Para aquellos que buscan salir del ajetreo cotidiano que se vive en la caótica Ciudad de México y quieren disfrutar de una probada de provincia en uno de los rincones más tranquilos de Coyoacán, una visita al Mesón Antigua Sta Catarina es sin duda alguna una de las opciones más adecuadas.

Situada frente al jardín y la Capilla de Santa Catarina, este restaurante familiar tiene una decoración y un estilo colonial totalmente armónico con las construcciones vecinas y recibe a sus comensales con un ambiente que relaja el cuerpo y el espíritu apenas cruza uno sus puertas.

Originalmente, el sitio nació en 1965 como una cafetería aledaña a un espacio que fue abierto para practicar teatro danza, pintura, música y escultura. Con el tiempo se ha convertido en lo que es el día de hoy y ha sido anfitrión de importantes personalidades políticas, artísticas y culturales de gran talla, como es el caso de Pierce Brosnan, por ejemplo.

La vieja casona contigua al místico Mesón, el Teatro Sta. Catarina, el cual fue inaugurado en 1979 bajo la iniciativa de la actriz Olga Martha Dávila, el escenógrafo Alejandro Luna y de Gabriel Sotres y hasta el día de hoy se sostiene como un lugar reservado para las artes dramáticas y frente al jardín se encuentra la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles, que recibe a sus visitantes con exposiciones itinerantes, cursos de danza, música, teatro y mucho más.

Más allá de un innovador y delicioso menú lleno de variados platillos de cocina mexicana y una cava de auténticos vinos de orgullosa produccción nacional, el Mesón Antigua Sta Catarina ofrece a sus visitantes la oportunidad de saborear momentos inolvidables en compañía de sus seres más queridos a cualquier hora del día, ya sea una comida o desayuno en familia o una cena romántica al calor de las velas.

Sin importar la mesa donde uno esté sentado, tanto en la planta baja como en el primer piso o en la terraza, el servicio es excelente y los anfitriones recomiendan llevar a cabo su visita con suficiente tiempo para comer bien, charlar tranquilamente y pasear por las calles de Coyoacán tras pagar la cuenta para cerrar la experiencia con broche de oro.

Por otro lado, nuestros amigos también recomiendan visitar la terraza en temporada de lluvias pues el golpeteo de las gotas de agua contra las ramas de los enormes árboles situados en el jardín de la Capilla Santa Catarina produce un efecto mágico que tranquiliza hasta al espíritu más agitado.