La magia del solsticio de verano tiene raíces griegas. Los helenos ya la conocían como la noche de la puerta de los hombres. Era y es una noche en la que se realizan muchos ritos para atraer a la buena suerte, para adivinar el porvenir y para pedir deseos imposibles. Una noche donde la magia y el misterio imperan sobre la razón.

Simbología y ritos

El fuego tiene un papel muy importante en la noche de San Juan. Como elemento purificador, es utilizado para desprenderse de todo el lastre, de todo lo negativo, de lo que quiere la persona que desaparezca de su realidad. Se utiliza la hoguera para quemar en forma de papel situaciones que desagradan, hábitos que frenan la consecución de grandes logros.

Las hierbas aromáticas se lanzan a la hoguera para purificar y preparar el fuego para el ritual mágico. Las más utilizadas son la rosa silvestre o escaramujo, utilizada para la piel, el hinojo que se usa contra el mal de ojo, el romero para proteger, la hierba de San Juan para limpiar el hogar de todo lo negativo y la hierba Luisa para llamar al amor, entre otras.

El salto de la hoguera simboliza la energía renovada y recuperada tras desprenderse de todo la negatividad que impide avanzar hasta la plenitud. Tras los saltos o bailes alrededor del fuego se quema el papel con lo viejo que debe quedar atrás y se sumerge el cuerpo en el mar, si se tiene cerca, o en su defecto los pies en un recipiente con agua y sal. Significa el renacer.

Suele terminar este ritual con una oración para la humanidad, bien un deseo de paz en el mundo, bien una petición individual para el resto de los seres humanos, con la idea de compartir el beneficio que, según estas creencias remotas, se van a recibir con estos ritos de magia.

La adivinación por medio de la clara de huevo

Este ritual es de los más conocidos. Se trata de poner en un vaso o recipiente de cristal, una cantidad de agua que no sea comprada en botella y añadirle la clara de un huevo, separada de la yema. A continuación se cubre con un paño o pañuelo blanco y se deja a la intemperie en la noche de San Juan.

Dice la tradición que durante la noche, se formará una figura o dibujo con la clara del huevo, que el interesado debe interpretar dependiendo de lo que anhele en su corazón. Cada demandante descubrirá la respuesta a sus intereses, sean de trabajo, amor, dinero o salud, con una claridad que promete sorprender.

Saber el nombre del amado y su situación económica

Son muchas y muy variadas las formas que la tradición popular ha utilizado en la mágica noche de San Juan para adivinar sus grandes inquietudes. Dependiendo de la zona de España en la que se realicen, los elementos adivinatorios varían. En Canarias se utilizan tres patatas para determinar en esa noche cuál será la economía del marido que está por llegar.

Se colocan tres patatas debajo de la cama, una sin mondar, otra mondada a medias y la tercera totalmente pelada. Si a la mañana siguiente a la de San Juan se toma al azar la patata con piel, el marido será rico, si la patata está pelada, así será también la condición económica del futuro consorte, a medio pelar indicará una clase media trabajadora.

También se puede saber la inicial del amado cortando una rosa la mañana de San Juan y lanzando sus pétalos a un recipiente con agua. Las hojas se irán disponiendo mientras flotan, formando la letra por la que comenzará el nombre de la futura pareja.

Todos estos ritos y sortilegios mágicos tienen en común un culto a la naturaleza y a los elementos que proviene de las culturas griegas tanto como de las celtas. El fuego, el agua, las plantas, los vegetales, la noche o el sol, son parte de lo natural que rodea al hombre, necesario para su supervivencia y por lo tanto, necesitado de su respeto y cuidado.