Aunque los streptococcus son responsables de diversas enfermedades, como puede ser la meningitis, la neumonía bacteriana, la fascitis necrotizante, la faringitis o la endocarditis, entre otras, lo cierto es que muchas especies de streptococcus no son patógenas.

Los streptococcus se clasifican en función de sus propiedades hemolíticas: así están los estreptococos hemolíticos y los estreptococos no hemolíticos. Estos últimos rara vez provocan enfermedades. Entre los estreptococos hemolíticos están los alfa hemolíticos, como el streptococcus pneumoniae, el streptococcus viridans y el streptococcus mutans. Entre los estreptococos beta hemolíticos están los streptococcus pyogenes y el streptococcus agalactiae.

Streptococcus pneumoniae

El streptococcus pneumoniae es un microorganismo patógeno que se presenta casi exclusivamente en el ser humano, pudiendo ser el causante de infecciones y procesos graves. El contagio se produce habitualmente por las gotitas expulsadas por la tos o por estornudos.

Entre las enfermedades más comunes ocasionadas por el streptococcus pneumoniae está la endocarditis, la neumonía, infecciones del oído medio, la sinusitis aguda, la septicemia, la nasofaringoconjuntivitis febril o la meningitis. Tiene una incidencia mayor en niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

Aunque buena parte de las cepas de streptococcus pneumoniae son susceptibles a la penicilina, cabe decir que la resistencia a la misma, en la actualidad, es relativamente común, siendo la vancomicina una de las alternativas más fiables.

Streptococcus pyogenes

El streptococcus pyogenes es uno de los patógenos más frecuentes, causante de enfermedades supurativas y no supurativas. Aunque son la causa más habitual de faringitis bacteriana, el streptococcus pyogenes, dentro de lo que son las enfermedades supurativas, también puede ser la causa de otras enfermedades graves. Entre ellas destacan la escarlatina, que es una complicación de la faringitis estrepcócica. La pioderma es una infección purulenta que afecta a zonas de la piel expuestas. Otra infección es la erisipela, donde el afectado presenta dolor local e inflamación en la piel. Es más común en niños y ancianos. Otras enfermedades causadas por el streptococcus pyogenes son la celulitis, la fascitis necrotizante, grave enfermedad caracterizada por la destrucción de músculos y grasa, o el síndrome del shock tóxico estreptocócico.

Entre las enfermedades no supurativas provocadas por el streptococcus pyogenes está la fiebre reumática, caracterizada por alteraciones que afectan al corazón, o la glomerulonefritis aguda en la que aparece una inflamación aguda de los glomérulos renales, acompañados de edema, hipertensión, hematuria y proteinuria.

La vía de contagio del streptococcus pyogenes es la respiratoria o con el contacto directo con la piel, caso de la varicela, entre otras.

El antibiótico de referencia para combatir el streptococcus pyogenes es la penicilina. En caso de alergia se procederá al tratamiento con eritromicina o con cefalosporinas orales.

Streptococcus agalactiae

El streptococcus agalactiae es una bacteria que se puede hallar en el aparato digestivo, urinario y genital de las personas adultas. Aunque el streptococcus agalactiae no acostumbra a causar problemas en mujeres sanas antes de embarazo, durante el mismo, sí puede convertirse en una enfermedad grave para la madre así como para el bebé durante la gestación y tras el parto. Se estima que entre el 20% y el 25% de las mujeres tienen el estreptococo en el recto o la vagina. La infección puede provocar corioamniotis, una grave infección de las membranas placentarias, así como infección post parto. Los recién nacidos pueden contraer la infección en el embarazo o bien durante el parto.

Los antibióticos más utilizados en este caso son la penicilina y la ampicilina. En caso de alergia se puede utilizar eritromicina y clindamicina, y si existe resistencia se utilizará vancomicina.

Streptococcus viridans

El streptococcus viridans es un término que engloba a un grupo de bacterias que pueden ser del tipo a hemolítico o también del tipo no hemolítico. Son organismos que abundan en la cavidad bucal, pudiendo ser causa de endocarditis cuando pasa al torrente sanguíneo tras la extracción de un diente. De todos modos no es frecuente que tal cosa ocurra, salvo en los casos de personas con el sistema inmune alterado. El streptococcus viridans también puede ser el causante de la caries dental.

Para combatir el streptococcus viridans se puede utilizar la penicilina. En caso de resistencia se puede combinar la penicilina o la ceftriaxona con la gentamicina o, en caso de alergia, con la vancomicina.

Streptococcus mutans

El streptococcus mutans, al igual que sucede con el streptococcus viridans, es una bacteria que por lo general se encuentra en la cavidad bucal. Forma parte de la placa bacteriana y se la asocia también a la caries dental. El streptococcus mutans es uno de los escasos organismos especializados que van equipados con receptores para mejorar la adherencia a la superficie dental. Para el tratamiento de la infección causada por el streptococcus mutans se puede utilizar la amoxicilina.

El streptococcus mutans puede contagiarse mediante la saliva, aunque no es una circunstancia demasiado común.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.