Muchas veces queremos cuidarnos y no sabemos cómo hacerlo. Otras veces, pensamos que es necesario comer frutas y verduras, pero consideramos que no son suficientes para una alimentación completa.

Desde hace miles de años, una manera rápida de cuidarse de forma natural es recurrir a los súper alimentos, considerados así por su extensa lista de propiedades y beneficios para el organismo.

Es bueno recordar cuáles son, cómo conseguirlos y consumirlos para aprovechar al máximo todas sus bondades. Pero, aunque se encuentren en la naturaleza, siempre es importante consultar con el médico de cabecera, antes de ingerir cualquiera de ellos.

Un tubérculo afrodisíaco

Maca: es una raíz originaria de Perú, y la mejor manera de consumirla es en polvo.

La maca es un potente afrodisíaco para los hombres, pero también es muy recomendable que la consuman las mujeres. Se trata de una raíz energizante con aportes en la fertilidad masculina y femenina. Además de sus propiedades en materia sexual, la maca aporta vitalidad y energía, por lo que es un buen aliciente para personas débiles y depresivas.

Gracias a las abejas

Polen: es el polvo producido por las plantas que, en el proceso de polinización, las abejas arrastran hacia su colmena. La mejor manera de consumirlo es agregándolo a la leche o jugos frutales o de hortalizas.

Tiene una gran cantidad de beneficios para la salud humana, y entre ellos destaca el de contener la mayoría de los nutrientes que el cuerpo necesita. Incorporarlo a la dieta diaria ayuda a mejorar la memoria y regularizar el intestino. También a mejorar estados de debilidad y anemia, ya que da fortaleza y energía.

Una tradición china

Bayas de Goji: consumidas desde la antigüedad en China, para fortalecer el hígado y los riñones. Son un excelente antioxidante y energizante natural. Se recomienda agregar goji a las bebidas diarias.

Fortalecen desde el corazón hasta los músculos y los huesos. También mejoran síntomas de ansiedad y estrés, tan comunes en estas épocas.

Del agua a la mesa

Spirulina: no se trata de un alga, como se creía durante mucho tiempo, sino de una bacteria. Contiene proteínas, glúcidos, lípidos y vitaminas. La mejor forma de incorporarla a la dieta es disolverla en jugos de frutas u hortalizas.

Dentro de sus beneficios, la spirulina tiene efectos positivos en el sistema digestivo, ya que regenera la flora intestinal.

Un césped comestible

Jugo de pasto de trigo: se compra en panes y se tritura hasta obtener un jugo. Puede tomarse solo o agregándose a otra bebida, o licuado.

La clorofila obtenida tiene enormes propiedades, y las más importantes son que ayuda a normalizar la presión arterial y el crecimiento celular. Por otro lado, es un gran depurador de toxinas y además contiene un alto valor nutricional.

La naturaleza es sabia, y muchas generaciones han consumido y consumen estos súper alimentos que ayudan, de manera natural, a fortalecer nuestro cuerpo.