Cuando empezó la serie de "Sexo en Nueva York" (1998), su concepto fue considerado revolucionario: los personajes femeninos en primer plano, los hombres en el fondo. O, como lo explica el escritor John Smith: "En la mayoría de películas y series, las mujeres se reducen a personajes en dos dimensiones, estamos acostumbrados a eso. Pero en 'Sexo en Nueva York' tenemos cuatro personajes femeninos fuertes y un gran número de hombres que van pasando sin llegar a desarrollarse como personajes - un sustituto de papeles agradable".

Sin embargo, como la serie ganó popularidad, los hombres empezaron a desempeñar papeles cada vez más notorios. Finalmente, se produjo una tendencia en que las mujeres de todo el mundo están comenzando a reconocer en ellos las características que una esperaría encontrar en un hombre ideal. Todavía existen numerosas polémicas acerca de quién puede ser el “Ideal”.

Los novios de Carrie: perfectos, ¿o quizás no?

Esta controversia llegó a ser sujeto de ciertos estudios académicos. Uno de los trabajos más recientes es el de Laura Brunner, de la Universidad de Maryland, titulado “How Big Is Big Enough? Steve, Big, and Phallic Masculinity in Sex and the City”.

El estudio se basa en la hipótesis de que el prototipo del “Ideal” para la mayoría de mujeres es el novio de la escritora Carrie Bradshaw, Mister Big, debido a que es la figura masculina dominante en la serie: "Big representa la suma de los personajes masculinos de películas antiguas, Humphrey Bogart en 'Casablanca' o Carey Grant en ‘An Affair to Remember’. Y no es coincidencia que este hombre fuera muy rico y poderoso ya que la sociedad consumidora representa la imagen atractiva de Nueva York creada por parte de la serie".

Aunque, añade que el hecho de que es un "príncipe con un traje brillante" no puede justificar el traslado a otro parte del país sin despedirse o dejar a su comprometida frente al altar. En opinión de Brunner, por lo tanto, el comportamiento de Big le impide ganar el título de hombre perfecto.

No hay excusa para la violencia física

A diferencia de Big, el comportamiento del otro novio de Carrie, carpintero Aidan Shaw, según la creencia popular, puede servir como ejemplo a los hombres. Brunner, no obstante, dice que todos los que ven a Aidan como un tipo bueno, se equivocan. "Sé que muchas mujeres le aman, pero en realidad es reaccionario. Durante los años noventa, apareció un movimiento contra el feminismo que abogó por ‘los derechos de los hombres’. Entre otras cosas, el movimiento propagó trabajos masculinos tradicionales, como la construcción y oficios en general," advierte ella.

Existen unos argumentos y a favor del escritor, Jack Berger. Los admiradores de Berger destacan, en particular, su perspicacia, inteligencia e ingenio; a él pertenece la frase famosa: "A él simplemente no le gustas" (“He’s just not that into you”). Luego, está la barba sexy y una motocicleta. Por otra parte, se considera que Berger no puede ser el “Ideal” ya que con inteligencia oculta sus complejos y está obsesionado con sí mismo. No podía hacer frente a las críticas; él terminó su relación dejando una nota en un trozo de papel una vez que Carrie se diera cuenta de un error en el manuscrito de su nuevo libro.

Otro novio de Carrie fue el artista ruso, Alexander Petrovsky. Los que le apoyan resaltan su carisma, así como la arrogancia moderada, la cual algunas mujeres a menudo no pueden resistirse. No obstante, muchos creen que en el fondo del artista existe la agresión reprimida (Petrovsky dio una palmada a Carrie). En cuanto a la violencia física no existe ninguna excusa, ni él podría llamarse el “Ideal”.

Steve como el "Ideal"

En opinión de Brunner, sólo hay un hombre que haga buena pareja con una mujer del siglo XXI: un estadounidense de ascendencia irlandesa, el hombre de familia pobre que vive en Queens, bajo, que nunca se pone un traje y gana menos que su compañera. Se trata del novio de Miranda Hobbes, luego esposo, Steve Brady.

"Steve es un tipo de héroe diferente, que piensa lo que dice y quiere una relación estable. Su carácter es una alternativa a la masculinidad que se basa en el dinero, poder social y origen. Steve quiere ser un padre. A diferencia de Big, que siempre viste traje, Steve no se lo puede permitir. Por eso nos da la sensación de que es más realista y honesto," explica Brunner. De sus palabras se puede concluir que los hombres que resultan ser los mejores, a menudo son los menos sexy.

De compañeros a protagonistas en "Sexo en Nueva York"

La autora del libro The Noughtie Girl's Guide to Feminism”, Ellie Levenson, hace un camino evolutivo desde Big hasta Steve basándose en el hecho de que la serie es la historia sobre la maduración y eso se aplica también a los hombres. La mayoría de ellos, desde “solteros tóxicos” y “caminantes de modelos” poco a poco están convirtiéndose en los candidatos al título de hombre ideal. Aunque Brunner pone a ese lugar a Steve, admite: “Estoy en el lado de Steve pero, como Carrie, no puedo totalmente acabar tratando cambiar a Big.”

Como Mister Big diría, "abso-fucking-lutely”.