En realidad, este hombrecillo rechoncho, inconfundible por su bigote y su uniforme rojo, roza la treintena. Fue en 1981 cuando su creador, el japonés Shigeru Miyamoto, conocido como el Walt Disney de los videojuegos y candidato al Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010, lanzó a las máquinas recreativas uno de los puntales del entretenimiento electrónico, el “Donkey Kong”.

En dicho juego, aparecía un pequeño Mario, aún sin nombre, conocido simplemente como Jumpman (el saltador, pues esa era su misión en el juego). La rápida aceptación del gigantesco gorila lanzador de barriles, propició una secuela, al año siguiente, en la que de nuevo aparecía Jumpman.

El universo de Mario

Miyamoto, trabajaba desde los 70 en la empresa reina del sector, Nintendo, desarrollando clásicos como “The legend of Zelda” además de los ya citados. Decidido a darle su propio juego, en 1983 nació “Mario Bros.”, donde debutaba su hermano, Luigi, esquivando diversos obstáculos por las cloacas. Mario incluso tuvo su propio juego de golf, con el que dio el salto a las consolas domésticas en 1984.

Al fin, el 13 de septiembre de 1985 llegó a las tiendas “Super Mario Bros.”, para la legendaria NES. Por primera vez vemos a Mario y Luigi en el Reino Champiñón, saltando para acumular monedas y estrellas e intentando salvar a la Princesa Peach del Rey Koopa: un universo propio que le hizo inmortal.

Desde entonces, el fontanero que comenzó siendo albañil ha hecho de todo: pilotar karts, jugar al tenis, participar en los Juegos Olímpicos, pelear e incluso hacer de doctor. En total, horas de diversión que le han convertido en el favorito de muchos aficionados. Además, como todos los héroes, ha descubierto a su archienemigo, Wario, de sorprendente parecido físico, y también ha competido contra otro archienemigo, en esta ocasión comercial: Mario se vio las caras con Sonic, el erizo de Sega, en los juegos “Super Smash Bros. Brawl”, “Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos” y “Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos de Invierno”.

El mundo a sus pies

Como no podía ser menos en una celebridad, aunque sea ficticia, Super Mario ha trascendido más allá de máquinas recreativas y consolas para instalarse en los medios de comunicación. Protagonizó tres series de televisión, de no muy larga duración: “Club Mario”, a medio camino entre la animación y la imagen real, donde le daba vida Lou Albano, y que en España emitió Telecinco; y “Las aventuras de Super Mario Bros. 3” y “Super Mario World”, de dibujos animados, con Walker Boone poniendo voz al protagonista. Hablando de voces, el actor Charles Martinet, visto recientemente en Madrid en la presentación de “Super Mario Galaxy 2”, ha adquirido popularidad en el mundillo por ser el responsable de hacer hablar a Mario, Luigi y Wario en las pantallas desde 1996. También en Madrid, en la Central de Diseño de Matadero, se puede ver actualmente una exposición titulada “Once Upon a Time Super Mario”.

Por supuesto, el fontanero italiano también tuvo su película, rodada en 1993 y que contaba con Bob Hoskins como Mario, John Leguizamo como Luigi y Dennis Hopper como el malvado rey Koopa. Esta tampoco contó con demasiadas simpatías de la crítica ni del público, siendo tal vez lo más famoso su canción “Almost Unreal”, interpretado por el dúo sueco Roxette. Como anécdota, en la película se cuenta por primera y, hasta ahora, única vez, que el apellido de los hermanos es Mario.

La literatura también se ha hecho partícipe de su fama con una serie de libros juveniles publicados en Estados Unidos por la editorial Scholastic, conocida por editar los libros de Harry Potter en ese país. La idolatría de los fans ha llegado a tal que le han dedicado su propia enciclopedia en internet: la Mariowiki. Por último, como todo famoso que se precie, Super Mario también hace cameos en juegos ajenos a su universo particular, como el “NBA Street V3” o el “Metal Gear Solid: The Twin Snakes”.

Un fontanero millonario

“Super Mario Bros” vendió más de cuarenta millones de unidades en todo el mundo, e inició una saga que en la actualidad cuenta con más de doscientos juegos (muchos de ellos de venta exclusiva en Japón o Estados Unidos) para las distintas plataformas de Nintendo, desde las pequeñas Game Boy y DS, a la gran Game Cube o a la que fue el regalo favorito de las últimas navidades, la Wii. Entre todos sus juegos, supera los 200 millones de unidades vendidas.

Estas cifras convierten a Super Mario en la franquicia más rentable de la historia, por encima de Tetris o Pokemon. Nintendo no parece tener intención de matar a la gallina de los huevos de oro, ya que ha anunciado que su próxima consola, la 3DS, contará con nuevas peripecias de los habitantes del Reino Champiñón.