El inicio de "Beneath the mask" comenzó con la esencia de la serie: peleas, sangre y arena. Un espectador es sorprendido por la espada de uno de los peleadores y le corta los dedos de la mano, mientras que el gladiador vencedor clava un tridente en el ojo del perdedor. Titus ya se hace cargo del ludus (ver capítulo "Paterfamilias") y junto con Batiatus está en la arena presenciando las peleas; una de ellas tiene como protagonistas a Ashur y Dagan, quienes enfrentan su primer desafío que los validará como gladiadores. Mientras Dagan termina antes con su rival, Ashur no logra mantener el paso y se ve acorralado por su oponente, quien está a punto de matarlo pero Dagan salva a Ashur clavándole al gladiador la espada en la espalda. La visita a la arena terminó con la pelea estelar con gladiadores de Vettius, en donde el ganador le saca el corazón al perdedor.

Lucretia y Gaia se encuentran con Petronius

Paseando por el mercado de Capua, Lucretia y Gaia se encuentran con Petronius, un influyente romano que está de visita en la ciudad. Gaia se interesa por él y se presenta; Petronius reconoce a Lucretia y le pide que le muestre todos los exóticos placeres que tiene la Casa de Batiatus. Lucretia le explica a Batiatus el incidente y éste le ordena que haga los preparativos para agasajar a Petronius y su comitiva, pues de esa forma podrá asegurar un puesto en los juegos de la apertura de la nueva arena.

Titus comienza a sentirse mal y Batiatus le pide que visite mejores climas para mejorar su salud, y le propone un viaje a Neapolis para revisar un nuevo embarque de esclavos, como pretexto para dejar la casa sola y entretener a los invitados. Ya en Neapolis, Titus no da la aprobación para comprar ningún esclavo, y piensa que el viaje fue un pretexto de Batiatus para limar asperezas lejos de casa. En una conversación íntima, Titus le señala a Batiatus que Lucretia no era de su agrado para ser su esposa.

Relaciones tensas entre Doctore, Gannicus y Mellitta

En la sesión de entrenamiento, Oenomaus ordena a Gannicus que tome una pareja de entrenamiento, pero éste se niega argumentando que no hay razón para entrenar si no va a pelear en la arena. Oenomaus recibe la visita de Melitta y le confiesa que no tiene la misma relación con Gannicus, pues éste no le hace caso en los entrenamientos y piensa que es porque no lo respeta como Doctore. Melitta le señala que debe ser firme y demostrar quién manda en el ludus. Empiezan a hacer el amor, y Melitta recuerda sus momentos con Gannicus (Ver capítulo "Missio")

Precuela "Spartacus": Lucretia ofrece una orgía en la Casa de Batiatus

A instantes de que los invitados comiencen a llegar a la fiesta, Lucretia le ordena a Melitta que le pida a Doctore no contar nada a Titus, de lo contrario ella hará pública su relación sexual con Gannicus. En plena bienvenida de Lucretia hacia Petronius y sus invitados, aparece Tullius, quien decide aprovechar al máximo la hospitalidad de Lucretia. Lucretia no soporta ver en su casa al hombre que golpeó a Batiatus (ver capítulo "Past Transgressions"), y no sabe que Solonius fue el que le avisó a Tullius respecto a la fiesta solo para ganar su favor.

Tullius pide pelear contra Gannicus con espadas reales, este último se siente confiado en derrotar al romano, sin embargo, Doctore le ordena que lo deje ganar, incluso que lo hiera un poco, pues si le hace daño puede perder la vida. Tullius le da pelea a Gannicus, pero el gladiador tuvo más de tres oportunidades de acabarlo, pero obedeció y lo dejó ganar. Tullius lo despojó de su espada y lo dejó tirado en el suelo; ya derrotado, Gannicus pidió misericordia. Tullius iba a ignorarla pero Lucretia le pide que le perdone la vida.

Gannicus se enamora de Melitta; Gaia le hace un favor a Lucretia

Luego del enfrentamiento con Tullius, Gannicus fue llevado al médico por Melitta, y ahí el gladiador aprovecha para confesarle sus sentimientos a la esclava, y ella a su vez también insinúa sus emociones. Melitta le hace ver a Gannicus que no puede traicionar a su esposo, pero aún así se besan. Por su parte, Lucretia se preocupa de que Tullius vaya a contarle a Titus sobre el entretenimiento del que es famosa la Casa de Batiatus, por lo que Gaia se ofrece a "callarlo" por medio de sus encantos. Gaia y Tullius comienzan a coquetearse mutuamente, y ella le pide que no diga nada de lo sucedido esa noche: él accede con la condición de que ella le de la respuesta personalmente a Lucretia. Ambos terminan teniendo sexo apasionadamente.

"Spartacus, gods of the arena": Gaia es asesinada por Tullius

La fiesta se terminó y Lucretia se topa con Tullius, solos en la casa. Él le comenta sobre la petición de Gaia y le pide a Lucretia que vaya con ella para que sepa de su respuesta. Lucretia va en busca de Gaia y la encuentra tirada en la habitación, con sangre en el suelo, sin peluca, con un golpe en la cabeza. Gaia fue asesinada por Tullius. Batiatus y Titus se enteran de lo ocurrido, siendo este último el que ordena que no se haga nada en contra de Tullius, pues sabe que es poderoso y no les conviene tenerlo de enemigo. Ordena también que avienten a Gaia al precipicio y anuncien que su muerte fue accidental debido al exceso de vino. Lucretia se despide de Gaia con un beso.

Capitulos de "Spartacus". Batiatus es obligado a dejar a Lucretia

En el siguiente capítulo "Reckoning", Tutis presiona a Batiatus para que deje a Lucretia pues no la considera digna de ser su esposa y no le ha dado hijos. Titus anunciará un torneo en el que Gannicus deberá superar las buenas actuaciones de Crixus en la arena para recuperar su prestigio de campeón.