevo por el estudio, ahora roza la perfección, gracias a unos magníficos coros que llevan la canción prácticamente al éxtasis.

Las nuevas, sorprendentes

Para la elección de los nuevos temas, Supremme, que lleva sobre los escenarios desde 1997, se ha apoyado en sus habituales, como el cantante y productor Orion (que ha puesto música a varias de las canciones) o Javier León (Fiebre). Aunque también en otros como su amiga Letizia con Z (Denim moonlight), Pumara (Run away), Orfidel (Colder than snow), Asanza (You don´t understand me) o Sarassas Music (A años luz de ti), autores de discos como el de Fabio McNamara y los Mariclones entre otros. Y la combinación es muy acertada. Fiebre o Colder than snow son dos de esos temas pegadizos, que no es lo mismo que cansinos, que se te quedan desde la primera vez que los escuchas para no abandonar tu cabeza jamás. Mientras que A años luz de ti hará las delicias de los fans más alternativos de la cantante.

Asimismo, el disco cuenta con dos bonustrack: las versiones al piano (Martín FLores) de Corazones disecados y No sabe a nada.

Diseño y fotografías muy cuidadas

En definitiva, un disco brillante, que ya le gustaría que fuera suyo a más de un artista con mucho más dinero para la producción que Supremme, y en el que se nota que tanto ésta como su equipo, ha echado el resto. Un CD realizado con mucho mimo desde el principio hasta el final, incluido el diseño del libreto, que es sencillo pero bonito. Igual que las fotos (Héctor Betancort), que están inteligentemente escogidas. Sin duda, algo de agradecer en estos tiempos donde la carátula, las letras o las fotos del interior pasan a segundo plano.