El mito del súcubo es uno de los más conocidos y tratados en el mundo de la demonología, la idea de un demonio o espíritu malvado con forma de exuberante mujer y capacidades seductoras supra humanas, ha sido una de las coincidencias en muchas culturas aun alejadas por miles de kilómetros.

Significado y características de Súcubo

La palabra súcubo proviene del latín succubus, que quiere decir “reposar debajo” en las leyendas paganas de Europa se la consideraba como un demonio con forma de mujer que seducía a varones para alimentarse de ellos o de su vitalidad, sus víctimas preferidas solían ser hombres tímidos y sensibles o monjes.

Las leyendas son diversas y extensas, además la forma en la que el demonio se “alimentaba” de su víctima son diversas, la más común dice que el súcubo se alimentaba de la energía del hombre mediante una relación sexual, también se dice que se alimenta de la sangre de sus víctimas (y siendo la leyenda del súcubo anterior al aparecimiento del mito del vampiro se dice que este es una derivación del súcubo), también se dice que el súcubo se comporta como un parásito energético, absorbiendo lentamente la vida de sus presas, antiguamente esta era una de las explicaciones a varias enfermedades.

Hay otras leyendas en las que los súcubos se dedican a recolectar el semen de eyaculaciones de masturbaciones y sueños húmedos, de hecho se decía que estos sueños eran producidos por los demonios.

La súcubo Lilit

En la tradición judeo cristiana, sobre todo en ediciones antiguas de la Biblia y manuscritos judíos, en el antiguo testamento de la Biblia, sobre todo en el génesis y el libro de Job, existe un personaje que en estos días ha sido escondida por el vaticano, Lilit es considerada la primera mujer de Adán, que al no aceptar ser dominada por el hombre fue expulsada del paraíso y sentenciada a dar a luz por toda la eternidad y que todos sus hijos nacieran muertos.

Según algunos intérpretes es Lilit la serpiente que tienta a Eva para que coma el fruto prohibido y se dé cuenta de su miseria dominada por el hombre.

Estando condenada a ver nacer a sus hijos muertos hizo un pacto con Lucifer y obtuvo el poder de absorber la vida a los humanos varones y dársela a sus hijos, según ciertas interpretaciones los hijos de Lilit son los vampiros, súcubos e íncubos; pero al no poder mantener durante mucho tiempo esta vitalidad se verían obligados a hacerse de energía consumiendo sangre humana.

Existen muchas leyendas sobre súcubos además de Lilit, entre estos están: Ábrahel, Rusalka, Florina Vasordiel o Iutzi.

Apariencia y cualidades del súcubo

La apariencia de estos demonios varía en gran medida dependiendo de diversos factores como lugar o época; pero generalmente son representadas como mujeres extremadamente hermosas desnudas, regularmente presentan un par de alas negras de murciélago en su espalda y también otros rasgos demoníacos como cuernos o cola terminada en un triángulo, largas garras y ojos de serpiente. Algunas caracterizaciones dicen que poseen vagina dentada que castra al hombre que la penetre.

El ícono de súcubo, a pesar de su oscuro significado, solía ser una imagen muy común en prostíbulos y burdeles.

Los demonios al no poder reproducirse se dice que en forma de súcubo obtenía el semen de su víctima y después adquiriendo la forma de hombre, íncubo, embarazaba a una mujer con el semen de su víctima anterior, el niño producto de este proceso sería más susceptible a ser poseído por demonios, los signos que solían determinar esto eran malformaciones en el niño o con retraso mental.

Por lo que en la antigüedad las personas con retraso mental, síndrome de Down o malformaciones eran escondidas, para que nadie sepa que sus padres habían copulado con demonios.

Los súcubos en la magia negra

La magia negra de Europa se basa en rituales mágicos para invocación de demonios, por lo que la invocación de súcubos se realizaba para llegar a distintos objetivos, entre ellos, obtener energía extra o provocar un embarazo en una persona, los súcubos al ser demonios inferiores, y por lo tanto más fáciles de invocar y controlar eran muy solicitados, y los rituales para pedir sus favores eran varios.

Otro de los objetivos de invocar súcubos es transformar a un hombre en algo totalmente inútil, pues al ser visitado todas las noches por el demonio, se envicia y deja toda su vida por ello, pues además tampoco tiene energía para nada más, llegando en algunos casos a la muerte.

Muchas brujas fueron quemadas en la inquisición por ser acusadas de estar poseídas por súcubos, pero no solo eso, pues muchas prostitutas cayeron en la hoguera por el mismo “crimen”.