En los sueños relacionados a conducir autos, se consideraba la voluntad personal y el poder sobre los demás. En estos transportes de carácter especial sucede algo similar, pero referidos a la voluntad del deseo, la fantasía y las formas de existir de las fuerzas de idealización sobre algo.

Volar por sí mismo es el máximo de lo idealizado, hacerlo a través de un transporte es algo semejante, aunque las motivaciones indican un argumento proveniente de afuera, de opiniones o mandatos no reconocidos como externos. El apoyo de la idea es un aparato moderno o viejo, de despegue terrestre o fantástico que utiliza un motor o movimiento inicial, superpuesto al deseo subjetivo y que le sirve de movilidad.

El miedo a viajar en avión

Aviofobia o aerofobia es el miedo a volar en avión y se debe a múltiples causas: claustrofobia, miedo al desastre por noticias y estadísticas, problemas respiratorios y circulatorios anexos y otros, como fantasías y deseos negativos. Mundialmente, mueren 1,2 millones de personas por accidentes de automóvil (Fuente: Cubadebate); en accidentes de avión del 2000 al 2008, 1150 personas perdieron la vida (Fuente: Mi blog de aviación). Por esto, se afirma que es más seguro viajar en avión, al menos estadísticamente.

Este tipo de transporte, habitual hoy día, no lo utiliza cualquiera, sino los que necesitan trasladarse a grandes distancias en poco tiempo y tienen el dinero que lo justifique. Por esta razón, la realidad puede ser fantasiosa y el sueño usa la imagen que se ha visto en figuras gráficas o películas.

El tema del viaje en avión ha sido utilizado por la filmografía de desastres, desde Bruce Wills (Duro de matar 2) hasta de terror y suspenso (Serpientes en el avión, 2006) monstruos y secuestros, (Plan de vuelo, 2005, con Jodie Foster).

La aparente incongruencia entre tamaño y noción de volar (lo liviano) crea un concepto erróneo sobre la física intuitiva que tienen las personas sobre la relación peso-vuelo. Las grandes aeronaves pueden parecer primitivas sobre las creencias de motores mejor dotados (caso ovnis y ficciones) que se tienen en la pseudo cultura moderna.

Soñar con volar con diferentes aparatos

La intermediación del uso de un aparato relaciona estados anexos con el efecto de volar, pero hacerlo en una línea comercial destaca la participación de otras personas, servicio profesional y límite de horarios, rutas y modos de acción (despegue y aterrizaje), lo cual indica que el motivo principal está conectado con esquemas reales y cotidianos (condiciones previas a los efectos).

Si se viaja en un globo aerostático, las condiciones dependen de su precariedad, de las corrientes de aire, si tiene motores, si va acompañado o solo, si flota sobre agua o tierra. Si el avión es militar tiene relación con la fuerza o la disciplina impuesta.

Generalmente, los sueños de volar (véase volar en los sueños) no necesitan de intermedios, ya que la condición de fantasía onírica no lo precisa de manera irremediable, pero el hecho de ser llevado señala una fuerza de pensamiento extra, lo que es posible que se deba a esquemas que provienen de afuera y que el deseo se acompaña con estas proyecciones.

La seguridad y la sexualidad

La figura fálica del avión es, a veces, la cuestión conectiva con la interpretación del sueño, ya que se puede estar viviendo una situación idealizada con respecto a ese tema. El disfraz es efectivo para señalar lo elíptico en una situación real referido al sexo y la sexualidad.

La cesión existente en un viaje en avión de la seguridad personal es nuclear para comprender el sueño. Se deben seguir reglas y las instrucciones del personal. Si viaja con equipaje es evidente su relación con el pasado, igualmente idealizado, puesto que vuela con el sujeto. El horario y el tiempo que dura un viaje están fijados de antemano, lo cual refuerza el concepto de complemento con el vuelo en sí mismo. Según la fuente citada el lugar más “seguro” es la cola del avión (69% de sobrevivientes en accidentes), en menor proporción la parte delantera y a la altura de las alas.

Visión de las cosas desde arriba

Cuanta más altura lleve un viaje aéreo, más pequeñas parecerán las cosas en tierra. En los vuelos de cabotaje se aprecian mejor los objetos terrestres, pero la distancia hacia arriba hace que los elementos se distingan agrupados y en conjunto, los cuales transcurren lentamente en apariencia, ya que el ángulo de visión es mayor y no se aprecia a simple vista la velocidad.

“Ver desde arriba” parece ser la clave de este tipo de sueños, la persona necesita un punto de vista diferente y la disciplina que tiene este tipo de viajes, como ya se ha visto.