La miniserie ‘Spiderman y la Gata Negra. El mal que hacen los hombres’, escrita por Kevin Smith y dibujada por Terry Dodson, es uno de esos cómics difíciles de evaluar. Para unos, una obra rompedora. Para otros, una traición al espíritu de los personajes. En cualquier caso, una lectura necesaria para entender los caminos del cómic de superhéroes en la primera década del siglo XXI.

Spiderman y la Gata Negra, juntos de nuevo

Kevin Smith se hizo famoso como director y guionista de cine a finales de los años 90 con películas como ‘Clerks’, ‘Persiguiendo a Amy’ o ‘Mallrats’. Y como aficionado al cómic que siempre fue, su salto a este medio era cuestión de tiempo. A Marvel llegó en 1999, y en 2002 se anunció que escribiría una miniserie sobre Spiderman y la Gata Negra, el regreso de esta antiheroína, antes de hacerse con el guión de una de las colecciones del trepamuros. Pero las cosas salieron mal.

Entre agosto y septiembre de 2002 se publicaron los tres primeros números de la miniserie ‘El mal que hacen los hombres’. Tres números cargados del estilo de Kevin Smith, irónico y desenfadado, perfecto para unos personajes como Spiderman y la Gata Negra y la innegable química superheroica, personal e incluso sexual que siempre han despertado. El magnífico dibujo de Terry Dodson, entintado como casi siempre por su mujer Rachel, encajaba a la perfección con ese planteamiento.

Abusos sexuales

Al final del tercer número es cuando la cosa se torció. El final de esa parte anunciaba una continuación muy diferente, orientada hacia una historia sobre abusos sexuales. Y, lo más sorprendente de todo en una industria como la del cómic norteamericano, la publicación se detuvo. No fue hasta el año 2006 cuando llegó el cuarto número de la miniserie.

Sé que no tengo ninguna defensa para explicar mi tardanza, especialmente cuando tipos como (Brian Michael) Bendis hacen historias extraordinarias en varias series y todos los meses, pero diré que es una mucho mejor historia que si la hubiera completado en 2002”, explicó el propio Smith cuando se anunció el retorno de la serie. Los números cuatro a seis se publicaron entre febrero y marzo de 2006, después de la reimpresión de los tres primeros.

Controversia entre los fans

¿Era realmente una historia mejor tal y como se concluyó? Más dramática, sin duda. La revelación clave sobre el pasado de Felicia Hardy, la mujer que se esconde bajo la máscara de la Gata Negra generó mucha controversia. Muchos no vieron necesaria la reescritura de su origen y la inclusión de un episodio de violación entre sus motivaciones para convertirse en una ladrona profesional, amante del riesgo y de la aventura.

En aquellos años, el rumor era que Marvel no tenía claro que quisiera ese drama en la vida de la Gata Negra, esa orientación en un cómic que hasta ese momento era un entretenimiento tan sincero como gamberro, y por eso se detuvo la publicación de la serie, pero la mayoría creen que el vacío de tres años se debió sólo al carácter perezoso de Smith, que él mismo confirma en las entrevistas que concede. Nunca quedó del todo claro.

Si hay algo fuera de toda duda acerca de esta miniserie, es el espectacular trabajo de Dodson en la faceta gráfica. La sensualidad de la Gata Negra y la agilidad de Spiderman son dos cualidades que capta como muy pocos dibujantes. Y para él no es problema el tono de la historia. Disfruta con las escenas cómicas tanto como con las dramáticas, con las pequeñas viñetas tanto como con las de página completa.

Daredevil y Rondador Nocturno

Dodson se divierte y divierte al lector con los escarceos acrobáticos de Spiderman y la Gata tanto como con las misteriosas apariciones de Matt Murdock (Daredevil) y Rondador Nocturno, o con la presentación de los villanos, la más directa de Scorpia o la que sirve de epílogo de la serie. Y borda el dibujo de los flashbacks no superheroicos, enriquecidos con el trabajo de los coloristas, Lee Loughridge, él mismo y su propia esposa.

Pero siempre quedará la duda del guión de Smith. Marvel, de hecho, no hizo mención a este historia cuando recuperó a la Gata Negra para la continuidad de las historias de Spiderman, y los eventos que narra son sin duda lo suficientemente importantes como para hacerlo si considerara este origen como parte de su vida. Smith, en todo caso, se luce en los diálogos ligeros, rápidos y con chispa.

Publican Marvel y Panini

Panini Comics recopiló la serie completa primero en un volumen de la línea 100% Marvel, al precio de 10,50 euros (en septiembre de 2006) y después en un tomo mucho más lujoso de la línea Marvel Deluxe (en abril de 2010) al precio de 16 euros. Éste cuenta con la reproducción de las portadas originales de la serie y un artículo sobre las mujeres de Spiderman. Una lectura obligada, para adorarla o para denostarla.