El estudio de la sufijación se puede dividir en derivación apreciativa y derivación no apreciativa. A su vez dentro de la derivación no apreciativa se distinguen la derivación nominal, adjetival y verbal.

La derivación apreciativa

Los sufijos apreciativos se añaden a sustantivos, adjetivos y, a veces, a adverbios y otras clases de palabras para expresar tamaños.

Estos sufijos se pueden dividir en tres grupos:

- Diminutivos: -ito/-ita, -ín/-ina, -ino/-ina, -illo/-illa, -ete/-eta, -ico/-ica, -ejo/-eja, -uco/-uca, -uelo/-uela (caminito, polluelo).

- Aumentativos: -ón/-ona, -azo/-aza, -ote/-ota (cabezón, autazo, carota).

- Despectivos: -aco/-aca, -ajo/-aja, -ales,-ato/-ata, -engue, -orrio, -orro/-orra, -ucho/-ucha, -ute, -uzo/-uza (feucho, viejorra, libraco).

Sufijos apreciativos y lexicalización

Hay casos en que los sufijos se han integrado con la base dando lugar a una nueva palabra con sentido específico. Ejemplos de lexicalización son cabrito, camilla, cuadernillo, cigarrillo, mesilla, ventanilla, maletín, chaquetilla, carreta, libreta, escalón, camisón, colchón, cinturón, islote, cabezota, castañuelas. El sufijo que participa con mayor frecuencia en la lexicalización es -illo/-illa.

Sufijos apreciativos y expresión de la emotividad

La lengua cuenta con diversos recursos para expresar la emotividad, dentro de los cuales se encuentran los sufijos apreciativos, y en particular los sufijos diminutivos.

En los sufijos apreciativos se pueden distinguir dos tipos de significado principales: un significado aspectual de intensidad/atenuación y un significado de valoración positiva/negativa.

Valor de los sufijos diminutivos

En general, los diminutivos expresan un valor afectivo positivo (amorcito, mamita, hijito), aunque también pueden tener sentido de valoración negativa, con matiz irónico: Se cree muy listillo; Juan es un guapito; Menudo tiempecito hace.

Valor de los sufijos aumentativos

El aumentativo -ón tiene el significado de intensidad más un significado de valoración que puede ser tanto positiva como negativa.

No es solo una buena película, es un peliculón.

¡Menudo peliculón nos hemos tragado!

La derivación no apreciativa

La sufijación no apreciativa es uno de los principales mecanismos de creación de palabras. Según la categoría gramatical de la palabra derivada, la derivación se divide en nominal, adjetival y verbal.

  • La derivación nominal
Los derivados nominales pueden ser sustantivos deverbales (V>N) que se forman a partir de verbos: venta, traducción, dormitorio; los denominales (N>N), a partir de sustantivos: cabezazo, violinista, cafetero; y los deadjetivales (A>N), a partir de adjetivos: estupidez, niñez, justicia.

  • La derivación adjetival
Los derivados adjetivales proceden casi todos de verbos y sustantivos. De estos últimos derivan espectacular, deportivo, caluroso, miedoso, metálico, etc. Ejemplos de derivados de verbos son: comprable, sorprendente, lamentable, casadero, obligatorio, deportivo. Los derivados de adjetivos son las palabras formadas con el sufijo -ísimo (hermosísimo, carísimo) que sirve para formar el grado superlativo de los adjetivos calificativos.

  • La derivación verbal
Pueden formarse derivados verbales a partir de sustantivos (noche>anochecer), adjetivos (sucio>ensuciar), verbos (bailar>bailotear) y adverbios (atrás>atrasar).

En la derivación verbal se usan dos procedimientos: la sufijación y la parasíntesis (prefijación y sufijación simultáneas).